Venezuela – Anuncio de la MUD!!!

Resultado de imagen para mud al reves

Gracias a Luis Zeppenfeldt H.

RESISTENCIA CÍVICA
ACCIONES DE CALLE PARA ESTA SEMANA

Nos falta poco para acabar con el régimen, esta semana les daremos la ESTOCADA final. Resistencia bravo pueblo de Venezuela, participa, no te quedes en tu casa, que lo que falta es nada y el que se cansa pierde.

LUNES
LA GRAN TOMA DEL PAÍS POR EL RESPETO Y LA DIGNIDAD: Busca un chavista si eres de oposición y un opositor si eres chavista, eso sí, de los más radicales. Míralo a los ojos y dile: perdóname hermano. Abrázalo fuerte, apriétalo contra tu pecho, siente ese corazón latiendo y date cuenta que allí adentro hay otro ser humano igual a ti. (mosca, no se vale agarrarle las nalgas si es una chama)

MARTES
LA SALIDA. Sal a la calle en tu carro, tu moto, tu bicicleta o tu patineta, lo que sea, en la mayoría de las esquinas vas a ver unas vainas amarillas con 3 luces: rojo, verde y amarillo; se llaman semáforos. Cuando la luz se ponga roja te paras (o te plantas pues), cuando salga verde avanzas, eso hará que el tráfico vehicular fluya con más facilidad. Recuerda siempre ceder el paso a los peatones y no pararte sobre el rayado, Maduro se va a quedar es loco creyendo que los gringos nos invadieron sin darnos cuenta.

MIÉRCOLES
BOICOT A PDVSA. Ese día ponte de acuerdo con 2, 3, 4 o más vecinos, vayan al trabajo en un sólo carro. En el camino aprovechen de hablar guevonadas entre ustedes, comenten sobre qué bolas tiene el pana que escribió esta vaina, jodan un rato y disfruten camino a su trabajo o a la universidad. La vida es demasiado corta para desperdiciarla sentado solo, al volante de tu carro oyendo a Cesar Miguel Rondón amargarte gratis cada hermosa mañana. Ah, se me olvidaba, el objetivo de esta protesta es reducir el consumo de gasolina a menos de la 4ta parte y así desbarajustar las finanzas de PDVSA. Como beneficios colaterales, contaminaremos menos, reduciremos el tráfico y los gastos de mantenimiento del carro.

JUEVES
GRAN PLANTÓN. Punto de concentración, en todas partes. Lleva tu planta, matica, semillita, lo que sea. El gran plantón consistirá en sembrar plantas por donde sea, donde usted vea un espacio invádalo de inmediato y siembre cualquier tipo de planta, no importa de qué tipo no le pare que usted no es botánico sino guerrillero. La consigna es vamos a ponérsela VERDE a este gobierno mediocre.

VIERNES
REDOBLONA DE TRABAJO. Estamos mamaos ya, pero no importa. Este día llegaremos al trabajo una hora antes y saldremos una hora después. Si tenemos una reunión seremos extremadamente puntuales y respetaremos el tiempo de lo demás. Haremos nuestro trabajo mejor que nunca, con más ganas y más vocación. Este será el día de ayudar a los demás en todo lo que sea posible.

SÁBADO
POR LA JUVENTUD. ¿Desde cuando no le dedicas tiempo de calidad a tus hijos? Este sábado a abocarnos todos a la familia, cero televisión, cero celular. Habla con tus chamos, si son pequeños revisa y ayúdalos con la tarea; si son adolescentes habla con ellos, restablece los canales de comunicación, recuerda que hoy en día el consumo de drogas inicia antes de los 15 años y una buena comunicación ayuda a su prevención. Hagan una buena lectura en familia, coman juntos, conversen entre ustedes. Si hasta ahora no hemos logrado dejar un mejor país a nuestros hijos, preocupémonos entonces por dejar mejores hijos a nuestro país.

DOMINGO
YA NO HAY VUELTA ATRÁS. Ya para este día usted habrá desarrollado cierto grado de conciencia y estará mucho más despierto. Usted en este punto ya se habrá dado cuenta como es que se construye un país, claro que no habrá resuelto la crisis, pero al menos ahora estará preparado para asumirla. Este es el punto en el que usted se empieza a dar cuenta de que no necesita falsos liderazgos, porque empieza a comprender que usted y más nadie que usted, es el líder de su propio destino. Este es el momento donde asumimos que la construcción de la patria es un asunto de sumar y multiplicar, no de restar y dividir

Hasta la victoria siempre, hermanos venezolanos y venezolanas todos… (esta última frase fue jodedera, es una mezcla de Che Guevara con Carlos Andrés Pérez)

Ahora, después de la Victoria, una dosis de broma viene bien en algún momento

Anuncios

Venezuela – Declaración del CNE

Resultado de imagen para cne

Declaración miércoles 02 de agosto

El Poder Electoral venezolano quiere informar sobre las graves declaraciones emitidas por el representante de la empresa proveedora del Consejo Nacional Electoral, Antonio Mugica.

Se trata de una opinión sin precedentes por parte de una empresa cuyo único rol en el proceso electoral es la de proveer ciertos servicios y soporte técnico que no son determinantes en sus resultados.

Estas declaraciones fueron emitidas en un contexto de agresión permanente, iniciado desde hace dos semanas contra el Poder Electoral venezolano que, como es sabido, incluye la sanción por parte del gobierno estadounidense a mi persona como presidenta del Poder Electoral por el único motivo de organizar una elección universal, directa y secreta en donde estaban habilitados para votar todos los venezolanas y las venezolanas inscritos en el registro electoral. Una sanción que se origina por el cumplimiento de la Constitución y las leyes venezolanas.

Esta acción del gobierno estadounidense afectó también a otros proveedores que prestan servicios a nuestra institución y de los que ya tenemos conocimiento les han sido bloqueadas sus cuentas en el exterior.

Asimismo, hemos sido víctimas de la violencia. Antes de la elección, debimos reubicar 1.200 centros de votación por causa del asedio y la imposibilidad de instalación; la noche anterior al evento en algunos estados como Lara tuvimos que mover centros de votación por los ataques sistemáticos a los que fueron sometidos, hasta encontrar un sitio seguro para los electores y las electoras. Durante el día de la elección, recibimos ataques directos a cerca de 200 centros de votación, incluyendo agresiones con granadas y disparos de fusiles; se hizo necesario, en pleno proceso de votación, movilizar centros a fin de garantizar la continuidad del proceso y resguardar a las electoras y electores de la violencia.

Hasta ahora, hemos contado 181 máquinas de votación quemadas. Nuestra institución sufrió y sigue sufriendo ataques cibernéticos a la página oficial.

Esto ilustra la situación inédita de asedio, inscrita en una estrategia para destruir las institución electoral e impedir la realización de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente.

Ahora, tres días después de la elección, y a pocas horas de instalarse la Asamblea Nacional Constituyente, surge el vocero de una empresa que, a partir de procesos exitosos en Venezuela, se abrió camino en Estados Unidos.

No es una empresa privada, radicada fuera del país, la que garantiza la transparencia y credibilidad del sistema electoral venezolano.  El sistema electoral venezolano tiene una arquitectura de seguridad con procedimientos que dejan en manos del ciudadano y de la ciudadana su validación.

En su comunicado, Antonio Mugica estima que una auditoría permitiría conocer la cantidad exacta de participación y afirma, cito: “estimamos que la diferencia entre la cantidad anunciada y la que arroja el sistema es de al menos un millón de electores”, cierro la cita.

Es una aseveración irresponsable con base en estimaciones sin fundamento en la data que maneja exclusivamente el Poder Electoral. Pero más grave aún, la empresa Smartmatic participó en todas las auditorias, colocó su clave para el cifrado de los archivos y protección de las aplicaciones que se desplegaron en la plataforma electoral. Estas auditorias incluyen la certificación del software de la máquina y del sistema de totalización que ahora  se pone en duda.

Es decir, cualquier manipulación como la que señala Mugica, supone desconocer que Smartmatic es parte de la seguridad del sistema de totalización.

En los hechos, el señor Mugica, pretende poner en duda los resultados de una elección, en la cual su único rol es la de proveer de servicios a esta institución.

El Poder Electoral se reserva las acciones legales que corresponden a tan irresponsables afirmaciones.

Esta escalada surge después de tres días en que el país está en calma, tres días sin barricadas. Tres días en los que el país está en paz. Hemos defendido las elecciones y sus resultados en momentos difíciles. Así lo hicimos en el 2007, en el 2013 y 2015 y  así lo haremos una vez más.

Quienes participan de estas agresiones contra la democracia, pretenden sumir en un vacío a los que participaron en la elección. Convertir la alegría de la paz en una derrota. E insistir en desconocer e invisibilizar más de 8 millones de venezolanas y venezolanos.

El Poder Electoral lo ha dicho y hoy lo ratificamos. Las venezolanas y los venezolanos no están solos. Esta institución y sus funcionarios vamos a defender el derecho que tienen a expresarse en paz y en democracia. Y que su voluntad soberana expresada a través del voto sea respetada.

 

Venezuela – Subestimaron al chavismo

El chavismo mostró el domingo que está de pie, y puesto a pelear contra el enemigo histórico lo hace de manera inmensa.

El chavismo mostró el domingo que está de pie, y puesto a pelear contra el enemigo histórico lo hace de manera inmensa. | Foto: AVN

La derecha promete más de lo mismo. Y ese más de lo mismo perdió el domingo en las urnas, y durante toda la semana en las calles.

Querían pelear y el chavismo peleó. El resultado fue inmenso: 8.089.820 votos a favor de la Asamblea Nacional Constituyente. No se lo esperaban los analistas de derecha que pensaban al movimiento de Hugo Chávez contra las cuerdas, casi rendido. Tampoco muchos dentro de las propias filas: años de resistencia, en particular económica, parecían haber desgastado con dureza la fuerza propia.

La jornada electoral fue difícil en varios lugares. La derecha había anunciado que sabotearía los comicios y así intentó hacerlo. Los puntos de ataques se concentraron en algunas zonas en particular: Táchira, Mérida, Lara, Zulia, Caracas. En esos lugares desplegaron un abanico de acciones de violencia: ataque con granadas y armas de fuego a centros electorales, persecución a chavistas hasta en la casa, trancas con grupos armados, volantes intimidatorios, amenazas, barricadas, bombas sobre la policía, incendio de la vivienda de un prefecto, el asesinato de otro candidato. El saldo es grave: varios muertos que la derecha nunca reconocerá como resultado de su accionar.

El objetivo era sembrar un clima de terror, impedir que la gente votara. Las imágenes que llegaron fueron una respuesta contundente: la gente cruzó ríos, evitó trancas, amenazas, y fue a votar. Una de las imágenes más significativas, por su dimensión, tuvo lugar en Caracas, en el centro electoral del Poliedro, abierto para permitir que votarán quienes habían recibido amenazas en sus edificios y urbanizaciones. Fueron miles y miles que, durante el día, y hasta entrada la noche, votaron allí. Gente de zonas de clase media, alta -donde, en el caso de Caracas, se concentraron las intimidaciones- de extracción popular, acomodada, en una muestra de la amplitud social del chavismo.

La violencia desplegada por la derecha no fue de quien avanza, acorrala, y toma posiciones. No, se trató de acciones que caracterizan a quien pierde, tiene desesperación, y sobre todo poca gente. Se vio nuevamente en las calles: el llamado a detener la elección solo tuvo eco en su base social histórica, clasista, minoritaria, que aplaudió la explosión de la bomba que hirió a seis policías -uno resultó quemado en el 80% del cuerpo- y no pudo generar, en el caso de Caracas, más que algunos focos de violencia. Nuevamente, como toda esta semana, lució -al decir de Soriano- triste, solitaria, y final.

Y no entendió lo que pasó en las urnas. Al punto de negarlo. La dirigencia de la derecha lo hizo por estrategia política -el anuncio estaba hecho desde el sábado por la noche- y su base social porque, como desde el inicio de la revolución, no logró comprender cómo las mayorías populares pueden tener pensamiento, consciencia, estrategia, sentido del momento histórico. Hicieron lo de siempre: subestimaron al chavismo.

Y el chavismo hizo lo que hace cuando lo atacan de frente: fue contundente.

Existen varias explicaciones para los 8.089.820 de votos. Una de ellas es la agudización del conflicto planteado por la derecha. El chavismo vio -y resistió con consciencia y disciplina política- cómo durante más de cien días la oposición incendió instituciones, gente, espacios comunales, calles, camiones, comida, autobuses, y anunció el asalto al Palacio de Miraflores. Esa visibilidad del enemigo, su salida del escondite, favoreció la polarización política, dinámica en la cual se hace fuerte el chavismo. La votación del domingo fue entonces, entre otras cosas, contra la escalada de violencia de la derecha, y por la Asamblea Nacional Constituyente como forma democrática de abrir el debate. El chavismo, contra quienes lo acusan de antidemocrático y violento, mostró que concibe la salida del conflicto a través de la vía electoral.

Otra explicación reside en las características del chavismo como movimiento histórico, que desarrolló en los años de revolución un profundo aprendizaje político/histórico producto del liderazgo de Hugo Chávez y las formas de democracia participativa. El chavismo tiene entre sus elementos fuertes una noción clara de lo que existía antes de 1999, de quién es la derecha que se presenta como solución a los problemas del país. Puede estar descontento con la dirección y la situación económica -como de hecho lo está- pero tiene el hilo histórico muy presente. En una batalla crucial, como lo fue este domingo, salió a pelear con esa claridad.

Por último -podría ser lo primero- por el mismo Hugo Chávez, el orgullo del chavismo, que es un orgullo de clase, de historia, de piel, esa misma piel y clase que se transformó en motivo para ser quemado por la derecha.

Y una pregunta: ¿solamente votó el chavismo? Puede haber sucedido que gente de oposición haya ido a votar. Por rechazar el callejón violento y sin salida planteado por su propia dirigencia. En varias zonas se reportó la presencia de votantes de oposición -en los barrios la gente se conoce.

Se ganó una batalla clave en el marco de una guerra no convencional prolongada. Tuvo la importancia de medir la fuerza propia -algo que estaba rodeado de preguntas en los últimos meses- y de darle la legitimidad necesaria a la Asamblea Nacional Constituyente. Ante el número sin verificación alguna de los 7.186.170 votos planteados por la derecha como resultado de su plebiscito -donde quemaron los cuadernos de votación- era necesario un resultado mayor. Aunque el número del plebiscito era falso, su condicionamiento era real, en particular en lo internacional, donde se desarrolla uno de los frentes principales del enfrentamiento. El resultado del chavismo superó con amplitud una de las cartas principales de la derecha.

La respuesta golpista ante la elección y la próxima puesta en marcha de la Asamblea Nacional Constituyente será la que se esperaba: el no reconocimiento, como lo anunció el presidente de Colombia este viernes, y todos los dirigentes de la derecha. El problema al cual estarán enfrentados es la disminución de su volumen de fuerza. No lograron legitimar su violencia en la sociedad -salvo en partes de su histórica base social-, existe un desgaste de la lógica de confrontación permanente, y los sectores por fuera de esa base histórica que se habían sumado al llamado parecen alejarse producto de la falta de resultados.

La derecha promete más de lo mismo. Y ese más de lo mismo perdió el domingo en las urnas, y durante toda la semana en las calles.

Por eso, más que nunca, dependen del frente internacional. Por ese lado parece que vendrán las próximas acciones. Y tal vez a través de nuevas formas de la violencia. Como sea, esa derecha que parecía en avanzada hoy se encuentra en crisis. No se debe caer en triunfalismo. La confrontación no termina mañana ni pasado y puede sorprender. Llegó para quedarse, mutar, buscar las formas de recuperar el poder político, subordinar la economía directamente a los Estados Unidos, y aplicar una revancha sobre el chavismo.

El chavismo mostró el domingo que está de pie, y puesto a pelear contra el enemigo histórico lo hace de manera inmensa. Mañana sigue una nueva batalla.