Venezuela: Earle Herrera | 55.314 cómplices

La derecha disfruta la venganza a futuro. Imagina cárceles repletas, estadios convertidos en campos de concentración, terrenos bajo alambradas de púa. Adelanta su manjar, lo saborea, con la amenaza de encarcelar en masa a los adversarios. Durante las 48 horas de la Carmonada, apenas tuvo tiempo para mostrar los dientes de la persecución y represión que piensa desatar. Son los rounds de sombra del fascismo.

El presidente de la Asamblea Nacional se arroga el monopolio de la acción penal -sabrá por qué lo hace- y empieza a acusar: “Todo aquel que participe en el proceso de inscripción a cargos de constituyentes será considerado como cómplice y copartícipe de todas las acciones y medidas que han violentado los derechos humanos y constitucionales de los venezolanos”. En el proceso de cesión de nuestra soberanía, no informa si los acusados serán juzgados aquí o si los enviarán a la Cidh-OEA para que Almagro se encargue.

Mientras lo deciden, se ha de acondicionar un lugar de reclusión porque no hay cárcel para tanta gente. Por vía electrónica se inscribieron en el CNE 55.314 personas. Augusto Pinochet dejó la lección penitenciaria de los estadios y el doloroso recuerdo de Víctor Jara, entre otros horrores. Esa multitud humana de “forajidos” constituyentes solo cabría en el Monumental de Maturín, la ciudad mártir que vuelve a estar en la mira de la tortura y la muerte.

Pero la cifra de cómplices aumentará con los convocantes, los electores, los miembros del Poder Electoral hasta su última junta municipal, los publicistas, propagandistas, comandos de campaña y todos los oficiales y tropas del Plan República. Los represores y carceleros, con sadismo selectivo, pueden escoger a sus torturados por sector. Las cifras indican que tendrán en prisión a 9.045 consejeros comunales, 1.196 empresarios, 2.778 estudiantes, 5073 pensionados, 1.458 personas con alguna discapacidad, 13.880 trabajadores y 2.008 campesinos y pescadores.

Al incluir el referéndum aprobatorio en las bases comiciales, los 500 constituyentes comparten la comisión de su crimen con los millones que acudirán a votar. Como los acusadores se la pasan en Washington, podrían pedir prestada al Pentágono la hórrida base de Guantánamo.
Profesor UCV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s