Mirna, la médica ngöbe, sueña con atender indígenas en su país: Costa Rica

rodriguez-ciudad-neily-archivo

Por fin podría ser llamada doctora y, no cualquiera: es la primera indígena ngöbe en ingresar al Colegio de Médicos Nacional. Foto: La Nación.

El 16 de junio, a las 8 a. m., Mirna Román Rodríguez recibió la noticia que esperó durante los últimos cuatro años. Un breve mensaje de texto al celular le comunicó que había ganado el examen de equiparación Conare-UCR, para incorporarse al Colegio de Médicos y Cirujanos.

Por fin podría ser llamada doctora y, no cualquiera: es la primera indígena ngöbe en ingresar al Colegio de Médicos y estar autorizada a ejercer la Medicina en su país: Costa Rica.

Fue hasta el cuarto intento que lo logró, aunque tuvo que apelar los resultados.

Graduada en Cuba, adonde fue becada por ese país, pasó varias veces esa prueba escrita, la cual busca garantizar que posee los conocimientos básicos para atender pacientes como médica general.

La nota mínima para pasar ese examen es 70. La primera vez obtuvo 62, luego 68, después 69 y, finalmente, 75.

La incorporarán al Colegio en una ceremonia oficial de juramentación, el 11 de agosto.

Sueño hecho realidad. Originaria de Altos de San Antonio, en el cantón puntarenense de Corredores, Mirna, de 32 años, siempre soñó con ser doctora.

Tercera de ocho hijos, recibió el impulso de su mamá, Elisa Rodríguez.

Esta señora, a pesar de ser viuda y tener que luchar por otros siete muchachos, nunca le quitó aire al sueño de su hija Mirna.

Elisa la acompañará ese 11 de agosto a ver culminado otra meta, junto al hijo de Mirna, Bileam, de casi seis años.

En una zona como en la que vive Román, la máxima posibilidad de estudios superiores es la carrera de Educación, porque es la más accesible en estos territorios.

“En un principio, empecé estudiando Educación Preescolar, pero mi sueño siempre fue ir más allá. Yo no me veía como una maestra, soñaba con ser médica, y lo logré.

”Empecé a investigar sobre la beca que había en Cuba y fui seleccionada. Fue una cuestión que no estaba dentro de mis planes y posibilidades, pero lo hice”, recuerda.

Siguiente paso. Altos de San Antonio queda a dos horas en carro del centro de San Vito de Coto Brus, al sur de Puntarenas, Costa Rica.

Es un caserío que dejó atrás los ranchos, para dar paso a viviendas rurales.

(Tomado de La Nación)

Origen: Mirna, la médica ngöbe, sueña con atender indígenas en su país: Costa Rica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s