Una modesta propuesta (de transición a Obama)

Tomado de CUBA UPDATE
A propósito del actual debate, en el que se discute sobre la legitimidad de quienes, según sus propias palabras, buscan – con apoyo extranjero- un “transitional change” “in favor of a multiparty Cuba” (Ver entrevista de la Agencia Reuters a Roberto Veiga, “Pioneering editor sees open Internet in Cuba’s future” en  http://www.reuters.com/article/us-cuba-church-idUSKBN0F91RW20140704), el conocido académico cubanoamericano Nelson P. Valdés me ha enviado este texto suyo en un correo con el siguiente mensaje que se explica por sí mismo: 
 “Quizá pudiera interesarte este articulo escrito hace tiempo -abril de 2009- que me parece describe bien a los que ahora salen con la democracia, etc. Por cierto George Fitzhugh fue el ideólogo de la esclavitud y el racismo en el sur de EU en el siglo 19.”

Una modesta propuesta (de transición a Obama)

“… El poder despótico del amo, del esposo, y del padre no es una máquina de tiranía, sino usual y naturalmente un lazo de afecto, y un medio de apoyo y protección.”

– George Fitzhugh [1]

“… ¿Qué derecho tiene ningún gobierno a arrogarse la tutela de ninguna parte del mundo?”

– Fidel Castro, 5 de marzo de 1960 [2]

“… Y a veces tratamos de dictar nuestros términos. Pero les prometo que tratamos de buscar una cooperación igual. No hay un socio sénior y un socio junior en nuestras relaciones; hay simplemente un compromiso basado en el respeto mutuo e intereses comunes y valores compartidos… He cambiado una política hacia Cuba que creo que no ha logrado hacer progresar la libertad o la oportunidad para el pueblo cubano.”

– Presidente Barack Obama, 17 de abril de 2009 [3]

Como resultado de la Cumbre en Trinidad y Tobago, el gobierno y los medios de masas de EE.UU. han llamado en los últimos días al gobierno cubano a que reaccione a las bienintencionadas iniciativas del gobierno en Washington. Cuba ciertamente se siente agradecida de que un país tan poderoso esté tan interesado en el progreso de la libertad y de la oportunidad dentro de nuestra isla. El hecho de que no hagáis lo mismo con China – un inmenso país por comparación – sólo demuestra que nosotros los cubanos somos más importantes para vosotros que todos esos millones de personas en Asia.

Por magnánima cortesía el gobierno de EE.UU. no quiso ser muy preciso sobre lo que espera de nosotros los cubanos para que se nos concedan las bendiciones de un sistema democrático en nuestra isla. Apreciamos que los intereses de los cubanos son los que guían la política estadounidense hacia nosotros, algo que – obviamente – olvidamos de hacer nosotros. Su desinterés es elogiable, mientras que nuestra conducta egoísta es ciertamente deshonrosa.

En consecuencia hemos decidido responder a vuestras ansias de reciprocidad. Queremos ser buenos y ser como sois. Por la presente levantamos nuestro embargo económico contra EE.UU. Además, iremos más lejos. Hemos elaborado una serie de iniciativas propias, en la esperanza de que os complazcan y que nos reconoceréis como vuestros fieles discípulos. Las propuestas deberían ser consideradas como nuestra reacción a vuestros sustanciales y espléndidos primeros pasos [es decir, permitir que los cubano-estadounidenses viajen libremente a nuestra humilde nación y que hagan lo que quieran con su propio dinero].

Notad, por favor, que lo que sigue es un pedido nuestro; no una exigencia. Si hay algo en esta declaración que no sea del gusto de vuestro Congreso estadounidense, será un placer eliminarlo y presentar nuestras excusas – de antemano. Como Tomás Estrada Palma, el primer presidente que impusisteis en 1901, sabemos que comprendéis nuestros intereses mejor que nosotros mismos. Tenemos tanta suerte de estar tan cerca de vuestras costas, para que podáis seguir actuando como nuestro padre o nuestro gran hermano. Las leyes de la gravitación política y de la geografía nos han convertido definitivamente en realistas diplomáticos. [¡Nos alegramos tanto de que comencemos a aprender la terminología!]

Sabemos que hay muchas cosas que el gobierno estadounidense desea para el pueblo de Cuba, pero nuestro empecinado respeto por nuestra soberanía limita vuestra libertad para decirnos lo que debemos hacer. Por cierto, estos son sólo los primeros pasos en lo que habéis llamado como Dios manda, nuestra necesaria transición política.

La lista que sigue forma parte de un mapa de ruta política, como os gusta decir. Prepararemos en el futuro una lista de deseos económica similar a fin de tener de manera apropiada un sistema de economía libre abierto de par en par a vuestros bancos e instituciones financieras de tan probada responsabilidad. Ahora nos damos cuenta de que la desigualdad económica y social tiene importantes beneficios políticos. Nos equivocamos al suponer que los pobres deberían involucrarse en la política y estamos seguros de que también podréis ayudarnos con ese problema. Los pobres deben pasar su tiempo trabajando en otras cosas.

Pero permitid que comencemos por el lado político de la ecuación: A fin de tener una “apertura democrática” y un sistema “de elecciones multipartidista” en Cuba, el gobierno de Cuba pide lo siguiente al gobierno de Obama:

  1. Que se permita a Newt Gringrich y Sarah Palin se conviertan en ciudadanos cubanos para que puedan ofrecer a Cuba la orientación adecuada sobre cómo establecer partidos políticos en la isla. Serán puestos a cargo de un sistema bipartidista. Nos damos cuenta de que no necesitamos más de dos partidos, como habéis demostrado al mundo a través de vuestro ejemplo.
  2. Que la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU. ayude a la policía cubana a modernizar su tecnología de vigilancia para que podamos controlar mejor a los congresistas que elegimos, como tan bien lo hacéis.
  3. Que el Congreso de EE.UU. dé una mano a las autoridades cubanas para que establezcan en Cuba un sistema legal similar a la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera [FASA, por sus siglas en inglés], a fin de democratizar el sistema de escuchas de las conversaciones de todo el mundo. Cuba se propone solicitar a EE.UU. los fondos apropiados a fin de entrenar el personal necesario para utilizar los equipos requeridos.
  4. Que el Congreso de EE.UU. ayude a Cuba a establecer el sistema legal que permita el uso de lobbies de negocios dentro del sistema político cubano. Sabemos que los miembros del Congreso son informados a diario sobre los intereses empresariales y queremos que esa influencia también se extienda a la isla.
  5. Que EE.UU. envíe un cuerpo de coordinadores legislativos de lobbies con fondos privados para que reescriban el derecho cubano, para ponerlo así de acuerdo con las leyes escritas por lobistas en EE.UU. y así liberar a nuestros futuros funcionarios elegidos para que pasen su tiempo recolectando fondos para sus intensivas campañas electorales en los medios.
  6. Que los partidos Republicano y Demócrata de EE.UU. establezcan cursos de capacitación sobre cómo recolectar dinero de intereses comerciales y financieros para financiar campañas electorales. Queremos los mejores políticos que se puedan comprar con dinero.
  7. Que un equipo de los mejores Secretarios de Estado de EE.UU. sean enviados a Cuba para que ayuden a copiar el proceso de robar elecciones como se hizo en Ohio, Florida y otros sitios. Estamos particularmente interesados en aprender los métodos inigualables mediante los cuales se puede excluir a gente pobre y no-blanca.
  8. Que las mejores compañías privadas de recuento de votos de EE.UU. que han robado elecciones con tanto éxito sean enviadas a Cuba a fin de que aprendamos los mejores procedimientos para ejecutar los mismos métodos transparentes que proclama la democracia estadounidense.
  9. Ya que somos principiantes en este juego de democracia política esperamos que haya un Asistente para Democratización de EE.UU. en nuestro gobierno en la Habana. Ya que el gobierno de EE.UU. sabe tanto sobre temas semejantes, pagaremos el salario del gobierno de EE.UU. a la persona asignada. Daremos a esa persona el rango de Ministro dentro del Consejo de Estado. Además, ese puesto tendrá autoridad para vetar toda decisión que tomemos los cubanos. Después de todo, no queremos cometer errores en cosas tan importantes como la edificación de una democracia de funcionamiento apropiado – algo que vosotros, estadounidenses, hacéis a la perfección.
  10. Ya que comenzaremos sin experiencia en estos asuntos de elecciones libres, apreciaremos si continuáis financiando a disidentes y a través de ellos nos ayudéis a escoger a los mejores candidatos para nuestras elecciones y al hacerlo podéis ejercer el derecho de dar apoyo mediático y financiero a los candidatos que prefirieseis para nuestro país.
  11. Nuestros medios de masas no han sido libres ni balanceados, como los vuestros. Además, nos gusta la idea de hacer que lo irrelevante sea importante y viceversa. Enviadnos un equipo de Fox News para mostrar a nuestros medios cómo se forman portavoces partidarios y llamaremos el esfuerzo “justo y balanceado.”
  12. También es urgente que nos enviéis un equipo de profesores de Harvard, como lo hicisteis en 1902, para que vuelvan a escribir nuestros libros de texto. Entendemos perfectamente la necesidad de olvidar el pasado a fin de seguir adelante. Sabemos que queréis que lo hagamos, y estamos dispuestos.

Dos comentarios adicionales:

Pensamos que es maravilloso que haya un presidente negro en EE.UU. Nos es ciertamente mucho más fácil que haya una figura de padre negro en el norte, en lugar de que sea blanco, para que nos diga qué hacer con todas nuestras instituciones políticas y económicas. Estamos maduros para el tutelaje, una especie de “fruta que cuelga bajo.” [4] Hablando en serio, esperamos ansiosamente y con ardor que nos recolecten.

Sabemos que no podemos tener el destino manifiesto de llegar a ser un gran imperio. Es obvio que Dios eligió sólo a EE.UU. para un papel tan importante. Pero tal vez podríais darnos unas pocas ideas sobre cómo expandir nuestro alcance. Os apoderasteis mediante la guerra o la intimidación todas las tierras al oeste de las 13 colonias británicas originales – y luego algunas más. Tal vez podríamos adquirir unas pocas islas del Caribe – con vuestra ayuda, por supuesto.

——–

Nelson P Valdés es director del Cuba-L Project. Ma Chetera, Saul Landau y Ned Sublette contribuyeron con sugerencias y comentarios editoriales a este artículo.

Este comentario fue escrito para Cuba-L Analysis y CounterPunch. Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Notas.

[1] Louis A Pérez, Cuba in the American Imagination: Metaphor and the Imperial Ethos, Chapel Hill: University of North Carolina Press, 2008, p. 108

[2] PALABRAS PRONUNCIADAS POR EL COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ, PRIMER MINISTRO DEL GOBIERNO REVOLUCIONARIO, EN LAS HONRAS FUNEBRES DE LAS VICTIMAS DE LA EXPLOSION DEL BARCO “LA COUBRE”, EN EL CEMENTERIO DE COLON, EL 5 DE MARZO DE 1960. http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1960/esp/f050360e.html

[3] 18 de abril de 2009 – Departamento de Estado de EE.UU.- “At Times We Sought to Dictate our Terms. But I Pledge to You that We Seek an Equal Partnership” http://cuba-l.unm.edu/?nid=67926

[4] 04/14/09 – The Washington Note – US Military Leaders Issue Statement on America’s Cuba Policy http://cuba-l.unm.edu/?nid=67751&q=fruit&h=

http://www.counterpunch.org/valdes04202009.html

Anuncios

Un pensamiento en “Una modesta propuesta (de transición a Obama)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s