La nueva política de Trump hacia Cuba: Lecturas ( Video) – #CubaEsNuestra

Por Manuel Alejandro Hernández Barrios, especial para la Mesa Redonda

Fotos: Roberto Garaicoa

Emisión: 19/06/2017

Bruno Rodríguez Parrilla calificó de macabro espectáculo el escenificado discurso ofrecido por Donald Trump en el escenario Manuel Artime de Miami el pasado 16 de junio sobre la política de su administración hacia Cuba y la anunciación de venideras medidas en contra de la soberanía cubana, ante viejos resentidos y representantes de la ralea mercenaria que ha llevado la política anticubana durante más de medio siglo.

Algunos detalles del discurso de Donald Trump para Cuba y su repercusión, el significado del lenguaje derrotado del pasado de guerra fría que utiliza y los presentes en ese escenario, fueron los temas tratados en el espacio televisivo Mesa Redonda de este lunes 19 de junio.

“Estoy profundamente honrado de que se me unan los sorprendentes veteranos de la Bahía de Cochinos. Son personas extraordinarias… Les agradecemos a los disidentes, a los hijos de la Operación Peter Pan, saben lo que eso significa, y a todos aquellos reunidos en las cafeterías e iglesias de esta increíble área y ciudad para decir la verdad y para defender la justicia… Antúnez, prisionero por 17 años”.

El teatro Manuel Artime tuvo una escenografía llena de personajes que aprueban la política de Trump. El propio Manuel Artime fue el jefe civil de la brigada mercenaria 2506 que invadió Cuba por Bahía de Cochinos. El licenciado Lázaro Barredo Medina, analista de temas internacionales de la revista Bohemia, se refirió a Antúnez como agua molida de la llamada disidencia.

“El pueblo cubano es muy chispiante y le saca lascas a todo. Muchos han calificado a Trump como el siquiátrico de la salsa. Trump no sabe que todos los miembros de la brigada 2506 fueron cambiados por compotas y tractores. Muchos de ellos en los juicios se autocalificaban de cocineros. En la heroica brigada venían 110 latifundistas, 24 grandes propietarios, 67 cazatenientes, 112 grandes comerciantes, 194 exmilitares y esbirros, 55 magnates industriales, que fueron derrotados por el Ejércitos Rebelde, la policía y la milicia cubanas”.

Entre lo primero que saluda Trump es Ángel de Fana, que ha estado preso por actividades terroristas en Cuba, estuvo vinculado al atentado contra el Comandante en Jefe de Islas Margaritas. Estuvo la señora Cary Roque, a la que Trump abrazó, al triunfo de la Revolución estudiaba en la escuela de periodismo Márquez Sterling, trabajaba en CMQ, se inscribió en el MRR de Manuel Artime, la organización terrorista más cruenta de los primeros años de la Revolución. A Cary el gobierno norteamericano le pagó 51 mil dólares por escribir falacias contra Cuba y los 5 héroes. El violinista es hijo de Bonifacio Asa Gross, jefe de la policía de Santiago de Cuba que estableció el sistema de tortura contra los revolucionarios cubanos, vinculado al asesinato de Frank País y de otros, quien al triunfo de la Revolución se pone el brazalete del M-26-7 para tratar de escabullirse.

El periodista recalca que “Peter Pan fue una vergüenza para los Estados Unidos porque fue una operación de la CIA que se llevó de Cuba a 48 mil niños con la historia melodramática de que se les iba a quitar la patria potestad. Se sabe que muchos de ellos han venido a Cuba”.

Marco Rubio calificó de estafador a Trump en la campaña electoral y se autoproclamó como el senador que podría controlar los excesos del presidente. Entre ellos lograron un tú me resuelve, yo te resuelvo. Mario Díaz Balart estuvo allí también. Allí estuvo la misma comunidad que ya se conoce, la que busca que Trump les devuelva la llave de la industria anticubana para volver a la guerra fría. Gente que en Miami se declaran guapos y cuando llegan a Cuba se convierten en cocineros.

Cuba considera que la política emitida por Trump significa un retroceso en las relaciones. El licenciado Sergio Alejandro Gómez Gallo, jefe de la página Internacional del diario Granma, sobre las medidas que anunció Trump en el teatro Manuel Artime apuntó son medidas que no echan abajo todo lo que han logrado ambos países desde el 17 de diciembre de 2014.

Hay 22 acuerdos de cooperación que benefician a los dos países, algunos de ellos son para la salvaguarda de las áreas marinas, para el enfrentamiento al narcotráfico, para prevenir trabajos conjuntos si hubiera un derrame petrolero en el estrecho de la Florida.

“El presidente Trump sabe que el acercamiento entre La Habana y Washington D.C. era popular. Su política es un retroceso que no tiene apoyo. Sabía que cumplía con una promesa política, por lo tanto, ha sido cuidadoso. Primero, no toca las remesas ni los viajes de los cubanos. Se mantienen los 22 acuerdos, las relaciones diplomáticas, las embajadas.

“¿Qué cambió? Los viajes y los negocios vinculados a las fuerzas armadas y a los servicios de inteligencia y seguridad. El turismo siempre ha sido prohibido, pero Obama había relajado las categorías para poder viajar a Cuba. El objetivo de Rubio y Díaz-Balart es eliminar la afluencia de turista que llega a Cuba. Obama puso pueblo a pueblo individual porque era su arma principal dentro de su estrategia de subversión. Obama y Trump tienen estratégicamente el mismo objetivo, lo que Obama quería hacerlo con empresas.

“Del lado de acá también hay una muestra de conciencia, ya que nuestra principal carta de presentación es la sociedad y el pueblo cubano, que vengan y conozcan Cuba. Los turistas llegan a Cuba y encuentran que no hay odio contra ellos, que hay antimperialismo contra el gobierno injerencista de EE.UU., que hay patriotismo como mismo lo tienen ellos, y en tres días desmontan la campaña que les han montado durante todo este tiempo. Ellos si han logrado un efecto disuasorio porque ahora la gente tiene miedo y se resguarda.

“Ahora el Departamento de Estado tiene que hacer una lista de cuáles son las empresas con las que no se puede negociar en Cuba. Los periodistas, los religiosos, los viajes educativos tienen licencia general para venir a Cuba en viaje individual. En estos momentos gran parte de la prensa estadounidense está diciendo que Trump afecta las intereses de los propios Estados Unidos, porque está limitando a las empresas a hacer negocios y limita a los ciudadanos a viajar”.

Marco Rubio introdujo en el senado un proyecto para limitar los intercambios con las empresas militares y no fructificó en el Congreso. Al respecto la licenciada Cristina Escobar Domínguez, periodista y analistas de temas internacionales del Sistema Informativo de la Televisión Cubana, comentó que ese tema Rubio lo lleva desde hace un tiempo en su intento por hacer carrera política aprovechándose del nicho que aún queda en Miami.

“Creíamos que con Obama todo cambiaría y que la retórica hostil de los tiempos de Reagan, de Bush padre y de Bush hijo se había acabado y el 16 de junio se demostró que no es así. Rubio ha tenido dos direcciones importantes en su carrera política, primero la industria anticubana que lo sostiene y sigue dando dinero, después de perder las primarias republicanas cuando Trump le llamaba pequeño Marco ahora se intercambia favores con el presidente Trump y siente que se anota puntos. Díaz-Balart lo único que le dio a Trump fue su voto en contra del Obama Care.

“Los medios al sur de la Florida siguen siendo hostiles. En el resto del país la cobertura ha sido más imparcial. El Nuevo Herald y otros están asumiendo posturas derechistas y contrarias a Venezuela, saben que son los venezolanos la comunidad de inmigrantes de más rápido crecimiento en la actualidad en la Florida.

“Hay datos que dicen que de la gran cantidad de cubanos que llegaron a los Estados Unidos después de 1994 solo el 30 % está registrado para votar. En los lugares donde hay muchos votantes cubanos, Trump ganó por dos puntos conceptuales. En el condado de Miami Dade Trump pierde y uno de cada tres que vive en esa ciudad son cubanos.

“Marco Rubio tiene una posición privilegiada como miembro del Comité de inteligencia del senado en estos momentos. Es cierto que Donald Trump ha sido mal asesorado, pero también ha escogido mal a quien escucha. A ellos les viene bien el intercambio de favores. Los asesores de Trump son inexpertos en política en sentido general, están muy premiados por la propaganda anticomunista.

“El FBI es un órgano independiente que cambia de director cada diez años para que no se comprometa con el presidente de turno. Desde 1993 no se despedía un director de FBI. James Comey comenzó una investigación sobre las conversaciones de Trump y su equipo con funcionarios rusos. Moscú niega esto, no hay prueba, pero es algo que pone a Trump contra las cuerdas en estos momentos. En la presentación del caso en el Comité de Inteligencia del senado del caso de James Comey sobre las conversaciones con Rusia, la única persona que le hizo preguntas a él para desacreditarlo como persona fue Marco Rubio.

“Está claro que Cuba no es prioridad para Trump, y le da igual poner lo que ha sucedido entre los dos países y lo utiliza como bandeja de intercambio de favores. Trump es una circunstancia. Ya se demostró que Cuba y Estados Unidos se pueden sentar a dialogar en la mesa como iguales. Las estructuras burocráticas del Congreso están a favor del intercambio con Cuba”.

Sobre las contradicciones que ha provocado la política de Trump, Sergio Alejandro Gómez Gallo, refirió que Trump había ordenado desde febrero una revisión total de la política. Una prueba de la desorganización con que ha tratado el tema es que publicó el memorando del viernes 16 de junio y las medidas no están hechas todavía y deben demorar entre 30 y hasta 90 días. esto se hizo apurado. Hay un informe de las agencias que cuando terminaron la revisión le dijeron a Trump que era necesario continuar porque para los intereses de los Estados Unidos lo mejor era continuar con la estrategia de Obama.

La directiva presidencial que adoptara Obama fue un consenso entres todos los órganos de seguridad y de gobierno a favor de la política estadounidense. Según Gómez Gallo las medidas están llenas de contradicciones. La primera es que el pueblo a pueblo individual era el arma de Obama contra Cuba y Trump lo ha quitado. Trump está muy obsesionado en quitar el legado de Obama.

El vocero de la Casa Blanca ha sido cuestionado sobre los pronunciamientos del canciller cubano en Austria y dijo que el giro que Trump está haciendo hacia Cuba es ampliamente alabado, defendió los cambios y aseguró que están siendo ampliamente alabados, y que son un paso en la dirección correcta para empoderar al pueblo cubano.

Lázaro Barredo señaló que después de las declaraciones de Trump sobre Cuba se ha destapado un torrente de opiniones. Le han escrito cartas representantes de la cámara bipartidista, le han dirigido comunicados grupos de senadores de los dos partidos.

En el 2015 ocho senadores presentaron el proyecto de ley para la libertad de viajes a Cuba, que no se discutió. Ese propio proyecto de ley es auspiciado por 55 senadores de los 100 que tiene. El vicepresidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes ha dicho que es un error para el liderazgo norteamericano haber revertido la política contra Cuba. hasta la Congresista Castor de la Florida se ha pronunciado por el daño que produce la política de Trump.

Este gobierno ha dado una muestra de ceguera al no escuchar a la mayoría política que incluyen a su propio partido. Hasta dónde ha llegado la repercusión de las palabras de Trump, Cristina Escobar añadió que ya hay estudios que dicen que las compañías de crucero y las aerolíneas podrían perder 712 millones en ganancias anuales. ENGAGE Cuba, una coalición que convierte los intereses del empresariado en votos, ha explicado que se podrían perder 6 600 millones de dólares hasta que Trump termine su primer mandato. CARNIVAL se contenta de que todavía pueda seguir trayendo grupos. Los empresarios agrícolas están muy activos también. A los estadounidenses les molesta no ser parte del crecimiento económico que vive Cuba.

En la práctica las medidas a quienes afecta es a los ciudadanos norteamericanos y a los pequeños negocios privados de Cuba que son el principal destino del turismo norteamericano.

Sergio Alejandro Gómez completó que Cuba y Estados Unidos tienen una larga lista de negociaciones y siempre tienen algo en común, Cuba no negocia bajo presiones. Eso ha sido un principio. Además, Cuba no hace concesiones en su ordenamiento interno o soberanía, porque con los Estados Unidos no se pueden tener concesiones. Lo de Trump en Miami fue politiquería. Lo de Obama fue política. Este cambio de política de Trump se desmonta con una sola pregunta, ¿vale la pena arriesgar la seguridad nacional de los Estados Unidos, afectar intereses económicos del país, afectar al pueblo cubano y al sector privado de Cuba simplemente para complacer a dos personas en Miami? La respuesta unánime es NO.

Vea la Mesa Redonda completa:

Imagen de previsualización de YouTube

Bookmark and Share

Origen: La nueva política de Trump hacia Cuba: Lecturas ( Video)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s