Washington: Cercano anuncio cambio política hacia Cuba

Escrito por  Nicanor León Cotayo | CUBASI
Lo comentó este miércoles un periodista subordinado en cuerpo y alma a Estados Unidos, Andrés Oppenheimer.
Nacido en Argentina, lo crearon y premiaron  en distintas academias del Norte.
Ahora publicó un artículo sobre el anuncio de que Donald Trump se pronunciará este viernes respecto a un cambio de política hacia La Habana.

Su título: “El teatro de Trump con Cuba”.

Empieza diciendo, el mandatario tiene razón, la apertura de Obama en cuanto a esa nación no produjo cambios a sus derechos humanos y democráticos.

Agrega, pero me temo que el plan de revertir parcialmente la actual política estadounidense hacia la isla solo ayudará a “empeorar las cosas”.

Luego va al detalle señalando que la revocación parcial de la apertura de Obama a Cuba, que Trump tiene planeado anunciar  en Miami, incluirá dos aspectos centrales.

Prohibición de que las  empresas de Estados Unidos  hagan negocios con corporaciones ligadas al Ejército cubano y restricciones  al turismo estadounidense a la isla.

Trump tampoco cerrará la Embajada de Washington en La Habana ni volverá a conceder asilo automático a quienes toquen  suelo estadounidense, dice Oppenheimer.

Sus medidas, tampoco le causarán un gran daño “a la dictadura cubana”, pero sí permitirán al régimen denunciarlas.

Luego sentencia, ni la apertura de Obama en 2014, ni la actual revocación parcial de Trump en 2017, han estado motivadas por el deseo de democratizar a Cuba.

En ambos casos, asevera, fueron motivadas por cuestiones internas del país norteño.
Recuerda que Obama se acercaba al final de su gobierno, sin alguna victoria relevante en política exterior.

Los sondeos mostraban que hasta los ”exiliados” cubanos de Miami opinaban que el embargo había naufragado,  indica  el artículo de Oppenheimer.

A renglón seguido lanza un criterio demoledor:

“En el caso de Trump, casi todo lo que ha hecho demuestra que la democracia en Cuba, o en cualquier otro lugar, le importa un comino”.

Junto a ello da a conocer que en 1998 intentó hacer negocios con la isla, y para avalarlo cita un artículo de Newsweek en 2016.

Aún más específico revela que el esfuerzo se llevó a cabo “con el conocimiento de Trump”, mediante una firma de consultoría estadounidense.

En septiembre de 2015, escribió además, cuando le preguntaron sobre la apertura de Obama a Cuba, Trump dijo a The Daily Caller:

“Creo que está bien”, aunque “deberíamos haber hecho un acuerdo más fuerte”.

En marzo de 2015, el multimillonario presidente declaró a la CNN que consideraría abrir un hotel en La Habana.

Según Andrés Oppenheimer, Trump se preocupa por la democracia en Cuba debido a que se lo exigen el senador cubanoamericano Marco Rubio y el congresista de Miami Mario Díaz-Balart.

Luego cierra escribiendo: Lo de Trump con Cuba es puro teatro político para consumo interno.

Sus medidas parciales no van a lograr lo que no pudieron alcanzar las sanciones estadounidenses a Cuba en las últimas cinco décadas.

Antesala nada optimista a horas del anuncio respecto al cambio de política hacia La Habana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s