2 milímetros para conseguir la botella de vino perfecta (Vídeo)

Tomado de proZesa

Si hay algo que la experiencia te acaba enseñando tarde o temprano es que las manchas de vino tinto en un mantel son muy difíciles de limpiar.

Esto puede ser un problema menor en caso de que nos importe poco lo que le pase al mantel, pero un drama de proporciones bíblicas si el mantel afectado es una de esas piezas familiares valiosísimas, que solo se utilizan en la comida de Navidad o en ocasiones muy especiales.

La bronca que corremos el riesgo de recibir si derramamos una gota convierte el placentero acto de tomar un buen vino en una situación estresante que vivimos con angustia y nerviosismo.

La buena noticia es que el trauma de manchar el mejor mantel de su suegra también lo sufrió el biofísico Daniel Perlman, de la Brandeis University. Daniel sospechó que la culpa de todo la tenía el diseño deficiente del cuello de las botellas de vino.

Tras años de estudio dio con la solución: El problema desaparecerá si los fabricantes de botellas realizan una hendidura de 2 milímetros de profundidad en el cuello de la botella.

De esta forma el vino que normalmente resbalaría por la botella para acabar cayendo a la mesa se frena ante esa hendidura y se vierte en la copa íntegramente.

¿Magia? No, física de fluidos. Observad:

 

Vía: nopuedocreer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s