“Lacayo” Julio Borges se reúne con un peligroso general gringo en la Casa Blanca

Tomado de MISION VERDAD

Julio Borges, el supuesto presidente de la Asamblea Nacional (aún) en desacato, se reunió con el teniente general H.R. McMaster, quien preside el Consejo de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump.

 

La reunión formó parte de una visita por parte del dirigente de Primero Justicia a Washington DC, quien coordina con las caras más visibles del establishment estadounidense nuevas agresiones contra Venezuela luego del anuncio de los senadores Marco Rubio, Ben Cardin, John McCain y compañía de una próxima tanda de sanciones contra el país.

McMaster sería una figura muy importante en el marco de esta gira de Borges, ya que luego de reunirse con senadores del Congreso gringo, Luis Almagro y el vicepresidente Mike Pence, el asesor de seguridad nacional de Trump es la figura más influyente para el presidente norteamericano con relación a temas militares y geopolíticos.

Precisamente, McMaster tiene conocimiento de causa sobre cómo se fabrica una guerra para ser aceptada por la población civil estadounidense y por la llamada comunidad internacional. Su libro Dereliction of Duty (podría traducirse como Negligencia del deber) publicado en 1997 es un análisis sobre cómo el gobierno gringo mintió a su pueblo y a los países aliados de EEUU para entrar en la guerra contra Vietnam en los años 60 del siglo pasado, y las posteriores consecuencias del fracaso norteamericano en esa guerra en particular. Por supuesto, abogó por un mayor número de tropas y una beligerancia mayor a la implantada por el ejército gringo.

McMaster se erige entonces como un conocedor de tácticas y estrategias para fabricar una guerra, y por ello fue empujado a liderar el Consejo de Seguridad Nacional actual. La reunión con Julio Borges no está signada por la inocencia.

McMaster de la guerra

El teniente general McMaster es considerado un aventajado alumno de James Petraeus, renombrado militar neoconservador. George W. Bush lo puso como jefe de la Fuerza Multinacional-Irak, puesto desde el cual comandó a todas las fuerzas de coalición en Irak. También fue director de la CIA entre 2011 y 2012 durante la administración Obama.

A McMaster le fue encomendada la tarea, delegada por el presidente Bush hijo, de sacar al ejército gringo del desastre militar que representaba la insurgencia iraquí de 2003-2005 que tuvo su punto cenit en la Operación Restaurando Derechos, muy elogiada tanto por el entonces Presidente de EEUU como por la mediática corporativa de ese país.

Bajo el mando de Petraeus en Irak, McMaster diseñó la guerra sectaria entre suníes y chiíes de 2006-2007, que fracturó la resistencia nacionalista iraquí en contra de las tropas invasoras estadounidenses. Por este plan se ha ganado el mote de “pensador de la guerra”.

Ese enfrentamiento entre grupos iraquíes, fabricado por la cizaña artificial provocada por los EEUU entre suníes y chiíes, condujo a la conformación de otras bandadas que mutaron luego en lo que hoy conocemos como Estado Islámico o Daesh.

La carrera militar de McMaster está signada por la fabricación de guerras en diferentes escalas. Su experiencia sirve ahora al presidente Trump en un momento crítico global.

En este reporte audiovisual de Newsbud sobre McMaster se afirma que el asesor de seguridad nacional de Trump manipula los informes de inteligencia para provocar una invasión de facto en Siria, en un momento en el que la balanza contra los grupos terroristas se encuentra a favor del ejército sirio y sus aliados. De ahí el ataque de EEUU a una base siria en los primeros días de abril de este año.

De hecho, McMaster ha invocado a través de los medios corporativos estadounidenses un “cambio de régimen” en Siria, aun cuando la popularidad del presidente Bashar al-Assad en su propio país es irrefutable.

Igualmente, el experimentado McMaster se pronunció, a través del citado comunicado de la Casa Blanca, sobre Venezuela y alienta también el “cambio de régimen” en nuestro país. Otra evidencia de dónde proviene la guarimba nacional e internacional.

Estados y alcaldías opositoras: lugares predilectos para la violencia

Tomado de MISION VERDAD

Los focos de violencia se destacan por estar ubicados en municipios que son gobernados por partidos de oposición. En la mayoría de los casos, las autoridades de estas entidades avalan directamente a los grupos violentos que comandan hechos de violencia o se desmarcan interesadamente para no asumir costos políticos.

 

Baruta, Chacao y Sucre como muestras del estado Miranda

En el último mes, gran parte de los hechos de violencia han ocurrido en estos tres municipios de Caracas gobernados por Gerardo Blyde, Ramón Muchacho y Carlos Ocariz, de Primero Justicia, respectivamente. Todos políticos del partido de Henrique Capriles Radonski, a cargo de estos municipios como gobernador del estado.

En estas zonas de Caracas es donde se han visto, por ejemplo, el uso de armas de fuego por parte de manifestantes, el linchamiento de policías, incendio de ambulancias, ataque a sedes públicas como la Dirección de la Magistratura del Tribunal Supremo de Justicia y el lamentable asesinato de dos jóvenes estudiantes como Juan Pernalete y Armando Cañizales, ambos casos donde se presume que fueron asesinados por grupos violentos antigubernamentales.

Tal ha sido la permisividad de estas autoridades que hasta el propio alcalde de Chacao, Ramón Muchacho, se dejó filmar cerca de los encapuchados, cuyo único fin es generar hechos de violencia contra las fuerzas de seguridad de Venezuela para la puesta en escena de imágenes que deslegitimen al Gobierno Bolivariano en el exterior.

Irribarren, Palavecino y el estado Lara

De la misma forma este modus operandi se repite en el estado Lara gobernado por Henri Falcón, del partido opositor Avanzada Progresista. El mismo partido que gobierna en los municipios Iribarren y Palavecino (Cabudare) por parte de Alfredo Ramos y José Barrera, respectivamente.

Ambos municipios han sido protagonistas de recientes hechos de violencia como el incendio de camiones de Mercal y una sede de Misión Nevado, junto al frecuente asedio a instalaciones públicas. Llegando a situaciones límites como la que ocurrió este martes cuando un grupo de encapuchados secuestró una gandola de combustibles bajo la amenaza de que la encenderían (como efectivamente lo hicieron) en caso de no liberarse a 141 de sus “compañeros”.

Hechos que ocurrieron con la complicidad del gobernador del estado, Henri Falcón, quien los trató como si fueran manifestantes pacíficos que realizaban un legítimo reclamo al Estado. El formato de negociar ante los medios de comunicación es una práctica habitual entre los grupos terroristas (creados y financiados por EEUU) como Al-Qaeda y el Estado Islámico.

La complicidad pasiva y activa de la autoridad política de estas zonas, por otro lado, ha alcanzando niveles tal que hasta los propios camiones del municipio Iribarren de Alfredo Ramos han sido los encargados de descargar basura para facilitar la colocación de barricadas.

Nauganagua y San Diego del estado Carabobo

Ambos municipios son gobernados por Alejandro Feo La Cruz y Rosa Brandioso de Scarano del partido Voluntad Popular. A diferencia de los dos estados antes nombrados, Carabobo es gobernado por Francisco Ameliach del Partido Socialista Unido de Venezuela, quien frecuentemente ha denunciado los hechos de violencia protagonizados en estos dos municipios.

Nauganagua y San Diego, sin embargo, han sido los municipios con mayor violencia registrada con muertes de manifestantes y policías en choques, en los que los primero han usado armas de fuego para atacar reiteradas veces casillas de las fuerzas de seguridad. Entre los lamentables asesinatos destacan los del estudiante Hecder Lugo, en circunstancias aún no aclaradas, y el Policarabobo Gerardo Barrera, por un disparo en la ingle en medio de una protesta. Ambos casos se encuentran actualmente en investigaciones.

Estos hechos violentos en ambos municipios de la ciudad de Valencia han recrudecido en los últimos días. A tal punto que este jueves, bandas armadas fueron las encargadas de dirigir el saqueo a más de 90 comercios de los dos municipios, obligando a las autoridades a aplicar un plan especial para restituir el orden público en estas zonas.

Otras alcaldías y antecedentes

En la lista de municipios con focos de violencia también destacan San Cristóbal, estado Táchira; Libertador, estado Mérida; y Los Salías, estado Miranda. El primero gobernado por Patricia Ceballos del partido opositor Voluntad Popular, y los dos últimos por Carlos García y José Fernández de Primero Justicia.

Ambas fuerzas políticas implicadas en las protestas violentas auspiciadas en el exterior por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y altos funcionarios de la administración Trump como su vicepresidente Mike Pence y su presidente del Consejo de Seguridad Nacional, H.R. McMaster, con quienes el máximo representante de la Asamblea Nacional en desacato, Julio Borges, ha tenido sendas reuniones en su paso por la Casa Blanca.

Para nada asombra la actuación de estos dos partidos, junto a Avanzada Progresista, Acción Democrática y Alianza Bravo Pueblo, debido a que han sido protagonistas del fallido intento insurreccional de 2014 denominado “La Salida”, y también de los saqueos sucedidos en 2016 durante el primer pedido de aplicación de Carta Democrática por parte de Almagro.

¿Por qué es necesario derribar a Venezuela?

Bruno Sgarzini | MISION VERDAD

 

La mejor forma de conocerlo es verificar las principales tesis de los tanques de pensamiento que hoy dibujan la política exterior estadounidense, a partir de los intereses de las corporaciones que las financian.

Decimos esto ya que la Administración Trump, lejos de haber inaugurado una nueva política exterior estadounidense, ha continuado con las líneas generales de la estrategia del pensamiento neoconservador que hoy coloniza la mayoría de las tomas de decisiones de su gobierno, junto a las acciones que se adelantan desde el congreso estadounidense.

En este sentido, difícilmente se pueda comprender la urgencia por derribar al chavismo, sin tomar en cuenta las tesis planteadas por los principales tanques de pensamiento a nivel global y regional. Tanto por su nivel de influencia, como por su relación con los hechos ocurridos en la arena internacional, es que este ejercicio de ubicación política busca codificar la situación venezolana en el marco de una estrategia global.

Una hoja de ruta global para comenzar a entender la inserción del conflicto venezolano

A mediados de 2016, el Centro para una Nueva Seguridad Americano (CNAS) presentó un informe titulado “Expansión del Poder Americano”, basado en una serie de recomendaciones destinadas a generar un consenso en la clase política estadounidense para “asegurar la longevidad del sistema internacional favorable a los Estados Unidos”.

En este trabajo el tanque de pensamiento bipartidista recomienda reformas económicas puertas adentro, como una reestructuración de la deuda y una reforma fiscal, para fortalecer las bases del aparato estadounidense con el fin de aumentar los gastos militares, económicos y diplomáticos para extender su poder en Asia, Europa y Medio Oriente, las tres regiones reconocidas como claves para el futuro global.

De esta forma, Estados Unidos “podría disuadir diplomáticamente y militarmente a las potencias revisionistas (en referencia a China y Rusia) de cuestionar el actual orden internacional liberal, evitando un conflicto militar a nivel mundial (sic)”. Con base a estas propuestas es que este tanque de pensamiento plantea militarizar el Mar Sur de China y propone una reforma de la OTAN para fortalecer su despliegue en las fronteras europeas con Rusia.

Todas propuestas que la administración Trump ha aplicado en la práctica, como continuación de las políticas de Obama, junto a otras de índole específico directamente relacionadas con Rusia, como es la conformación de “una zona segura en el norte de Siria para ubicar allí a refugiados y fuerzas aliadas de Estados Unidos” con el fin de promover la partición de este país y poner un freno a Moscú luego de su ingreso en esta guerra.

Incluso hasta los últimos encuentros de Trump con el presidente chino, Xi Jinping, forman parte de esta búsqueda de que la potencia asiática ascienda pacíficamente dentro del orden internacional favorable a las corporaciones estadounidenses. Es por eso que esta hoja de ruta global bien vale la pena ser citada ya que forma parte de un consenso generalizado en los tanques de pensamiento relacionados a figuras de la administración Trump, como el secretario de Defensa James Mattis, y el asesor de seguridad nacional H.R. McMaster.

Buscan llevar el actual conflicto venezolano a un terreno de “suma cero”

¿Qué tiene que ver Venezuela con esto?

Como es sabido, Venezuela es la principal fuente de recursos petroleros del mundo, junto a una gran gama de reservorios acuíferos, gasíferos y mineros estratégicos para la industria tecnológica, espacial y militar de cualquier aparato que pretenda proyectar poder en otras partes del mundo. Es por eso que asegurar este territorio como una línea de suministro barata y segura es estratégico para cualquier plan de expansión de poder proyectado en el mundo.

El ejemplo más claro se encuentra en el extracto del trabajo del Centro para una Nueva Seguridad Americana en el que se habla de la importancia de que Estados Unidos obtenga cierta ventaja en los mercados energéticos que le ayude a extender el poder en otras partes del mundo. Lo que significa que Venezuela regrese a su estatus anterior, en la que las herederas de la Standard Oil Company (Exxon, Chevron, Conoco Phillips, entre otras) controlaban directa e indirectamente la industria petrolera venezolana dándoles precisamente esa ventaja estratégica.

En este momento es ampliamente sabido que en Venezuela hay, al menos, 24 transnacionales petroleras en acuerdos con Pdvsa y el Estado venezolano, bajo esquemas mixtos de explotación. Desde esta perspectiva es que se comprende que transnacionales como Exxon Mobil y Chevron financien sanciones contra Venezuela, incluso controlando el Departamento de Estado, y que tengan especial relación con el dinero de los tanques de pensamiento que diseñan iniciativas contra el país.

Entre los muchos ejemplos se encuentra la reciente propuesta del Consejo de Relaciones Exteriores, realizada en el congreso estadounidense, para afianzar el cerco externo a través de la OEA, y la visita de Luis Almagro al Instituto Americano de la Empresa días antes de la presentación de su pedido de aplicación de la Carta Democrática contra Venezuela.

Todas iniciativas que se han venido conjugando con el apoyo explícito de otros tanques de pensamiento como el Consejo de las Américas y del Atlántico, ambos constituidos por compañías especialmente interesadas en los recursos naturales del país, sin la mediación del Estado venezolano.

¿Y la ecuación regional?

Sin embargo, Venezuela también debe ser entendida como la llave para asegurar a América Latina como una línea de suministro de recursos naturales y mano de obra barata para la misma estrategia antes mencionada a nivel global, después de los cambios de gobierno favorables a esta política en Argentina y Brasil.

En ese sentido es que se encuentra la propuesta del Consejo del Atlántico para que el Mercosur y la Alianza del Pacífico converjan en un área de libre comercio, que permita a la región ingresar a una megaplataforma comercial con Estados Unidos y Europa para penetrar con mayor fuerza en Asia. Iniciativa que se encuentra en pleno proceso de aplicación con las conversaciones entre los dos organismos regionales, previo a haber suspendido a Venezuela del Mercosur violando la legislación de esta unión comercial.

Sin duda sacar al chavismo de la ecuación prácticamente terminaría con el principal escollo para este plan regional, acorde a la estrategia global promovida por estos tanques de pensamiento.

De esta forma es que se comprende el nivel de intensidad puesto a presionar contra Venezuela para terminar también con su “mala influencia” en la región, buscando llevar el actual conflicto político a un terreno de “suma cero” en el que se sabotee desde fuera todo intento de lograr un consenso político nacional, que no sea tutelado y deje en los venezolanos la resolución de su crisis.

Como si estuvieran aplicando todas las ideas e iniciativas que los embajadores de Estados Unidos en América Latina discutieran allá por el año 2007 para acabar con la influencia “negativa” de Hugo Chávez.

Con diálogo fortaleceremos la paz de Venezuela reitera Maduro

"Levantemos con fuerza la palabra y la pasión por la patria. Digamos amor: Constituyente Sí- Violencia No", expresó Maduro.

“Levantemos con fuerza la palabra y la pasión por la patria. Digamos amor: Constituyente Sí- Violencia No”, expresó Maduro. | Foto: AVN

El mandatario venezolano aseguró que solo el diálogo entre los actores políticos, económicos y sociales fortalecerá las garantías de paz para todos los ciudadanos de la nación.

El presidente Nicolás Maduro enfatizó este domingo que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) es una gran diálogo nacional inmerso en un proceso democrático, popular y libre en donde se buscan las respuestas para consolidar la paz.

“Votos sí, balas No. Constituyente ya. Basta de violencia criminal y terrorista contra el pueblo. Venezuela quiere paz, trabajo y prosperidad. El camino es el Poder Constituyente”, agregó el Maduro en un segundo mensaje.

El Presidente condenó el llamado a la violencia que realiza un grupo de la derecha, sectores que promueven la violencia, a través de grupos terroristas, con el fin de justificar una intervención extranjera.

Maduro además celebró los encuentros realizados durante el fin de semana, en los cuales venezolanos de varios sectores sociales debatieron estrategias, propuestas y políticas en el contexto de la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente.

“Vivimos extraordinarias jornadas de consultas y debates por el proceso constituyente. Vamos caminando a paso de vencedores con rumbo a la paz y la soberanía”, comentó .

Durante la última semana se activaron foros de intercambio en todo el país con la dirección de la Comisión Presidencial para la Activación de la Asamblea Nacional Constituyente.

La solicitud para activar el mecanismo fue presentada el 3 de mayo ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), para que el pueblo con su voto directo, secreto y universal decida en unas elecciones a los representantes de la Asamblea Nacional Constituyente.

>> Jaua: Proceso constituyente está abierto para todos los que quieren paz

Origen: Con diálogo fortaleceremos la paz de Venezuela reitera Maduro

Venezuela y la OEA: la lógica de la retirada

Tomado de ULTIMAS NOTICIAS
“Almagro, con el apoyo de los EEUU, libra desde hace años una guerra santa contra Venezuela”

Opinión.- El anuncio por parte de Venezuela de que se retirará de la Organización de los Estados Americanos (OEA) ha sido acogido con la habitual burla de los medios de comunicación estadounidenses, la mayoría de los cuales hace mucho tiempo abandonaron cualquier pretensión de neutralidad periodística con respecto a este país.

No obstante, si tomamos un poco de distancia de la línea de los grandes medios de comunicación, la decisión de Venezuela tiene su lógica. La OEA, y en particular bajo su actual secretario general, Luis Almagro, no es exactamente el organismo multilateral que pretende ser. Almagro, con el apoyo de los EEUU, libra desde hace años una guerra santa contra Venezuela. En 2015 intentó deslegitimar durante meses las elecciones a la Asamblea Nacional venezolana, con la acusación de que serían fraudulentas sin la “ayuda” de los observadores de la OEA.

Su comportamiento fue tan fuera de lugar y repugnante que José Pepe Mujica, el ex presidente de Uruguay, denunció a Almagro, su ex ministro de Relaciones Exteriores. “Lamento el rumbo por el que enfilaste y lo sé irreversible, por eso ahora formalmente te digo adiós y me despido”, escribió Mujica, querido y respetado por amplios sectores en Suramérica por su honestidad e integridad. Resulta que Almagro se equivocó por completo, pues las elecciones venezolanas se llevaron a cabo sin problemas y la oposición ganó 56 por ciento de los votos.

Así las cosas, desde cualquier punto de vista objetivo -independientemente de lo que uno pueda pensar de un lado u otro del conflicto en Venezuela-, es difícil considerar la actuación de la OEA como algo distinto a una iniciativa partidista, impulsada por Washington. De hecho, esto nunca habría sucedido hace unos años, cuando la mayoría de los gobiernos suramericanos contaban con una política exterior independiente. Pero hoy día, Brasil, Argentina y Perú tienen gobiernos de derecha que están estrechamente alineados con Washington.

En 2013, cuando la oposición venezolana inició protestas violentas con el fin de revertir el resultado de una elección presidencial democrática en Venezuela, el entonces secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se sumó al gobierno de EEUU y al gobierno de derecha de España como los únicos actores diplomáticos del mundo que no reconocerían los resultados -a pesar de no existir fundamento alguno para los reclamos de fraude por parte de la oposición. Sin embargo, tanto España como Insulza tuvieron que retroceder bajo la presión suramericana, y luego el secretario de Estado John Kerry finalmente cedió.

Estados Unidos ha manipulado con éxito a la OEA en muchas ocasiones para deshacerse de los gobiernos que no le agradaban. Entre los ejemplos recientes está Haití en 2011, cuando una comisión de la OEA revirtió de forma ilegítima los resultados de la primera ronda de las elecciones presidenciales de ese país; junto al golpe de Estado en Haití en 2004, que fue la culminación de un esfuerzo de cuatro años por parte de EEUU y sus aliados -con la ayuda de la OEA- para derrocar al gobierno democráticamente electo. El papel de EEUU/OEA en la destrucción de la democracia haitiana ha pasado en gran parte desapercibido porque la mayoría de los haitianos son pobres y negros.

Los gobiernos latinoamericanos dieron una pelea en el caso de Honduras en 2009, cuando EEUU buscaba legitimar el gobierno que asaltó el poder por medio de un golpe militar. Pero a fin de cuentas, Washington logró impedir que la OEA tomara la postura deseada por la mayoría: que la OEA no reconociera las elecciones posteriores al golpe hasta que el presidente electo democráticamente, Manuel Zelaya, no regresara al poder. Hillary Clinton (para ese entonces secretaria de Estado) admitió que logró bloquear con éxito el retorno de Zelaya, en su libro de 2014, Decisiones difíciles.

La manipulación de la OEA por parte de Washington en 2009, en apoyo al gobierno golpista en Honduras, motivó al resto del hemisferio a crear una nueva organización que excluyera a Estados Unidos y a Canadá.

Pero lo peor del actual intento por parte de Trump y la OEA por deslegitimar al gobierno de Venezuela, es que parece orientarse hacia un cambio de régimen fuera de la ley. Se trata de un guión estándar -la deslegitimación, seguida por el derrocamiento- y que alienta la violencia, cuando de hecho son necesarias las negociaciones. Es algo especialmente relevante en el caso de una oposición que desde el golpe militar de 2002, apoyado por Estados Unidos, se ha visto dividida en cuanto al uso de tácticas pacíficas o violentas. Aquellas personas que estiman que se trata de esfuerzos para ejercer una “presión” constructiva sobre el gobierno venezolano son ilusas o deshonestas, especialmente cuando dicha presión proviene de una OEA tan abiertamente partidista y dominada por Washington, y que por lo tanto carece de legitimidad propia.

Venezuela requiere de una solución negociada porque sigue siendo una sociedad polarizada. A pesar de una inflación del 400 por ciento, una escasez generalizada de alimentos y una disminución del PIB de 17 por ciento el año pasado, el presidente Maduro cuenta con un índice de aprobación de 24 por ciento, según la encuestadora contraria al gobierno más confiable (Datanalisis). A modo de comparación, se trata de una cifra superior a la de los presidentes de Brasil (10 por ciento), Colombia (16 por ciento) y México (15 por ciento). Existe una base de venezolanos que apoya al partido de gobierno y teme lo que podría ocurrir si la oposición tomara el poder; la cual incluye a los militares.

El cambio de régimen violento con frecuencia tiene consecuencias imprevisibles y terribles. Está a la vista lo que ocurrió cuando Estados Unidos decidió seguir esta estrategia en Irak, Siria, Libia, Haití y en otros lugares. Venezuela necesita cambios, tanto en lo económico como en lo político, pero deben producirse de forma pacífica, por medio del diálogo, de negociaciones y de elecciones. La estrategia estadounidense de manipular a la OEA con fines políticos hará que esto sea mucho más complejo y a la vez fomenta una mayor violencia política en Venezuela.

El actual presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, le solicitó hace poco una disculpa a la OEA por haber aprobado la invasión de EEUU a su país en 1965. Hay cosas que nunca cambian.

Javier Couso da lecciones de objetividad a periodista pro derecha venezolana ( Video)

Foto: Captura de pantalla.

Foto: Captura de pantalla.

Javier Couso lo ha vuelto a hacer. En esta ocasión le ha tocado a una periodista de la televisión pública alemana Deutsche Welle (DW), a quien ha puesto en su sitio. En una entrevista sobre Venezuela, la comunicadora pretendía que el eurodiputado de Izquierda Unida cayera en alguna contradicción, craso error.

Como se ve en el video, la periodista de DW interrumpe constantemente y se molesta con Couso, porque su interlocutor no es complaciente. Es decir, porque no dice las respuestas que ella quiere escuchar y transmitir para quienes sintonizan su entrevista.

Couso le da una lección a la periodista, demostrando que está bien informado de por qué no puede haber elecciones presidenciales en Venezuela y respalda sus argumentos con lo que dice la Constitución venezolana; además agrega el Eurodiputado que quienes se levantaron precisamente de la mesa de diálogo fueron los opositores al Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

DW se ha dedicado a una campaña feroz, amarillista y con medias verdades en contra de Venezuela y su Gobierno, es evidente su parcialización en la información que difunde a diario.

En Venezuela no hay diálogo, porque la oposición no se sienta a dialogar con el Gobierno y, recientemente, hasta el Papa dijo que ella está divida y lo más probable es que el ala más radical y extremista de la derecha sea la que imponga su condición de cero diálogo con el Gobierno.

Vea el diálogo entre Javier Couso y la periodista alemana

(Tomado de La República.es)

Origen: Javier Couso da lecciones de objetividad a periodista pro derecha venezolana ( Video)

Emmanuel Macron gana las elecciones presidenciales en Francia

Emmanuel Macron, de 39 años, fue elegido presidente de Francia. Foto: AFP.

Emmanuel Macron, de 39 años, fue elegido presidente de Francia. Foto: AFP.

El centrista Emmanuel Macron, de 39 años, fue elegido este domingo presidente de Francia, el más joven de su historia, evitando así que esta potencia económica mundial cayera en manos de la extrema derecha de Marine Le Pen.

De acuerdo con las primeras proyecciones de los resultados electorales, Macron obtendría 65,5% de los votos, superando a la candidata del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, quien alcanzaría el 34,5% de los votos.

El exbanquero Macron remplazará al socialista François Hollande en una Francia muy dividida políticamente, entre las zonas urbanas (privilegiadas y reformistas) y las desheredadas (tentadas por los extremos).

Emmanuel, que no parece recular ante los desafíos, tiene varios por delante de gran calado como un desempleo endémico de 10%, la lucha antiterrorista y la crisis de la Unión Europea (UE).

Aunque Marine Le Pen, de 48 años, pierde por amplio margen, no es una derrota en toda regla para ella ni para su partido (el Frente Nacional), que ha convencido a entre el 33.9% y el 34.5% del electorado con promesas en contra de la inmigración y el euro. No sólo eso, sino que se ha hecho un hueco entre las principales fuerzas políticas del panorama nacional.

Un vendaval

elecciones-en-francia-2017

En apenas un año, desde que fundó el movimiento centrista ¡En Marcha!, Macron se abrió paso en un país en el que dos grandes partidos tradicionales de izquierda y derecha se alternaban en el poder desde hacía medio siglo.

Se los llevó por delante en la primera vuelta con temas económicos y sociales. Para la segunda partía con una ventaja holgada en las encuestas, reforzada en el debate con su rival, pero eso no le impidió un susto de último minuto, con un pirateo informático masivo de documentos cuyo origen se desconoce y que está siendo investigado por la justicia francesa.

Para el mundo, estas elecciones son un termómetro que mide la fuerza de los populistas y toma el pulso a la Unión Europea tras el triunfo del Brexit en el Reino Unido.

Retos

Emmanuel Macron y su esposa Brigitte Trogneux en el cierre de la campaña por la primera vuelta de las elecciones francesas en el Parc des Expositions de París. Foto: AFP.

Emmanuel Macron y su esposa Brigitte Trogneux. Foto: AFP.

El hombre que ha zarandeado la política con un nuevo partido fascina a propios y extraños. No sólo por su juventud, sino por estar casado con una mujer 24 años mayor que él: Brigitte, la futura primera dama rubia y esbelta que fue su profesora de teatro y estuvo omnipresente en la campaña.

Líderes mundiales de la talla de la canciller Ángela Merkel y del ex presidente estadunidense Barack Obama apoyaron su programa, centrado en la divisa: “una Francia abierta, confiada y conquistadora” en “una Europa protectora”.

Macron será el presidente más joven de la historia de Francia, por delante de Luis Napoleón Bonaparte, quien tenía 40 años cuando fue elegido en 1848, y uno de los más jóvenes del mundo.

Tiene cinco años por delante para dirigir un Estado con armas nucleares, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y motor, junto con Alemania, de la Unión Europea, cuya zona euro quiere dotar con un presupuesto, un Parlamento y un Ministro de Finanzas propio.

Llamada “cordial”

Emmanuel Macron, mantuvo una conversación telefónica “breve” y “cordial” con su contrincante, la ultraderechista Marine Le Pen, según el equipo del joven centrista.

Esta charla tuvo lugar minutos antes de que se conocieran las primeras estimaciones oficiales de la segunda vuelta de las elecciones, que lo convirtieron en el presidente más joven de la historia de Francia.

Los resultados fueron presentados en una pantalla gigante en Marseille. Foto: AFP.

Los resultados de la elección fueron presentados en una pantalla gigante en Marseille. Foto: AFP.

Una partidaria de Macron celebra la victoria del candidato en París. Foto: AP.

Una partidaria de Macron celebra la victoria en París. Foto: AP.

Emmanuel Macron en el momento de depositar su voto. Foto: AFP.

Emmanuel Macron en el momento de depositar su voto este domingo. Foto: AFP.

Macron gana las presidenciales francesas con el 65% de los votos. Foto: EFE.

Macron gana las presidenciales francesas con el 65 por ciento de los votos. Foto: EFE.

(Con información de La Jornada)

Origen: Emmanuel Macron gana las elecciones presidenciales en Francia