José Mujica mandó un reflexivo mensaje al Ecuador para las elecciones

Lautaro Andrade Castro
landrade@rtvecuador.ec

 

El expresidente de Uruguay, José Mujica, está en el Ecuador como Representante Especial de la Misión Electoral de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) para la elección presidencial del 2 de abril. En un encuentro realizado la mañana de este sábado en Guayaquil con autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE), Mujica envió un mensaje al país para tener confianza en el proceso electoral que decidirá al próximo mandatario ecuatoriano.

“Suerte, perseverancia y confíen en la institucionalidad electoral del país”, recomendó ‘Pepe’ a todos los ecuatorianos. Quien fuera presidente de Uruguay, de 2010 a 2015, recordó que los comicios son “una decisión donde surge un gobierno que tendrá mayoría circunstancial”, pero esto no significa que la agrupación política derrotada debe llamar a la violencia.

“Al otro día la sociedad tiene que convivir”, sentenció el expresidente.

En un diálogo directo entre Mujica y el titular del CNE, Juan Pablo Pozo, el uruguayo analizó el papel que han cumplido las redes sociales en la reciente campaña electoral. Para Mujica, “la infamia y la mentira” se tomaron el Facebook, Twitter y Whatsapp, medios por los cuales se difundía información falsa.

“La democracia tiene su mayor peligro, probablemente, en el manejo técnico, científico; estableciendo los perfiles de opinión que puede tener la gente y mandándoles en masa mensajes mentirosos”, concluyó el líder de ideología de izquierda.

Mujica permanecerá en Guayaquil, donde constatará el buen cumplimiento de la jornada en la provincia del Guayas. Las Misiones Electorales de UNASUR, OEA y UNIORE son representantes de las organizaciones internacionales que acuden a los países durante sus procesos de elección popular para monitorear la transparencia del sufragio y que se cumpla la voluntad del electorado.

¿Hubo autogolpe? ¿Se disolvió al parlamento venezolano?

Opinión
monumento_manuela_sanez.jpg

Son estas preguntas claves frente a la escaramuza de poderes y conflicto político que ha recrudecido en Venezuela y que ha sido planteado a partir de un dictamen del 29 de marzo del Tribunal Supremo de Justicia, que asume de manera accidental y eventual funciones del parlamento venezolano, hoy en desacato y en situación de nulidad en sus actos administrativos.

¿Hubo autogolpe?

No. Para empezar, que el dictamen del Tribunal Supremo de Justicia asume la situación actual de desacato de la Asamblea Nacional venezolana, al no resolver la situación de 3 mal llamados diputados de Amazonas, cuya juramentación fue espuria por haber sido impugnada ante el ente electoral venezolano. Aunque el TSJ declara los “constantes” actos de desacato del parlamento y su actitud contraria a la institucionalidad señalada en la Constitución por desconocimiento del Poder Judicial, no desconoce la existencia del mismo ni los cargos de quienes (sin impugnaciones) lo integran y cuentan con su nombramiento.

En esencia,  mantiene el espíritu de dictámenes anteriores, donde se conminó repetidamente al parlamento a desistir de su posición de desacato, ya que el TSJ declara que asumirá funciones del parlamento “hasta la superación del desacato” del parlamento. Lo que constituye una situación de “golpe de Estado” es el desplazamiento de un factor político, desmembrándolo. No hay golpe de Estado cuando ese factor político puede, por vías legales e institucionales, volver a funciones, como efectivamente podría hacer la Asamblea Nacional si decide volver al ruedo institucional superando su desacato. Un golpe de Estado desconocería esa posibilidad que aún tiene el parlamento.

¿Se disolvió a la Asamblea Nacional?

Definitivamente no. De hecho, la Asamblea Nacional podría volver a funciones en sólo unos días si tan sólo Henry Ramos Allup y la directiva electa en enero de 2016 deciden desincorporar a los “diputados” de Amazonas y luego colocar a Julio Borges en la presidencia del parlamento. La directiva de Ramos Allup ha sido la única electa en situación de acato constitucional. No es el caso de la directiva de Julio Borges. Visto así, todos los actos de la directiva de Borges son nulos.

Recordemos que en el mes de enero, luego del diálogo con el chavismo, la AN aceptó retirar a los diputados de Amazonas. Aún estando en desacato, nombraron a Borges y retiraron a los diputados de Amazonas. Ese acto es nulo. El TSJ conminó al parlamento a cumplir con el mecanismo de manera jurídicamente correcta, pero se rehusaron e intempestivamente se retiraron del diálogo trancando el juego político.

Una Asamblea Nacional en condiciones y con garantías de volver a funciones, no es una Asamblea disuelta.

¿Por qué asume funciones el TSJ?

El TSJ, al igual que todos los poderes públicos, está en la obligación de resguardar el hecho constitucional, el hecho institucional y en definitiva proteger a la sociedad de todo tipo de conmociones. Es decir, se trata de la protección del “pacto social” venezolano.

Dada la situación de estancamiento del parlamento autoanulado y en desacato, se cierne sobre el hecho político la ausencia intermitente de uno de los poderes del Estado. Situación que ya lleva más de un año. Esto implica un espacio vacío del Estado, la ausencia de un poder, situación que pone en desequilibrio y vulnerabilidad institucional al Estado. En los hechos la MUD ha usado el parlamento para embestir al Estado todo, al poder Ejecutivo y a los demás poderes públicos y esta afrenta pone en peligro las instituciones todas y significa una vulneración del Estado de Derecho. Ante esto, el TSJ se ha pronunciado.

El propósito es sostener el funcionamiento del Estado, de manera accidental, eventual, mientras los factores políticos que son mayoría en el parlamento deciden superar su actual situación cuyo nombre jurídico exacto es “Omisión Inconstitucional Parlamentaria”, según la interpretación del TSJ de la Constitución.

Se recrudece el ciclo de confrontación en los frentes interno y externo en Venezuela

Hay que insistir en que esta será una situación que persistirá en la medida en que los factores de la MUD en el parlamento lo decidan. El TSJ es claro y afirma en el numeral 4to de su dictamen: “Mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, la Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho”.

¿Hay un evento económico que detonó el asunto?

El chavismo ha denunciado que el parlamento en manos de la MUD ha elevado exponencialmente los enfrentamientos políticos nacionales, ahora choques de poderes. Se ha producido una escalada sin precedentes que para el chavismo y el Gobierno venezolano se traducen en “intentos de paralización del Estado y del país”. El chavismo denuncia también que el parlamento es parte de un boicot institucional para profundizar otras situaciones de boicot económico, cuestiones que han dado la única victoria parlamentaria a la derecha venezolana en 18 años. No es temeraria ni exagerada esa afirmación. Veamos.

El dictamen del TSJ es consecuencia de una consulta realizada por el Ejecutivo venezolano por medio de la empresa y corazón de la economía venezolana, Petróleos de Venezuela (Pdvsa), quienes están en la obligación de someter al parlamento conformar “empresas mixtas” o consorcios, para interactuar financieramente con empresas inversionistas en los desarrollos petroleros de Venezuela. Pdvsa, ante la situación del parlamento, sometió a consideración del TSJ una vía para poder conformar nuevas empresas mixtas y atraer nuevas inversiones.

El TSJ respondió en el numeral 1ero de su dictamen lo siguiente: “Sobre la base de la omisión inconstitucional declarada (del parlamento), declaró (la Sala Constitucional del TSJ) que no existe impedimento para que el Ejecutivo Nacional constituya empresas mixtas en el espíritu que establece el artículo 33 de la Ley Orgánica de Hidrocarburos, debiendo informarle a la Sala Constitucional de todas las circunstancias pertinentes a dicha constitución y condiciones. Así como también cualquier modificación posterior de las condiciones deberá ser informada a la Sala”. Ese es el meollo. Esa es la única función que el TSJ asume y que aparece explícitamente señalada en su dictamen.

Esto significa que el TSJ sólo debe ser notificado de las asociaciones de Pdvsa para que el TSJ vele por el cumplimiento de la actual Ley de Hidrocarburos, y nada más. Autorizan al Presidente a continuar llevando la dirección económica en el marco del “Estado de Excepción y Emergencia Económica” vigente para continuar en la labor de tomar las acciones pertinentes para superar la situación económica actual.

¿Cuál es la apuesta de los enemigos del chavismo dentro y fuera de Venezuela?

Nadie debe poner en duda que Pdvsa y Venezuela requieren un aumento del flujo de la inversión extranjera, más todavía si tiene lugar en las áreas vitales y sensibles a la economía nacional, como es el caso de los desarrollos petroleros nacionales y el proyecto petrolero más grande del mundo: la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez. ¿Cuál es la apuesta del parlamento al intentar boicotear esto? ¿Acaso apuesta al recrudecimiento de la situación económica venezolana? Debemos preguntarnos.

La reacción desproporcionada de la derecha en Venezuela y en el extranjero, al declarar un “golpe de Estado” y una “disolución del parlamento” se inscribe en la trama de caotización e injerencismo que auspicia el antichavismo dentro y fuera de Venezuela respectivamente. Ocurre justo ahora, una aceleración de los eventos y una intoxicación política desproporcionada en varios frentes en simultáneo.

Estados Unidos y otros países obedientes a su agenda exterior mueven fichas y reaccionan, desconociendo el apego a la legalidad del TSJ venezolano. Y esto es un asunto de cuidado. A sólo horas del dictamen del TSJ, el Secretario General de la OEA Luis Almagro,  del Consejo Permanente de esa organización para decretar a Venezuela como Estado forajido. Se recrudece con esto el ciclo de confrontación. Tal parece que las acciones de boicot a Venezuela recrudecen de maneras cada vez más consistentes, y a la vez insólitas.

Marzo 31 de 2017

Origen: ¿Hubo autogolpe? ¿Se disolvió al parlamento venezolano?

Avalancha de lodo provoca al menos 113 fallecidos en Colombia ( Fotos y Video)

Labores de rescate y salvamento tras las fuertes lluvias.

Labores de rescate y salvamento tras las fuertes lluvias.

Al menos 113 personas murieron y 212 resultaron heridas en el departamento colombiano de Putumayo al sur de ese país, luego de producirse una avalancha de lodo producto de las fuertes lluvias registras en los últimos días.

El comandante de la Brigada 27 del Ejército, general Adolfo Hernández, aseguró que los servicios de urgencias del principal hospital de esa ciudad de unos 45.000 habitantes colapsaron por la cantidad de heridos.

Afirmó que el Ejército trabaja en las labores de socorro en 17 barrios de Mocoa afectados y que la situación más crítica se presenta en los de San Miguel, Progreso e Independencia más cercanos al curso del río Mocoa.

El director de Gestión del Riesgo del departamental de Putumayo, Lalo Giovanni Zambrano, indicó que diez de los cuerpos de las víctimas mortales de esta emergencia ya fueron recuperados por los organismos de emergencia y se encuentran en la morgue local.

La sala de crisis del departamento se activó y se reportaron fallas en la infraestructura de al menos un puente y en varias estructuras viales. De igual forma, se registraron cientos de personas desaparecidas y la destrucción completa de sectores de la capital de ese departamento.

Se elevan a 154 los muertos tras avalancha en Colombia

colombia-desastres-6Al menos 154 personas han muerto y centenares han resultado heridas por la crecida de tres ríos que arrasaron varios barrios de la ciudad colombiana de Mocoa, capital del departamento de Putumayo en el sur del país, según han confirmado fuentes oficiales.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, viajó a Mocoa para supervisar las tareas de rescate, que están a cargo principalmente de las unidades militares de guarnición en esa zona del país, limítrofe con Ecuador.

17 Barrios afectados

La tragedia ocurrió anoche cuando un fuerte aguacero aumentó el caudal de los ríos Mocoa y de sus afluentes Sangoyaco y Mulatos, cuyo desbordamiento provocó una avalancha de agua y piedras que se llevó todo lo que encontró a su paso.

El oficial señaló que las unidades del Ejército que trabajan en las labores de socorro le han informado de que hay 17 barrios de Mocoa afectados y que la situación más crítica se presenta en los de San Miguel, Progreso e Independencia que están más cercanos al curso del río Mocoa.

“También se están desplegando esfuerzos de búsqueda en el sector de Puerto Limón, donde aparecieron algunos cadáveres”, agregó el general.

El general Hernández aseguró que un helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) sobrevoló la zona y se pudo constatar que no se han estancado las aguas, lo que podría ocasionar nuevas avalanchas.

No obstante, “por precaución se podrían evacuar algunos barrios que están en riesgo si llegan a presentarse más lluvias”.

Hospitales colapsados

Sobre la situación en Mocoa, ciudad situada en medio de la selva de la región amazónica que solo está comunicada con el resto del país por vía aérea y por una precaria carretera, Hernández señaló que el acceso es difícil pero ya han empezado a llegar los primeros auxilios.

“El hospital de Mocoa, el José María Hernández, está colapsado desde temprano y están atendiendo a las personas en otros lugares con ayuda de personal médico que ha llegado de otros municipios del Putumayo”, manifestó.

El general Hernández manifestó además que un helicóptero de la Fuerza Naval del Sur llegó ya a Mocoa con un equipo médico completo y que de la Base de Tres Esquinas, en el vecino departamento del Caquetá, el Ejército envió también un equipo médico completo y un avión ambulancia.

LAS PEORES INUNDACIONES EN COLOMBIA

Esta es la cronología de las inundaciones y riadas más graves ocurridas en América, con al menos un centenar de fallecidos, desde finales del siglo XX:

– Diciembre 1999.- Intensas lluvias en Venezuela causan entre 25.000 y 50.000 muertos y desaparecidos, según la Cruz Roja Internacional.

– Mayo 2004.- Una riada se cobró la vida de 376 personas en el municipio de Jimaní en la República Dominicana.

– 27 noviembre 2008.- Mueren 160 personas y 650.000 resultan afectadas en Brasil, Colombia y Panamá a causa de las fuertes lluvias caídas.

– 8 noviembre 2009.- Las intensas lluvias causan en El Salvador 124 muertos, 60 desaparecidos y obligan a evacuar a 7.000 personas.

– 6 abril 2010.- Al menos 249 muertos y 30 desaparecidos por los deslizamientos de tierra ocurridos tras 300 derrumbes en los cerros de Río de Janeiro y municipios vecinos, por un aguacero de 24 horas.

– 29 mayo-1 junio 2010.- Perecen 197 personas en Centroamérica tras el paso de la tormenta ‘Agatha’, que causó inundaciones y corrimientos de tierras. En Guatemala fallecieron 170 personas y a 101 se les dio por desaparecidas, en El Salvador hubo 10 muertos y 2 desaparecidos, y en Honduras hubo 17 fallecidos y 1 desaparecido.

– Enero 2010-abril 2011.- Las lluvias provocadas por el fenómeno de ‘La Niñña’ dejan en Colombia 444 muertos y 71 desaparecidos.

– 11 enero-12 enero 2011.- Fallecen 902 personas y otras 405 desaparecen, tras las lluvias torrenciales caídas en el estado de Río de Janeiro, que provocaron inundaciones y deslizamientos de tierras y sepultaron numerosas viviendas en las faldas de las montañas.

– 26-28 abril 2011.- 347 muertos por las tormentas y tornados que azotaron el sur de los Estados Unidos, sobre todo los estados de Alabama, Tennessee y Misisipi.

– 1 septiembre-17 diciembre 2011.- La segunda temporada de lluvias, intensificada por el fenómeno de La Niña, causó en Colombia 164 muertos, 34 desaparecidos y 878.274 damnificados.

– 10 octubre-23 noviembre 2011.- Las lluvias en Centroamérica, consecuencia de un sistema de baja presión, provocan 120 muertos, 650.000 afectados, 90.000 evacuados y 50.000 personas refugiadas en Guatemala, El Salvador, Honduras y Costa Rica.

– 1 octubre 2015.- Las lluvias en Guatemala provocan un deslizamiento de tierras en El Cambray II, del municipio de Santa Catarina Pinula, a 22 kilómetros de la capital, que causa la muerte de al menos 280 personas.

– enero-abril 2017.- Las inundaciones que se suceden en Perú en las últimas semanas aumentan hasta los 101 muertos y los damnificados superan los 140.000.

Juan Manuel Santos decretó el estado de calamidad pública tras la avalancha de lodo en Mocoa

colombia-desastres-1El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, decretó el estado de calamidad pública tras la avalancha de lodo en Mocoa, en el departamento de Putumayo, que dejó más de 200 muertos y decenas de heridos.

“No sabemos cuántas (víctimas) van a ser, seguimos buscando. Lo primero que quiero decir es que mi corazón, nuestros corazones, los corazones de todos los colombianos están con las víctimas de esta tragedia”, dijo Santos en declaraciones a medios en la zona.

En su último balance, la Cruz Roja Colombiana informó que había 206 fallecidos, 202, heridos, 220 desaparecidos, 300 familias afectadas, 17 barrios impactados por la avalancha y 25 viviendas totalmente destruidas.

“¿Qué sucedió? Anoche llovió 130 milímetros, usualmente en un mes llueve aquí 400 milímetros, ¿qué quiere decir esto? Que 30% de la lluvia de un mes se produjo anoche y eso precipitó una creciente súbita de varios ríos, el río Mocoa, Mulato, Sanguyaco y las quebradas aledañas y eso produjo una avalancha”, dijo.

“¿Qué vamos hacer ahora? Vamos a declarar con la gobernadora estado de calamidad para poder atender de la mejor forma posible esta situación vamos hacer un plan de acción”.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, decretó el estado de calamidad pública tras la avalancha de lodo en Mocoa, en el departamento de Putumayo, que dejó más de 200 muertos y decenas de heridos.

“No sabemos cuántas (víctimas) van a ser, seguimos buscando. Lo primero que quiero decir es que mi corazón, nuestros corazones, los corazones de todos los colombianos están con las víctimas de esta tragedia”, dijo Santos en declaraciones a medios en la zona.

En su último balance, la Cruz Roja Colombiana informó que había 206 fallecidos, 202, heridos, 220 desaparecidos, 300 familias afectadas, 17 barrios impactados por la avalancha y 25 viviendas totalmente destruidas.

“¿Qué vamos hacer ahora? Vamos a declarar con la gobernadora estado de calamidad para poder atender de la mejor forma posible esta situación vamos hacer un plan de acción”.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente dijo que “toda la capacidad del Estado está desplegada para apoyar labor humanitaria y de búsqueda de rescate”.

El gobierno colombiano activó el Sistema Nacional de Atención de Desastres para atender la emergencia. La presidencia informó en un comunicado que en primera instancia fue desplazado un avión militar con personal técnico, ayuda humanitaria, kits de aseo, cocinas y frazadas, entre otros.

El Grupo de la Policía Nacional Especializado en Emergencias y Desastres también envió personal técnico y apoyará las labores de asistencia médica a los damnificados, dijo la presidencia.

(Con información de CNN)

Origen: Avalancha de lodo provoca al menos 113 fallecidos en Colombia ( Fotos y Video)

La CIA estudia a los teóricos franceses: Cómo desmantelar a la izquierda cultural

El “aparato” en París: el agente de la CIA y presidente del Congreso para la Libertad Cultural Michael Josselson (centro) en un almuerzo de trabajo con John Clinton Hunt y Melvin Lasky (dcha.)

El “aparato” en París: el agente de la CIA y presidente del Congreso para la Libertad Cultural Michael Josselson (centro) en un almuerzo de trabajo con John Clinton Hunt y Melvin Lasky (dcha.)

Se suele asumir que los intelectuales tienen poco o ningún poder político. Subidos en su privilegiada torre de marfil, desconectados del mundo real, enredados en debates académicos sin sentido sobre minucias, o flotando en las nubes abstrusas de la teoría de altos vuelos, se suele retratar a los intelectuales como separados de la realidad política e incapaces de tener cualquier impacto significativo sobre ella. Pero la Agencia Central de Inteligencia (CIA) piensa de otra forma.

De hecho, el organismo responsable de planificar golpes de Estado, cometer asesinatos y manipular clandestinamente a gobiernos extranjeros no solo cree en el poder de la teoría, sino que asignó importantes recursos para mantener un grupo de agentes secretos dedicados a estudiar a fondo lo que algunos consideran la teoría más recóndita e intricada jamás producida. Un documento de investigación escrito en 1985 y que recientemente ha sido desclasificado y publicado con ligeras adaptaciones, haciendo uso de la Ley de Libertad de Expresión, revela que la CIA dispuso de agentes dedicados a estudiar las complejas e influyentes teorías asociadas a los autores franceses Michel Foucault, Jacques Lacan y Roland Barthes.

La imagen de unos espías estadounidenses reuniéndose con asiduidad en cafés parisinos para estudiar y comparar notas sobre los popes de la intelectualidad francesa puede chocar a quienes asumen que este grupo de intelectuales eran lumbreras cuya sobrenatural sofisticación no podría caer en una trampa tan vulgar, o que, por el contrario, no eran sino charlatanes de retórica incomprensible con poco o ningún impacto en el mundo real. Sin embargo, no sorprenderá a quienes están familiarizados con la prolongada y continua utilización de recursos de la CIA en la guerra cultural global, incluyendo el respaldo a sus formas más vanguardistas, lo que ha quedado bien documentado gracias a investigadores como Frances Stonor Saunders, Giles Scott-Smith y Hugh Wilford (yo he realizado mi propia contribución con el libro Radical History & the Politics os Art).

Thomas W. Braden, antiguo supervisor de las actividades culturales de la CIA, explicaba el poder de la guerra cultural de la agencia en un relato sincero y bien informado publicado en 1967: “Recuerdo el inmenso placer que sentí cuando la Orquesta Sinfónica de Boston [que contaba con el respaldo de la CIA] ganó más elogios para EE.UU. en París de los que pudieran haber ganado John Foster Dulles [i] o Dwight D. Eisenhower con cien discursos”. No se trataba, de ninguna manera, de una operación liminal o sin importancia. De hecho, como sostenía acertadamente Wilford, el Congreso para la Libertad Cultural con sede en París, que posteriormente resultó ser una organización tapadera de la CIA en tiempos de la Guerra Fría, fue uno de los principales patrocinadores de la historia mundial y prestó apoyo a una increíble gama de actividades artísticas e intelectuales. Contaba con oficinas en 35 países, publicó docenas de prestigiosas revistas, participaba en la industria editorial, organizó conferencias y exposiciones artísticas de alto nivel, coordinaba actuaciones y conciertos y proporcionó generosa financiación a diversos premios y becas culturales, así como a organizaciones encubiertas como la Fundación Farfield.

La agencia de inteligencia consideraba que la cultura y la creación teórica eran armas cruciales del arsenal global dirigido a perpetuar los intereses estadounidenses en todo el mundo. El documento de investigación de 1985 recién publicado, titulado “Francia: la deserción de los intelectuales de izquierda”, examina –indudablemente con el fin de manipularla– a la intelectualidad francesa y el papel fundamental que desempeñaba en la configuración de las tendencias que generan la línea política. El informe, a la vez que sugería que en la historia de la intelectualidad francesa existía un equilibrio ideológico relativo entre la izquierda y la derecha, destaca el monopolio de la izquierda en la era inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial –al que, como sabemos, se oponía de modo furibundo la CIA– a causa del papel fundamental que jugaron los comunistas en la resistencia al fascismo y que, en último término, permitió ganar la guerra. Aunque la derecha estaba enormemente desacreditada a causa de su contribución directa a los campos de exterminio nazis, así como su agenda xenófoba, anti-igualitaria y fascista (según las propias palabras de la CIA), los agentes secretos anónimos que escribieron el borrador del informe resumen con palpable regocijo el retorno de la derecha a partir de los inicios de la década de los setenta.

Más concretamente, los guerreros culturales clandestinos aplauden lo que consideran un movimiento doble que contribuyó a que los intelectuales apartaran a Estados Unidos del centro de sus críticas y las dirigieran a la Unión Soviética. Por parte de la izquierda se produjo una desafección gradual hacia el estalinismo y el marxismo, una progresiva retirada de los intelectuales radicales del debate público y un alejamiento teórico del socialismo y del partido socialista. Más hacia la derecha, los oportunistas ideológicos a los que se denominaba Nuevos Filósofos y los intelectuales de la Nueva Derecha lanzaron una campaña mediática descarada de difamación contra el marxismo.

Mientras otros tentáculos de la organización de espionaje de alcance mundial se dedicaban a derribar gobiernos elegidos democráticamente, a proporcionar servicios de inteligencia y financiación a dictadores fascistas y a apoyar escuadrones de la muerte de extrema derecha, el escuadrón parisino de la CIA recogía información sobre el giro hacia la derecha que estaba teniendo lugar en el mundo y que beneficiaba directamente a la política exterior de EE.UU. Los intelectuales simpatizantes de la izquierda de la posguerra fueron abiertamente críticos con el imperialismo estadounidense. La influencia en los medios de comunicación que ejercía la crítica marxista sin pelos en la lengua de Jean Paul Sartre y su notable papel –como fundador de Libération– a la hora de revelar la identidad del responsable de la CIA en París y de docenas de agentes encubiertos fue seguida de cerca por la Agencia y considerada un grave problema.

Por el contrario, el ambiente antisoviético y antimarxista de la emergente era neoliberal sirvió para desviar el escrutinio público y proporcionó una excelente excusa para las guerras sucias de la CIA, al “dificultar en extremo cualquier oposición significativa de las élites intelectuales a las políticas estadounidenses en América Central, por ejemplo”. Greg Grandin, uno de los más destacados historiadores de Latinoamérica, resumió perfectamente esta situación en su libro The Last Colonial Massacre (La última masacre colonial):

“Aparte de realizar intervenciones notoriamente desastrosas y letales en Guatemala en 1954, República Dominicana en 1965, Chile en 1973 y El Salvador y Nicaragua en los ochenta, Estados Unidos ha prestado apoyo financiero, material y moral silencioso y continuo a estados terroristas asesinos y contrainsurgentes […] Pero la enormidad de los crímenes de Stalin aseguraba que dichas historias sórdidas, por muy convincentes, rigurosas o condenatorias que fueran, no interfirieran en la fundación de una visión del mundo comprometida con el papel ejemplar de Estados Unidos en la defensa de lo que ahora conocemos como democracia”.

Este es el contexto en el que los mandarines enmascarados elogian y apoyan la incesante crítica que una nueva generación de pensadores antimarxistas como Bernard-Henri Levy, André Glucksmann y Jean-François Revel desencadena contra “la última camarilla de eruditos comunistas” (compuesta, según los agentes anónimos, por Sartre, Barthes, Lacan y Louis Althuser). Dada la inclinación izquierdista de aquellos antimarxistas en su juventud, constituyen el modelo perfecto para construir las narrativas falaces que fusionan una pretendida evolución política personal con el avance continuo del tiempo, como si la vida individual y la historia fueran simplemente una cuestión de “evolución” y de reconocer que la transformación social igualitaria es algo del el pasado, personal e histórico. Este derrotismo condescendiente y omnisciente no solo sirve para desacreditar nuevos movimientos, particularmente aquellos liderados por los jóvenes, sino que también caracteriza de forma errónea los éxitos relativos de la represión contrarrevolucionaria como progreso natural de historia.

Incluso teóricos no tan opuestos al marxismo como estos intelectuales reaccionarios contribuyeron de modo significativo a la atmósfera de desencanto hacia el igualitarismo transformador, al alejamiento de la movilización social y al “cuestionamiento crítico” desprovisto de puntos de vista radicales. Esto es crucial para comprender la estrategia general de la CIA en sus amplias y poderosas iniciativas para desmantelar a la izquierda cultural en Europa y otros lugares. Reconociendo la dificultad de abolirla por completo, la organización de espionaje más poderosa del mundo ha pretendido apartar la cultura de izquierdas de las políticas decididamente anticapitalistas y transformadoras y redirigirla hacia posiciones reformistas de centro-izquierda, menos abiertamente críticas con la política interna y la política exterior de Estados Unidos. En realidad, tal y como ha demostrado minuciosamente Saunders, la Agencia continuó las políticas del Congreso liderado por McCarthy en la posguerra con el fin de apoyar y promover de manera directa aquellos proyectos que desviaban a productores y consumidores de la izquierda decididamente igualitaria. Amputando y desacreditando a esta última, aspiraba también a fragmentar a la izquierda en general, dejando lo que quedaba del centro-izquierda con un mínimo poder y apoyo público (y a la vez potencialmente desacreditada a causa de su complicidad con la política del poder de las derechas, un tema que continúa extendiéndose como una plaga por los partidos institucionalizados de la izquierda).

Es en este contexto donde debemos situar la afición de la agencia de inteligencia por las narrativas de conversión y su profundo aprecio por los “marxistas reformados”, un leitmotiv transversal al informe de investigación sobre los teóricos franceses. “A la hora de socavar el marxismo –escriben los agentes infiltrados– son aún más eficaces aquellos intelectuales convencidos, dispuestos a aplicar la teoría marxista en las ciencias sociales, pero que acaban por rechazar toda la tradición marxista”. Citan en particular la enorme contribución realizada por la Escuela de los Annales, de historiografía y estructuralismo –especialmente Claude Lévi-Strauss y Foucault– a la “demolición crítica de la influencia marxista en las ciencias sociales”. Foucault, a quien se refieren como “el pensador francés más profundo e influyente”, es especialmente aplaudido por su elogio de los intelectuales de la Nueva Derecha, cuando recuerda a los filósofos que “la teoría social racionalista de la Ilustración y la era Revolucionaria del siglo XVIII ha tenido consecuencias sangrientas”. Aunque sería un error echar por tierra las políticas o los efectos políticos de cualquiera basándose en una sola posición o resultado, el izquierdismo antirrevolucionario de Foucault y su perpetuación del chantaje del Gulag –es decir, la afirmación de que los movimientos expansivos radicales que pretenden una profunda transformación social y cultural solo resucitan la más peligrosa de las tradiciones– están perfectamente en línea con las estrategias generales de guerra psicológica de la agencia de espionaje.

La interpretación que realiza la CIA de la obra teórica francesa debería servirnos para reconsiderar la apariencia chic que ha acompañado gran parte de su recepción por el mundo anglófono. Según una concepción estatista de la historia progresiva (que por lo general permanece ciega a su teleología implícita), la obra de figuras como Foucault, Derrida y otros teóricos franceses de vanguardia suele asociarse intuitivamente a una crítica profunda y sofisticada que presumiblemente va más allá de cualquier relación con el socialismo, el marxismo o las tradiciones anarquistas. No cabe duda y es preciso resaltar que el modo en que el mundo anglófono acogió la obra de los teóricos franceses, como acertadamente ha señalado John McCumber, tuvo importantes implicaciones políticas como polo de resistencia a la falsa neutralidad política, las tecnicidades cautelosas de la lógica y el lenguaje, o al conformismo ideológico puro activo en las tradiciones de la filosofía anglo-americana apoyada por [el senador] McCarthy. No obstante, las prácticas teóricas de aquellas figuras que dieron la espalda a lo que Cornelius Castoriadis denominó la tradición de la crítica radical –la resistencia anticapitalista y antiimperialista– ciertamente contribuyeron al alejamiento ideológico de la política transformadora. Según la propia agencia de espionaje, los teóricos posmarxistas franceses contribuyeron directamente al programa cultural de la CIA destinado a persuadir a la izquierda de inclinarse hacia la derecha, al tiempo que desacreditaban el antiimperialismo y el anticapitalismo, creando así un entorno intelectual en el cual sus proyectos imperialistas pudieran medrar sin ser estorbados por un escrutinio crítico serio por parte de la intelectualidad.

Como sabemos gracias a las investigaciones realizadas sobre los programas de guerra psicológica de la CIA, la organización no solo ha vigilado e intentado coaccionar a los individuos, sino que siempre ha intentado comprender y transformar las instituciones de producción y distribución cultural. De hecho, su estudio sobre los teóricos franceses señala el papel estructural que desempeñan las universidades, las editoriales y los medios de comunicación en la formación y consolidación de un ethos político colectivo. En las descripciones que, como el resto del documento, deberían invitarnos a pensar críticamente sobre la actual situación académica del mundo anglófono y otros lugares, los autores del informe destacan cómo la precarización del trabajo académico contribuye al aniquilamiento del izquierdismo radical. Si los izquierdistas convencidos no podemos asegurarnos los medios materiales para desarrollar nuestro trabajo, o si se nos obliga más o menos sutilmente a ser conformistas para conseguir empleo, publicar nuestros escritos o tener un público, las condiciones estructurales que permitan la existencia de una comunidad izquierdista resuelta se ven debilitadas. Otra de las herramientas utilizadas para conseguir este fin es la profesionalización de la educación superior, que pretende transformar a las personas en eslabones tecnocientíficos integrados en el aparato capitalista, más que en ciudadanos autónomos con herramientas solventes para la crítica social. Los mandarines teóricos de la CIA alaban, por tanto, las iniciativas del gobierno francés por “presionar a los estudiantes para que se decidan por estudios técnicos y empresariales”. También señalan las contribuciones realizadas por las grandes casas editoriales como Grasset, los medios de comunicación de masas y la moda de la cultura americana para lograr una plataforma postsocialista y antigualitaria.

¿Qué lecciones podemos extraer de este informe, especialmente en el contexto político en que nos encontramos, con su ataque continuo a la intelectualidad crítica?

En primer lugar, el informe debería servirnos para recordar convincentemente que si alguien supone que los intelectuales no tienen ningún poder y que nuestras orientaciones políticas carecen de importancia, la organización que se ha convertido en uno de los agentes más poderosos del mundo contemporáneo no lo ve así. La Agencia Central de Inteligencia, como su nombre irónicamente sugiere, cree en el poder de la inteligencia y de la teoría, algo que deberíamos tomarnos muy seriamente. Al presuponer erróneamente que el trabajo intelectual sirve de poco o de nada en el “mundo real”, no solo malinterpretamos las implicaciones prácticas del trabajo teórico, sino que corremos el riesgo de hacer la vista gorda ante proyectos políticos de los que fácilmente podemos convertirnos en embajadores culturales involuntarios. Aunque es verdad que el Estado-nación y el aparato cultural francés proporcionan a los intelectuales una plataforma pública mucho más significativa que muchos otros países, la obsesión de la CIA por cartografiar y manipular la producción teórica y cultural en otros lugares debería servirnos a todos como llamada de atención.

En segundo lugar, en la actualidad los agentes del poder están particularmente interesados en cultivar una intelectualidad cuya visión crítica esté atenuada o destruida por las instituciones que los patrocinan basadas en intereses empresariales y tecnocientíficos, que equipare las políticas de izquierda-derecha con lo “anticientífico”, que relacione la ciencia con una pretendida –pero falsa– neutralidad política, que promueva los medios de comunicación que saturan las ondas hertzianas con cháchara conformista, aísle a los izquierdistas convencidos de las principales instituciones académicas y de los focos mediáticos y desacredite cualquier llamamiento al igualitarismo radical y a la transformación ecológica. Idealmente, intentan nutrir una cultura intelectual que, si es de izquierdas, esté neutralizada, inmovilizada, apática y se muestre satisfecha con apretones de manos derrotistas o con la crítica pasiva a la izquierda radical movilizada. Esa es una de las razones por las que podemos considerar a la oposición intelectual al izquierdismo radical, que predomina en el mundo académico estadounidense, una postura política peligrosa: ¿acaso no es cómplice directa de la agenda imperialista de la CIA en todo el mundo?

En tercer lugar, para contrarrestar este ataque institucional a la cultura del izquierdismo resolutivo, resulta imperativo resistir la precarización y profesionalización de la educación. Similar importancia tiene la creación de esferas públicas que posibiliten un debate realmente crítico y proporcionen una amplia plataforma para aquellos que reconocen que otro mundo no solo es posible, sino necesario. También necesitamos unirnos para contribuir a la creación o el mayor desarrollo de medios de comunicación alternativos, diferentes modelos de educación, instituciones alternativas y colectivos radicales. Es vital promover precisamente aquello que los combatientes culturales encubiertos pretenden destruir: una cultura de izquierdismo radical con un marco institucional de apoyo, un amplio respaldo público, una influencia mediática prevalente y un amplio poder de movilización.

Por último, los intelectuales del mundo deberíamos unirnos para reconocer y aprovechar nuestro poder con el fin de hacer todo lo posible para desarrollar una crítica sistémica y radical que sea tan igualitaria y ecológica como anticapitalista y antiimperialista.

Las posturas que uno defiende en el aula o públicamente son importantes para establecer los términos del debate y marcar el campo de posibilidades políticas. En oposición directa a la estrategia cultural de fragmentación y polarización de la agencia de espionaje, mediante la cual ha pretendido amputar y aislar a la izquierda antiimperialista y anticapitalista, deberíamos, a la vez que nos oponemos a las posiciones reformistas, federarnos y movilizarnos, reconociendo la importancia de trabajar juntos –toda la izquierda, como Keeanga-Yamahtta nos ha recordado recientemente– para cultivar una intelectualidad verdaderamente crítica.

En lugar de pregonar o lamentar la impotencia de los intelectuales, deberíamos utilizar la aptitud para decir la verdad a los poderosos, trabajando juntos y movilizando nuestra capacidad de crear colectivamente las instituciones necesarias para un mundo de izquierdismo cultural. Porque solo en un mundo así, y en las cámaras de resonancia de inteligencia crítica que provoque, será posible que las verdades expresadas sean realmente escuchadas y se produzca el cambio de las estructuras de poder.

Traducido para Rebelión por Paco Muñoz de Bustillo

Nota:

[1] Secretario de Estado con el presidente Eisenhower entre 1953 y 1959.

(Tomado del Blog Cultura y Resistencia)

Origen: La CIA estudia a los teóricos franceses: Cómo desmantelar a la izquierda cultural

Informan que Evo Morales fue operado de forma exitosa en Cuba ( Video)

Noticias> América Latina Evo Morales ratifica que su afección no pone en riesgo su vida. Foto: AFP.

Evo morales  Foto: AFP.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, “fue operado de forma exitosa” este viernes en Cuba, informó este sábado el Ministerio de Gobierno de esta nación por medio de su cuenta en Twitter.

El ente deseó además al mandatario una “pronta recuperación” luego de la intervención quirúrgica a la que se sometió en la capital cubana para atender una afección de garganta.

Antes de partir a la isla, Morales informó que la intervención quirúrgica duraría entre 10 a 15 minutos y después deberá cumplir las recomendaciones médicas para su recuperación.

Más información

(Con información de Telesur)

Origen: Informan que Evo Morales fue operado de forma exitosa en Cuba ( Video)

La hora del antimperialismo ( Video)

chavez-lluvia

1

Chávez decide dar un paso largo: resuelve denunciar al principal responsable de los males de Venezuela y del plan en curso. El 29 de febrero de 2004 –dos días después de iniciarse las guarimbas–, en la autopista Francisco de Fajardo frente al Jardín Botánico, a 2–3 kms de los desmanes en apogeo, cientos de miles de personas escuchan en su regio verbo la definición del signo antimperialista de la Revolución Bolivariana. ¿Por qué lo hace en tal coyuntura?

Durante los primeros cinco años de revolución, incluso luego de los sucesos del 11 de abril y del llamado golpe petrolero en 2002, casi siempre él aborda con cierto tacto los temas conflictivos asociados al gobierno yanqui. Evita en lo posible choques virulentos con este, aunque sin hacer concesiones. Sabe, porque conoce a fondo al imperio, que será inevitable la pugna frontal y por eso en el lapso aludido alecciona al pueblo con hechos concretos, que exhiben la entraña rapaz del antagonista foráneo y su intromisión en Venezuela. Esto tiende a agravarse cuando asume George W. Bush en enero de 2001.

Al comenzar 2004 Bush incrementa el apoyo financiero y conspirativo a sus aliados, y despliega una abierta injerencia con presiones de todo tipo, para sacar a Chávez del poder en el corto plazo a través del referendo revocatorio o de la vía violenta. Como es usual, Estados Unidos emplea “todas las formas de lucha” para desgastar al contrario.

El líder de la boina roja comprende que ha llegado la hora de encarar sin matices al rival del norte. Y decide hablarle claro al pueblo sobre el imperialismo y su papel en la historia de nuestra América, desde los tiempos de Bolívar.

2

Comienza la prédica el 10 de enero de 2004, al inaugurar la misión Mercal. Prioriza su diatriba contra voceros del gobierno gringo: “Yo quiero una vez más responderle al gobierno de los Estados Unidos, que Venezuela es un país libre, soberano e independiente”. Y advierte: “Nosotros no nos quedaremos callados porque no somos cobardes, porque aquí hay coraje, porque aquí hay dignidad”. Y menciona las declaraciones hechas por la consejera de Seguridad Nacional Condolezza Rice, quien ha afirmado que Chávez no debe oponerse al referendo: “En primer lugar, ¿qué diablos tiene que ver usted con el referendo en Venezuela?”, espeta molesto, luego de pedirle a Fidel, en broma, que le envíe a la consejera el método Yo sí puedo para que aprenda a leer y respetar la dignidad de nuestros pueblos.

Agrega: “Ha dicho también (…) que ella está preocupada por nuestra amistad con Fidel Castro. Vaya usted a saber si es que a nosotros nos van a decir quiénes son o no son nuestros amigos”.

Y sobre la afirmación de que la conducta de Chávez ante el referendo permitirá calificarlo o no como demócrata, es tajante: “¿Y qué me importa a mí un pito la calificación que ellos me den allá? ¡Me importa un comino! ¡Absolutamente nada me importa! Luego, según el gobierno de los Estados Unidos Chávez será demócrata si aquí hay referendo revocatorio, eso es lo que quieren decir. Pues aquí habrá referendo revocatorio sólo sí el Consejo Nacional Electoral así lo indica”.

Con su recia garganta y los ánimos encabritados, concluye: “no les corresponde a los Estados Unidos meter su nariz aquí en Venezuela, que se ocupen de sus problemas que son bastantes: la discriminación racial, la pobreza, el hambre, la corrupción ¡Que se metan en sus problemas! Y nos dejen a nosotros reconstruir nuestra historia, reconstruir nuestro pueblo, reconstruir nuestra patria, con dignidad, con libertad, con soberanía, con independencia”.

Una y otra vez el público lo interrumpe, aplaude, grita consignas y demuestra con tal fervor que comparte el mensaje. Alborozado, él siente la soberbia energía patriótica de la multitud, y comenta a sus allegados que ha llegado el instante de mostrarle al pueblo las entrañas del imperio. En esos días suele dedicar tiempo en la lectura de algunos libros de historia, que subraya y anota.

3

Ante el rápido ascenso de la escalada, introduce el tema en su discurso en el hipódromo de Caracas, el 17 de febrero, al clausurar la tercera rueda de negocios del Estado con pequeñas y medianas empresas. El día antes ha visitado Venezuela de modo inesperado el subsecretario de Estado estadounidense, formulando opiniones injerencistas acerca del referendo presidencial.

La respuesta del barinés es vertical y de una obvia intención estratégica. Primero reabre la herida del 11 de abril: “Yo vuelvo a decirlo ante mi país y ante el mundo, el gobierno de los Estados Unidos está una vez más de manera irrespetuosa agrediendo a los venezolanos. (…) El golpe de abril del 2002 fue apoyado por el gobierno de Washington, no hay ninguna duda sobre eso, se reunieron con militares golpistas, militares norteamericanos, (…) tenemos fotos, evidencias”. También rememora que el embajador de Estados Unidos visitó al dictador Carmona en Miraflores y el vocero de la Casa Blanca dijo que iban a apoyar al gobierno de transición. Y afirma en tono duro que al gobierno de Bush debe responderle al mundo y al pueblo venezolano “por la sangre que corrió en Venezuela los días 11, 12 y 13 de abril del año 2002”. Es esta la primera vez que Chávez emplaza de modo tan áspero a Estados Unidos.

Sus palabras definen sin evasivas la disyuntiva histórica. Además de petróleo y riqueza, dice, en Venezuela hay dignidad: “(…) óiganlo bien, venezolanas y venezolanos, nosotros estamos dispuestos aquí a defender nuestra independencia, de esta tierra, de este cielo, de esta agua y de este pueblo, a costa de lo que sea, aún de nuestra propia vida”.

Alude un hecho reciente, la agresión de Estados Unidos a Irak: “(…) todos los días hay niños y mujeres y hombres muertos en Irak”, dice. Y explica que engañaron al mundo y al propio pueblo estadounidense, al afirmar que había armas químicas de destrucción masiva y usar tal pretexto para la agresión. Y deduce: “Igual están tramando un engaño en torno a Venezuela, diciendo que en Venezuela hay guerrillas extranjeras y que nosotros apoyamos terrorismo”. Y pone un toque de humor: “lo que falta (…) es que digan en Washington que aquí está escondido Bin Laden, en el Hipódromo La Rinconada”.

Menciona después las declaraciones de Bush en la Cumbre de las Américas en Monterrey: “¿Qué tiene que ver el señor Bush con el referendo revocatorio en Venezuela? Absolutamente nada”. Y golpea fuerte: “Debería preocuparse por los pobres en los Estados Unidos, que son bastantes y están creciendo. Debería preocuparse por los que no tienen derecho a la seguridad social, por los negros que son excluidos y golpeados, por la discriminación racial, la cultura; que se preocupe por gobernar su país”.

Señala que tiene pruebas sobre el dinero que el gobierno de Estados Unidos le ha entregado a organizaciones civiles y partidos de la oposición y para actividades conspirativas. Ni el gobierno de Bush ni la OEA, han expresado siquiera inquietud sobre el fraude realizado en la obtención de las firmas para el revocatorio; ni respecto a que la oposición no haya manifestado que va a respetar la decisión del CNE y al contrario amenazan con quemar al país si esta no le complace: “¿No oye eso la OEA? ¿No oye eso la observación internacional? ¿No oyen eso en Washington? No hay peor ciego que el que no quiera ver, ni peor sordo que el que no quiera oír. Pero los venezolanos no somos ni ciegos ni sordos”.

Otra vez el público demuestra su identidad con las acerbas críticas de Chávez al gobierno de Bush, y el discurso acrecienta los ánimos antiyanquis de mucha gente. En este acto y en todas partes, él escucha una consigna que le insufla más brío y compromiso: ¡Uh! ¡Ah! Chávez no se va. ¡Uh! ¡Ah! Chávez no se va…

4

La hoguera se extiende a toda la pradera el 27 de febrero, en el mitin frente al Jardín Botánico. Proclama: “El principal objetivo de esta monumental concentración, es decirle “no” al intervencionismo yanqui en Venezuela”. Y la gente lo secunda con ganas: “¡Noooo!”, gritan en coro, y así discurre su oratoria, en interacción continua con el público:

Señor Bush, usted y su camarilla, que han estado apoyando aquí a los golpistas, que han estado apoyando aquí la desestabilización política; que han estado apoyando aquí la desestabilización económica; que han estado violando nuestra soberanía, que han estado haciendo todos los esfuerzos para derrocar al Gobierno legítimo de Venezuela, ha tenido usted una respuesta en el pasado reciente, aquí la tiene hoy señor Bush. Y si quiere que le sigamos dando respuesta el pueblo de Simón Bolívar está listo para seguirle dando respuesta.

¡Es más, es más! Yo desde aquí le lanzo al señor Bush una apuesta, a ver quién dura más desde hoy en adelante, si él en la Casa Blanca o yo en Miraflores.
(Público: ¡Uh! ¡Ah! Chávez no se va. ¡Uh! ¡Ah! Chávez no se va…)
Le hago la apuesta pues. En bolívares o en dólares, como usted quiera, decida usted.

Su camisa y boina rojas exaltan aún más su rostro cobrizo y el cuello de toro. Está cargado de fuego: tiene ganas de decir verdades que hace años atesora. Trae consigo un libro, que lo ha acompañado en los cuarteles y en la cárcel y ahora guarda en su despacho, escrito por el cubano Francisco Pividal: Bolívar pensamiento precursor del antimperialismo.

Afirma Chávez: “Ciertamente, Simón Bolívar fue el primer hombre en todo este Continente que vislumbró y alertó acerca de la amenaza que el imperio norteamericano ya representaba para el futuro de nuestros pueblos”. Y enfatiza: “es impresionante cómo Bolívar vislumbró aquello a la altura de un profeta, (…) iluminado por la lucha revolucionaria que condujo durante casi veinte años, desde estas costas caribeñas, hasta allá, hasta la querida Bolivia, queriendo darle libertad y unión, igualdad y vida a los pueblos de este continente atropellado por el colonialismo durante siglos”.

Luego de recomendar el texto al pueblo venezolano y a todos los de nuestra América y también al de Estados Unidos, lee y comenta algunas de las frases del Libertador que revelan sus ideas respecto del imperio naciente.

Por ejemplo, dice, en 1820 le escribe a José Tomás Revenga, entonces su secretario general y más tarde ministro de relaciones exteriores de la Gran Colombia: “Jamás conducta ha sido más infame que la de los norteamericanos con nosotros, ya ven decidida la suerte de las cosas, y con protestas y ofertas, quién sabe si falsas, nos quieren lisonjear para intimar a los españoles y hacerles entrar en sus intereses”.

También alude a una carta que Bolívar le escribe a Francisco de Paula Santander desde Potosí, el 21 de octubre de 1825, cuando ya estaba enfrentado a quien después lo traiciona: “Nunca me he atrevido a decir a usted lo que pensaba de sus mensajes, que yo conozco muy bien que son perfectos, pero que no me gustan, porque se parecen a los del Presidente de los regatones americanos. Aborrezco a ese canalla, de tal modo, que no quisiera que se dijera que un colombiano hacía nada como ellos”.

Para finalizar con las citas, evoca el conocido fragmento de la carta a Patricio Cambell, desde Guayaquil, el 5 de agosto de 1829 –apenas un año y cuatro meses antes de morir–, y subraya que Bolívar “a lo largo de diez años lo que hace es ver más claro cada día, y muere con esa claridad, y con ese horror de ver el imperio que nos amenazaba”. Y lee despacio: “Los Estados Unidos de Norteamérica parecen destinados por la providencia, para plagar la América de miserias a nombre de la libertad”.

Como suele hacer, incorpora al hombre que más admira al combate del presente: “¡1820! Ya han pasado casi doscientos años de aquella alerta que hacía el gran líder, el gran visionario que fue Simón Bolívar. Doscientos años después aquí estamos nosotros, concentrados en esta Caracas bolivariana para seguirle diciendo: ¡No al intervencionismo norteamericano en nuestra tierra!”.

Dicho esto, expresa que la profecía de Bolívar se ha cumplido “y buena parte de las tragedias de la América Latina y del Caribe están allá, en los secretos y los misterios de la Casa Blanca”.

De inmediato extiende su análisis a toda la región y por vez primera emplea de manera pública el concepto de imperialismo. Y lo desnuda:
“(…) desde allá se han planificado asesinatos, genocidios, golpes de Estado, terrorismo, invasiones y muerte contra nuestros pueblos; desde allá se ha instaurado en América el imperio, y todos los gobiernos que de una u otra manera se oponen al imperialismo comienzan a ser atacados, comienzan a ser satanizados, comienzan a ser atropellados, utilizando para ello todos los medios con que cuentan, los medios económicos, los medios de comunicación de masas, los medios diplomáticos, las instituciones internacionales, que lamentablemente ceden al chantaje la mayor parte de las veces. Han llegado a utilizar incluso a algunos países hermanos contra otros, atizando el odio de unos contra otros.

Reitera que los grupúsculos que tratan de destruir a Venezuela están financiados por Washington y apoyados por la CIA. Y ante el pedido que han hecho dirigentes de la oposición para que la OEA intervenga, clama: “¡Aquí no vendrá OEA ni nadie! Aquí lo que hay es un pueblo libre y una patria soberana”.

El gobierno ha captado una comunicación radial, donde se dice que continuaría la violencia y que ya Venezuela es un país ingobernable, sugiriéndose que la OEA debe ir preparando una reunión para aplicarle la Carta Democrática y que los marines de Estados Unidos deben estar listos para intervenir. Al decir esto, su cuerpo íntegro vibra, y de su garganta brota un centelleo que enardece a la multitud:

Bueno, bastante montaña hay aquí. Yo les voy a decir algo, bastante sabana hay aquí, bastantes islas hay aquí, bastante selva hay aquí, bastante tierra hay aquí.
Y saben una cosa, bastante pueblo hay aquí. Y saben otra cosa, bastantes cojones hay aquí para defender esta tierra, para defender esta patria, de cualquier intruso que pretenda venir a humillar la dignidad de esta tierra sagrada, de la Venezuela de todos nosotros… ¡Carajo!

Luego califica a Bush de pendejo (tonto), por haber creído en 2002 que Chávez no tenía el apoyo de los militares ni del pueblo, y ahora los “intervencionistas e imperialistas” que lo rodean “vuelven a calentarle la oreja”. Adelanta que se ha reunido con dirigentes obreros del petróleo “y debe saber el Señor Bush, que si se le ocurre la locura de tratar de bloquear a Venezuela, o peor aún para ellos de invadir a Venezuela (…) pues algo que me decían los trabajadores petroleros, si eso llegará a ocurrir sepa el pueblo de los Estados Unidos que lamentablemente ni una gota de petróleo les llegará desde Venezuela”.

Y como el gobierno de Bush ha amenazado que si ello ocurriera embargarían la empresa venezolana Citgo –que posee 13 mil estaciones de gasolina y ocho refinerías en Estados Unidos–, él no se queda corto: “Lo que es igual no es trampa”, expresa en jerga popular. Y agrega: “Si es que se les ocurre, ellos aquí tienen bastantes instalaciones, (…)”.

5

Estas reflexiones de Chávez sobre el imperialismo y sus denuncias a la intromisión de Estados Unidos en los asuntos internos de Venezuela, junto a las resueltas posturas que adopta frente al agresor foráneo, lo afianzan entre los dirigentes antimperialistas más corajudos y lúcidos del mundo, al despegar el siglo XXI.

Más aún, porque a doce años de desaparecer la Unión Soviética y campear sin contrapeso Estados Unidos, la palabra “imperialismo” casi ha desaparecido del léxico de la izquierda y también las posiciones firmes contra él. Los cañonazos que el irreverente líder lanza a la coraza imperial, provocarán reacciones más feroces de Estados Unidos y, en la otra orilla, servirán para ahondar la Revolución Bolivariana y avivar el antimperialismo en nuestra América. ¡Enhorabuena!

 *Fragmento inédito del tercer tomo de la Biografía de Hugo Chávez, que el autor escribe actualmente.

En Video, fragmento de un discurso de Chávez

Origen: La hora del antimperialismo ( Video)

Bolivia apoya a Venezuela ante acoso político injerencista

COMUNICADO

Apoyo al Gobierno y al pueblo de la República Bolivariana de Venezuela

Comunicado

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia, a nombre del Gobierno y del pueblo boliviano, expresa su solidaridad e incondicional apoyo a la hermana República Bolivariana de Venezuela ante un nuevo ataque y acoso político que intenta fracturar la democracia, desestabilizar al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro y desconocer la Constitución Venezolana.

Ese tipo de acciones solamente atentan la unidad de Latinoamérica y El Caribe y responden a intereses extraterritoriales, con claros actos de injerencia que vulneran el Derecho Internacional y la convivencia pacífica entre países hermanos.

Invitamos a todos los países de la Región y del mundo a trabajar juntos por la unidad de los venezolanos y que en dialogo entre las Partes puedan construir su futuro y desarrollo como país.

Bolivia hace votos para que los postulados y principios de la Carta de las Naciones Unidas y el alto nivel de solidaridad entre Estados soberanos sean los que prevalezcan en nuestro relacionamiento como pueblos y naciones con historias comunes.

                                                                                                                                                               La Paz, 30 de marzo de 2017

Origen: Bolivia apoya a Venezuela ante acoso político injerencista