Víctor Hugo Morales: “Esto es también para los indiferentes”

Escrito por  Paquita Armas Fonseca / Cubasí
A raíz de la elección de Lenin Moreno como presidente de Ecuador, le realicé algunas preguntas a Victor Hugo Morales sobre el significado que tenía esa derrota de la derecha continental.
Quise conocer su opinión porque si es reconocido como uno de los mejores narradores de fútbol  del mundo, también ocupa un destacado lugar como analista de  de episodios políticos, especialmente  en Sudamérica y en particular en Argentina.

Mentir a diario: Despidos, estafa  mediática y entrega del país en la Argentina neoliberal de Mauricio  Macri. Victor Hugo Morales en contrapunteo con Mateo Grille  y Un grito en el desierto son los dos de sus numerosos libros que he tenido el placer de leer.

Y  miento.  En esa entrevista última que le hice le pregunté ¿Cómo va la escritura de su último libro?, esta fue su respuesta: “Está terminado. Habla de la justicia avalando a la mafia mediática del país. No creo haber hecho nada mejor en mi vida. Estoy feliz con este libro, al que le falta ponerle la firma.”

Ya lo leí, aunque se presentó en la Feria del Libro de Argentina el sábado 29 de Abril. Entonces son tres los títulos que he leído y realmente lo disfruté de principio a fin, por supuesto el último en la computadora no en papel.

Victor Hugo escogió la forma novelada para narrar una historia de cuarenta  años atrás y que tiene plena vigencia hoy: Papel Prensa, el grupo de tareas, es  el título de un volumen que cuenta sin desdeñar datos, cifras, el horror de las torturas, una historia de de estafas y trucos judiciales, que tuvo como escenario una fábrica de papel, pero que iba más allá: entregar el poder a  la prensa de la más rancia derecha.

Los nombres de Videla, Magnetto, la familia Graiver,  son comunes en el texto, pero con las denuncias basadas a veces en las propias entrevistas realizadas  por Victor Hugo, como este fragmento que narra:

“No, no, perdóneme pero yo quiero decir algo demasiado importante que pasó antes. Estando en México una persona sumamente importante, muy conocida, Gabriel Alarcón, le dijo a David que tenía que vender las acciones de Papel Prensa porque si no lo hacía, le iba a costar la vida”.

Lidia Papaleo interpuso esa respuesta textual a la pregunta sobre las amenazas recibidas cuando en 2010, en el programa de televisión Bajada de Línea, el autor de este libro le preguntó sobre ese tema. En el escenario de sus recuerdos, una potente luz debe haberla conectado con un hecho que podría ser crucial a la hora de entender la muerte de su marido”.

Lidia estuvo presa cinco años, fue torturada, y recuerda a Magnetto diciéndole que vendiera Papel Prensa, porque ella y su familia corrían peligro.

Este es sólo un ejemplo: el libro es de principio a fin una denuncia  al poder  que aúpa a los grandes consorcios como Clarín y dominios judiciales que sigue existiendo, aunque los militares  no estén el poder.

Según escribe Karina Micheletto  con el título Este tema nos sigue asfixiando hoy,  en Página Doce “Durante una hora y media y casi sin pausa, Morales fue desgranando una historia del pasado y del presente. Como en el libro, lo hizo a partir de nombres de participantes de esta historia, cuyas fotografías fueron pasando por una pantalla: el juez Julián Ercolini, que el año pasado sobreseyó a todos los imputados en la causa Papel Prensa sin siquiera llamarlos a declarar (el mismo que procesó a Cristina Kirchner); el fiscal Picardi, que apeló estos sobreseimientos de  Ercolini; el fiscal general Germán Moldes, que luego retiró la apelación de Picardi; el general Oscar Gallino, que manejaba la tortura con la orden de “investigar” e “interrogar” a los Graiver; los periodistas Juan Alonso y Cynthia Ottaviano, que entrevistaron a Isidoro Graiver , testigo clave de esta trama, y por supuesto Héctor Magnetto, de quien Papaleo sigue recordando la mirada al obligarla a firmar la venta de sus acciones, entre muchos otros.   “Este libro tiene una forma de novela, he recorrido todas las voces posibles”, explicó Morales. “Cuenta el comienzo criminal e increíble de esta historia: no fue solamente torturar a Lidia, meter preso a Ianover, matar en la tortura al secretario de Graiver. Además no pusieron un solo peso para pagar Papel Prensa. Así opera Clarín. Así se quedaron con todo, así hoy se quedan con el fútbol. Esto es también para los indiferentes, para los cómodos, para los que dicen ‘Papel Prensa pasó hace cuarenta años’. No: esto nos sigue asfixiando hoy”. Tras la sucesión de datos y análisis históricos y de actualidad, el autor redondeó: “Este nuevo libro tiene que ver con otro grito. Es el grito que han dado ustedes en la mesa de su casa, en el club de su barrio. El de quien no se resigna a aceptar mansamente lo que le dicen y sabe que, como ciudadano, tiene la responsabilidad de buscar, analizar, chequear la información. El de quien sigue pensando que un mundo un poco más justo es posible”.

Creo que este es un libro de estudio para cualquier escuela del mundo.  Aquí se demuestra como la “prensa libre” puede estar embarrada hasta de sangre no sólo de especulaciones llenas de suciedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s