“Fake news” en torno a la Asamblea Nacional Constituyente

Tomado de MISION VERDAD

La convocatoria a Asamblea Nacional Constituyente por parte del presidente venezolano Nicolás Maduro, como alternativa electoral a la inflexión política venezolana, ha sido controvertida por el antichavismo alineados dentro y fuera de Venezuela, que justamente han inducido una conmoción estructurada para propiciar un desplazamiento en el poder político venezolano.


Falso. El gobierno estadounidense en pleno y deliberado desconocimiento de la Constitución venezolana, infiere que la convocatoria a Constituyente es una creación de Maduro, una invención y cambio de reglas.

La Constituyente está señalada en la Constitución venezolana en su Capítulo III, artículos 347 al 350, como una atribución del Jefe de Estado bien sea para la reforma constitucional, redacción de nuevo texto constitucional, o para la reforma estructurada del Estado. Maduro ha acudido también a la convocatoria constituyente con los fines de establecer un debate nacional para la construcción de la paz, a la vista de los desacuerdos visibles en las instancias políticas y la intransigencia, no deliberación y estampida violenta de la derecha venezolana.


Falso. Intentando aplicar al contexto actual el referéndum consultivo que hizo Chávez para la convocatoria a Constituyente de 1999, Almagro manipula la opinión pública internacional obviando detalles importantes: Chávez tuvo que llamar a referéndum consultivo a inicios de 1999, dado que su proceso constituyente se hizo en el marco de la Constitución vigente en ese entonces, la de 1961. En la Constitución venezolana actual se prevén los mecanismos de convocatoria y efectivamente el Presidente, el parlamento, los cabildos municipales y el 15% del electorado, están facultados por diversas vías a convocar a Constituyente sin referéndum consultivo. El artículo 348 de la Carta Magna venezolana donde quedan señalados los mecanismos de convocatoria, en ningún lugar aparece el empleo de referéndum consultivo.


Falso. Acorde a la convocatoria a Constituyente oficializada en Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela el día 3 de mayo, la consulta se hará por “votación directa y secreta” en ámbitos territoriales y además también serán electos constituyentistas por voto directo y secreto, en los ámbitos sectoriales que decida el Consejo Nacional Electoral (CNE). El presidente Maduro consignó este miércoles 3 de mayo el decreto con el cual solicita la activación de un proceso constituyente ante el máximo ente comicial de Venezuela.


 Falso. Almagro arremete contra el espíritu de la convocatoria constituyente al desconocer que se trata en realidad de una convocatoria político-electoral que pretende colocar en medición a las fuerzas políticas nacionales, abriendo además el objetivo profundamente democrático de empoderar al pueblo de la facultad de decidir los destinos nacionales en momentos de alta densidad y turbulencia.

Paradójico es también que el llamado a “elecciones generales” con el que la OEA patrocina al antichavismo venezolano, es señalado como un camino “democrático y apegado a derecho”, aunque la vía de “elecciones generales” no esté ni tácita ni explícitamente señalada en la Constitución venezolana como mecanismo para superar conflictos políticos.

Falso. Partiendo del señalamiento de que se pretende “asesinar la obra de Chávez”, los actores del antichavismo obvian que la única derrota electoral de Chávez tuvo lugar en 2007 en un intento de reforma constitucional. En esencia, una reforma a la Carta Magna vigente en la actualidad implica la vía Constituyente y electoral, que como ha señalado Maduro apunta a atender el espíritu de la obra inconclusa de Chávez que fue truncada en su momento.

¿Qué pretenden los falsificadores de la verdad?

Los factores alineados a EEUU, en la OEA y en la gendarmería antichavista en Venezuela, estructuran una agenda de asedio y golpe continuado contra las instituciones venezolanas. La legitimación de la tergiversación y la práctica articulada de deformación de la verdad por estos actores, en esencia y específicamente en el caso venezolano, son idénticas al “asesinato de la verdad” que ocurre en toda guerra.

Existe una guerra no convencional contra Venezuela emprendida desde los poderes fácticos que se perfilan para la recaptura del poder político y las riquezas venezolanas. Mediante estas matrices y afirmaciones, que distorsionan la realidad, elaboran ampliaciones al expediente contra Venezuela y anexan elementos a la construcción de una matriz adversa contra el chavismo, que sirve como elemento de manufactura de consensos a nuevas escaladas intervencionistas contra Venezuela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s