A propósito de la final de La Champions: La vendetta de Zidane

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros/Especial para CubaSí
El momento más duro en la carrera futbolística de Zinedine Zidane fue la final de la Copa Mundial de Alemania-2006. Se jugaba el tiempo extra del encuentro, empatado a un gol, cuando el hoy técnico del club Real Madrid propinó un cabezazo al defensa italiano Marco Materazzi.
La reacción, no esperada de un genio a su altura, respondió a un comentario ofensivo de  Materazzi sobre la hermana de Zizou, quien desde entonces ha reiterado que nunca más le dirigirá la palabra. Sin embargo, las imágenes que posteriormente dieron la vuelta al mundo mostraron que, minutos antes, el guardameta Gianluigi Buffon le dijo algo al oído a su defensor, que bien pudo haber sido la clave para desestabilizar al capitán galo.

Durante todo el encuentro Materazzi lo intentó, al punto de que Zidane le dijo que si quería su camiseta, de tanto halársela, se la regalaría al final del choque. Sin embargo, ya la ofensa personal es otra cosa, y al llamado Harry Potter explotó.

Pues bien, no sé si Zidane tiene a Buffon en la mirilla por aquel incidente, porque ha hecho de todo para olvidarlo, pero la final de la Liga de Campeones se antoja el escenario ideal para su vendetta, porque fue uno de los causantes de arruinarle su despedida del fútbol mundial.

Con poco que jugar ya a su avanzada edad, el Loco Buffon sabe que esta será quizás su última oportunidad de alzar el único título que le falta. Hace dos años quedó a un paso de conseguirlo, pero ahora tiene un nuevo chance.

La Juve de ahora, quizás con nombres menos rimbombantes que los de hace dos campañas, juega mucho mejor, es más sólida e inexpugnable, y tiene más hambre de triunfo.

La efectividad de su zaga no ofrece dudas, y la incorporación del brasileño Dani Alves por el carril derecho le dio más profundidad. Él, junto al colombiano Juan Guillermo Cuadrado, puede hacer bastante daño por ese costado, mientras que por el otro estarán su compatriota Alex Sandro y el croata Mario Manzukic, reconvertido en extremo por el técnico Massimiliano Allegri.

Pura magia sale de los botines del volante argentino Paulo Dybala, quien intentará asociarse con su coterráneo Gonzalo Higuaín, ex del Madrid. Si se cumple la ley del ex, que más de una vez ha afectado al conjunto merengue, deben marcar Higuaín o el alemán Sami Khedira, que vestía de blanco cuando alzaron La Décima.

En tanto, los madridistas confían sobre todo en el poder de su ataque, con esos 64 encuentros seguidos consiguiendo al menos un gol, y el gran estado de forma de su principal referente: Cristiano Ronaldo. Me parece que el astro luso no verá portería en esta final, porque será fieramente marcado, pero puede abrir espacios para el resto de sus compañeros, entre quienes debe estar el galés Gareth Bale.

Bale llega de una larga ausencia por lesión, pero el partido será precisamente en su ciudad natal, y no creo que Zidane lo deje fuera de la alineación.

La clave para el Real Madrid estará en cómo se encuentre el brasileño Casemiro, que juega sobre el filo de la navaja en muchos partidos, y es un hombre que no tiene sustituto en estos momentos. Si Casemiro logra aguantar las embestidas de Dybala y Cuadrado sin hacerse expulsar, crecerán las oportunidades de los suyos de levantar la Orejona, el trofeo más amado por los clubes europeos. También sería una dulce venganza para Zidane.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s