Papa Francisco: el tormento de la MUD

Tomado de MISION VERDAD

En momentos álgidos de la coyuntura política venezolana, los pronunciamientos y declaraciones del Papa Francisco han significado para la oposición venezolana un atolladero de incongruencias y una agudización de sus contradicciones internas. Recordemos el año pasado, pocos días después de que el CNE suspendiera el proceso de referendo revocatorio por evidencias de fraude e irregularidades, el presidente Nicolás Maduro era recibido por la máxima autoridad de El Vaticano en Roma para agilizar la propuesta de Mesa de Diálogo con los acompañantes de Unasur.

En la noche del domingo 31 de octubre distintos voceros de la oposición venezolana, así como el secretario general de la MUD en aquel momento, Chúo Torrealba, asistían a la primera reunión de la Mesa de Diálogo directamente con el presidente Maduro. El 22 de noviembre, la repercusión y respaldo internacional a la Mesa de Diálogo rondaba por varios organismos multilaterales, bloques regionales y países de peso en la geopolítica global, imponiéndoles una fuerte presión a los actores opositores para que se comprometieran a cumplir con los acuerdos establecidos en la primera reunión. Hasta Luis Almagro en aquel momento tuvo que bajar su perfil injerencista para guardar las apariencias.

Incluso aquella marcha convocada por la MUD que planteaba un supusto nocáut final en Miraflores, el 3 de noviembre de 2016, fue desconvocada por la petición del Papa Francisco, lo cual trajo como consecuencia para los partidos que tomaron la decisión (Acción Democrática, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo) una lluvia de fuertes críticas, insultos y decepciones por parte de los seguidores y voceros más radicales, como Freddy Guevara y María Corina Machado.

Con sus últimas declaraciones el Papa Francisco vuelve a recordar cosas que a los dirigentes de la oposición no les gusta escuchar.

Con esto nos referimos a sus palabras en una conferencia de prensa después de una gira por Egipto.

En esta conferencia, el Papa afirmó que la instancia de diálogo en Venezuela, auspiciada por la Unasur y El Vaticano, no resultó “porque las propuestas no eran aceptadas, o se diluían, eran un sí-sí, pero no-no”.

Francisco, además, sostuvo que estaba al tanto del “intento de relanzar la mesa de diálogo”, que en su opinión debería tener condiciones muy claras. Sin embargo, remarcó que “parte de la oposición no quiere y está muy dividida” en relación a esta instancia.

Luego de estas declaraciones, no pasó más de un día para que la misma Diana D’Agostino, esposa del dirigente adeco Henry Ramos Allup, le diera la razón a través de un audio filtrado en el programa La Hojilla.

En este audio, D’Agostino expresó que hay sectores de la Mesa de la Unidad Democrática que buscan participar en un diálogo con el Gobierno para asegurar la realización de elecciones regionales.

Mientras que hay sectores de Primero Justicia y Voluntad Popular, como el de Henrique Capriles Radonski y Freddy Guevara, que buscan incendiar las calles venezolanas “porque no tienen nada que perder”.

Lo que a su juicio ha llevado a que el mismo Henry Ramos Allup ordenase a Acción Democrática levantarse de la reuniones de la MUD ante la negativa de que Freddy Guevara y Lilian Tintori cedan el liderazgo y roten las vocerías de las marchas antichavistas. El año pasado Henry Ramos Allup envió un emisario y participó de forma delegada en la Mesa de Diálogo.

Sin embargo, esta no fue la única reacción en cadena posterior a las declaraciones del Papa Francisco, ya que Henrique Capriles Radonski tuvo que salirle al paso para decir “que es mentira que la oposición esté dividida, que unos quieran diálogo y otros no”.

Haciendo un malabarismo verbal para sostener que “todos los venezolanos queremos diálogo, pero uno que no sea Zapatero” (en alusión al expresidente español a cargo de la instancia auspiciada por la Unasur), llegó al extremo de confrontar al Papa Francisco, recordándole que en Venezuela ha “habido un autogolpe y protestas que han dejado más de 30 muertos”.

Declaraciones que evidencian lo descolocada que queda gran parte de la dirigencia antichavista ante las expectativas instaladas en sus seguidores de “salir de Maduro” en el cortísimo plazo. Ubicándose automáticamente en un lugar incapaz de salir sin costos políticos en caso de asumir la participación en una Mesa de Diálogo.

Todo esto los expone ante la mediática internacional y deja en evidencia las falsedades construidas para alimentar la insurrección contra el país, tal como les sucedió el año pasado. Sentando las bases para aislar a quienes no deseen participar en la Mesa de Diálogo para continuar “incendiando” las calles y aumentando los costos a lo interno y externo para quienes así lo decidan.

No por nada las voces más radicales de la intelectualidad antichavista se animan poco más que a calificar al Papa Francisco como “un agente de Maduro”.

Las declaraciones del Papa Francisco vuelven a dejar en evidencia las grandes contradiccciones y diferencias del antichavismo con respecto a sus propios planes y a cómo son presentados ante el país. Henrique Capriles Radonski y Henry Ramos Allup protagonizan la primera parte de este nuevo cisma en ciernes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s