Cineasta argentina recibe amenazas por su película ‘Chávez infinito’

Escrito por  RT | CUBASI
Cineasta argentina recibe amenazas por su película 'Chávez infinito' Cineasta argentina recibe amenazas por su película ‘Chávez infinito’

La artista estrenó su documental el pasado 20 de julio en un cine de la ciudad de Buenos Aires y desde entonces es amedrentada en las redes sociales.

Además, ese día un grupo de venezolanos antichavistas increpó al público antes de entrar a la sala y se vivieron momentos de tensión, con insultos incluidos.

“Prefiero que no me saquen la foto, después les mando una más vieja donde tengo el pelo distinto”, le advierte María Laura Vásquez a RT al comenzar la entrevista. Ahora mismo la directora del proyecto audiovisual ‘Chávez infinito’ continúa recibiendo amenazas, muchas de ellas anónimas, y comenzó a tomar precauciones para no ser reconocida.

La película sobre el fallecido presidente venezolano se proyectó hasta el 2 de agosto en el cine Gaumont, un reconocido espacio porteño dependiente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), organismo que funciona bajo la órbita del Ministerio de Cultura argentino. Este lugar se caracteriza por mostrar obras de origen local o ciclos extranjeros puntuales sobre temáticas sociales, políticas y culturales, siempre a un precio accesible: 30 pesos (menos de dos dólares). La reproducción del film, en una sala mantenida en gran medida con fondos públicos y el dinero de los propios espectadores, causó críticas esperables.

Sin embargo, de la reprobación pacífica al hostigamiento y difusión de información falaz hay un largo trecho: “Cuando el INCAA pone el trailer en su Twitter, me llegó una catarata de amenazas. No sé si eran trolls, pero publicaban fotos mías y me decían ‘castro comunista pagada por el INCAA’, divulgando información falsa de que recibí dinero del Estado”. Pero fueron más allá: “Dijeron que iban a poner una bomba en el cine”.

La realizadora tiene 42 años, estudió Artes Cinematográficas y Teatrales en la Universidad de Buenos Aires y Dirección de Cine “en una escuela de San Antonio de los Baños, Cuba”. Desde el 2000 al 2011 vivió en Venezuela donde se dedicó al cine político y social, pero hace cinco que volvió a la Argentina. Además, trabajó junto al reconocido director y guionista estadounidense, William Oliver Stone, en las películas ‘Mi amigo Hugo’ y ‘Al sur de la frontera’, donde pudo guardar mucho material sobre el expresidente.

Su film recopila testimonios de ciudadanos comunes afines al chavismo y relata, utilizando muchas imágenes de archivo, cómo influyó la figura del líder bolivariano en sus vidas, incluso en el momento de su muerte. La emotividad está presente en casi toda la película: “Soy una militante de lo que pienso y siento, trato de ser genuina con lo que viví en Venezuela”, reconoce la directora.

“Se les está yendo de las manos a los medios, generando un ejército de intolerantes”

Sobre el día del estreno en este cine clásico de Buenos Aires, recuerda que “un grupo de antichavistas comenzó a repartir panfletos antes de que comience la función y se generó una discusión muy violenta”, y relata que “la seguridad del Gaumont tuvo que sacar a quienes increparon al público”. Además, opina sobre la crispación: “Me hubiera parecido bárbaro que entren y después discutir, fue muy poco inteligente, no hay forma de diálogo así”.

Vásquez también padeció la violencia mediática. Varios periodistas reconocidos en Argentina se hicieron eco de datos que jamás fueron chequeados: “Esos chicos grabaron un video, se lo pasaron a Eduardo Feinmann –un famoso reportero local– y rebotó como un búmeran. Los medios hegemónicos cuestionaron mi película, hasta difundieron mi foto con las mismas mentiras que dijeron personajes anónimos en Twitter, pero nunca me llamaron”. Y replica: “Que me muestren un papel que diga que alguien me dio dinero para hacer esto”.

Según la artista, incluso se llamó a un boicot y consignaron ir al cine solo para “tirar frutas e insultar a los que entren”. Y agrega: “Se les está yendo de las manos a los medios, generando un ejército de intolerantes”. Mientras habla, apoya su celular sobre la mesa del bar, un teléfono absolutamente estropeado, y realiza una autorreferencia: “La verdad es que soy una mina sola y sin un mango (peso), viste. Nunca lucré con mi ideología, jamás”.

Antes, la película chavista ya se había estrenado el 5 de marzo en Venezuela por cadena nacional y “le fue muy bien”. La realizadora del séptimo arte no sabe si su obra fue vista por Maduro, aunque confiesa: “Tampoco me quita el sueño”. Sobre las afirmaciones en cuanto al financiamiento del proyecto, explica: “Es una película completamente independiente y muy barata, tiene ocho entrevistas, algunas imágenes y material de archivo. No recibió ni un peso del Gobierno venezolano ni del INCAA.De hecho, a TeleSUR se la di gratuitamente. Que me llené de plata con esto es una fantasía absurda”.

Considerando la actual tensión social del país caribeño –ya se contabilizan al menos 120 muertes desde que comenzó la revuelta-, ¿por qué no se incluyeron voces críticas al chavismo en el documental? ¿Qué aporta una obra de estas características al conflicto? Su autora responde: “No quería hacer una descripción sociopolítica, la película no pretende ser una tesis sobre Chávez o la Revolución Bolivariana, describe un vínculo afectivo entre ese líder y parte del pueblo venezolano. Poner las dos posiciones implicaba una complejidad al relato que me distanciaba de lo que quería contar”.

Además, argumenta: “No invisibilizamos, creo que la hegemonía mediática del último año y medio solo incluye la mirada desde un lugar. Hay una política de los medios para demonizar todos los procesos progresistas que se produjeron en América Latina”. Y agrega: “Elevar nuestra posición, en un momento donde decir que uno es chavista se convirtió en una mala palabra, fue una decisión política de mi parte, asumiendo las contradicciones y complejidades de la resistencia comunicacional”.

Sobre las agresiones, reflexiona: “Por supuesto que entiendo a los antichavistas viviendo en Buenos Aires, tampoco se puede negar la conflictividad que hay en Venezuela. Hay una violencia y negación grande de los dos grupos, con muertos en los dos bandos, ¿cómo no va a haber dolor?”. Sin embargo, añade que “eso no implica exigirle al otro que no exista”.

Y profundiza: “Hay una actitud negacionista de las ‘dos Venezuelas’, eso es lo más complejo. No solo el Gobierno está siendo extremista, todos lo son. ¿Cómo se puede responder a la violencia de la oposición? Todo es extremo en este momento”. En cuanto a las reacciones por su obra, opina que “genera pasiones, a favor y en contra”, y reconoce: “Sabía que la película podía causar esto, ya pasó algo parecido cuando se estrenó en La Plata, en mayo. Algunos fueron al cine con carteles y amordazados, pero la sala también se llenó”. A su vez, Vásquez pide “una forma de diálogo y reconocimiento mutuo”, pero opina que “con el arte no alcanza”.

Los motivos del documental

“Al principio, de Hugo Chávez solo sabía que en 1994 se había sublevado, y un militar insurrecto no me causaba simpatía. Pero una vez allí, recorrí durante más de un año todo el país, vi las campañas de alfabetización, la pasión política en todos lados y la participación de la mujer, entonces me enamoré del proceso venezolano”, comenta entre sonrisas. Para concluir, expresa que “es difícil evaluar cuán exitoso pudo haber sido un proyecto político, con los bombardeos mediáticos, económicos y diplomáticos que se deben sortear”.

Y finaliza: “El capitalismo en la región solo causó hambre, miseria y explotación, defiendo la posibilidad de cambiar a un modelo distinto, y que nos dejen hacerlo. La película tiene que ver con reivindicar un derecho soberano de elegir quiénes somos, a nuestros líderes y qué proyecto de país queremos tener”.

Anuncios

En fase final primer parque fotovoltaico en provincia cubana

Escrito por  PL | CUBASI
 En fase final primer parque fotovoltaico en provincia cubana En fase final primer parque fotovoltaico en provincia cubana

El primer parque fotovoltaico de esta central provincia cubana avanza en la etapa final de su construcción, y entregará energía al Sistema Electroenergético Nacional en el presente mes de agosto, según se informó.

La obra se ejecuta en áreas aledañas al poblado de Ceballos, en Ciego de Avila, a unos 430 kilómetros el este de La Habana, y tendrá una capacidad para producir 4,4 megawatts/hora.

Viviana Martínez, al frente del proyecto señaló a la prensa que el parque generará a plena capacidad siempre que exista máxima irradiación solar, con ahorro de mil 560 toneladas de combustible al año.

En la provincia avileña se ejecuta otro parque fotovoltaico en la zona de Chambas, con una una extensión de seis hectáreas y contará con 20 mil paneles solares para generar cinco megawatts de electricidad.

Según datos divulgados por fuentes especializadas, Cuba aspira instalar este año 33 parques solares fotovoltaicos en toda la nación, los cuales producirán 59 megawatts de energía limpia.

Vicepresidente cubano participa en toma de posesión de líder iraní

Escrito por  PL| CUBASI
Vicepresidente cubano participa en toma de posesión de líder iraní Vicepresidente cubano participa en toma de posesión de líder iraní

El vicepresidente cubano, Ulises Rosales del Toro, participó hoy en la ceremonia de toma de posesión del presidente iraní, Hassan Rouhani.

Durante el acto oficial, Rosales del Toro saludó al mandatario de la República Islámica de Irán, a quien trasladó las felicitaciones de su par cubano, Raúl Castro.

El vicepresidente cubano sostuvo, además, varios encuentros con líderes y jefes de delegaciones de diferentes países, durante la ceremonia, y cumplió otras actividades, informó la emisión estelar del Noticiero Nacional del Televisión.

Acompañaron a Ulises Rosales del Toro, el embajador de La Habana en Teherán, Vladimir González, y el director alterno e interino de África Norte y Medio Oriente del Ministerio de Relaciones Exteriores, Roberto Blanco.

Xhani, la muñeca “anti Barbie”

Escrito por  Giusette | CUBASI
Xhani, la muñeca "anti Barbie" Xhani, la muñeca “anti Barbie”

Xhani es el nombre de una especie de “Barbie indígena” que a diferencia de la popular muñeca estadounidenses no proyecta un modelo de belleza basada en el cuerpo ultra delgado y los rasgos occidentales sino la cultura indígena mexicana.

Cerca del corazón de Xhani hay un botón que se puede oprimir y de pronto pronuncia su nombre y diversas frases comunes como “Hola,cómo estás?” en lengua otomí, que se habla en una amplia franja de la región centro-sur de México.

La muñeca de tipo artesanal nació en Querétaro y no es de plástico, a diferencia de Barbie, sino de estambre negro, a semejanza de otras similares que suelen fabricar los indígenas y vender a los turistas.

Peinada con trenzas decoradas con listones coloridos, sus ojos son negros, su nariz y labios, rojos y viste una blusa colorida con motivos que evocan la flora y la fauna de las comunidades rurales, con cuello de encaje blanco y falda larga y tenis de “foami”.

Xhani cada vez se vuelve más popular pues ha sido llevada no sólo a diversas zonas de México sino también al extranjero. La voz de la muñeca no es de una niña sino de una mujer adulta, porque en las comunidades indígenas mexicanas las madres y abuelas hacen el papel de maestras para ensañar a sus hijos su lengua y sus costumbres ancestrales.

El proyecto nació en 2015 con la misión de evitar que el otomí muera, pues como todas las lenguas indígenas, está en riesgo de desaparecer debido a que los niños y jóvenes se expresan cada vez más en español y llegan inclusive a sentir vergüenza de hablar en su lengua porque los pone en riesgo de ser discriminados.

Un grupo de emprendedores sociales crearon una empresa llamada “Yosoyoho” para producir esta muñeca peculiar a fin de defender el idioma otomí, uno de los más hablados del país, pues el 4,5% de los mexicanos se expresan en esa lengua. Dos de los fundadores del proyecto, Román Sauza y Laura Arciga, convivieron con comunidades otomíes por más de dos años en 2011, cuando hicieron sus prácticas de campo como becarios tras terminar sus estudios de maestría en Antropología y Sociología, en el estado de Querétaro, cercano a la capital.

Los jóvenes se empaparon de su cultura, conocieron su cocina tradicional y conocieron a chamanes que practicaban la medicina a base de yerbas, pero sobre todo se dieron cuenta de que su lengua estaba en vías de perderse.

El juguete popular mexicano apunta a a rescatar esta lengua indígena pero su elaboración no fue sencilla y Román y Laura buscaron a amigos con experiencia profesional en las comunidades indígenas y artesanos para poder crearla Una artesana llamada Angélica Ruíz, originaria de la localidad de Amealco de Bonfil, les ayudó a darle una forma definitiva, y a diseñar sus vestidos, que suelen ser coloridos y alegres como los de las indígena, con telas como popelina, algodón, estambre, listón, velcro y encaje.

Después idearon la forma de insertarle un dispositivo para reproducir frases en otomó y en español que nombraban colores, animales o anécdotas sobre la comunidad. La siguiente fase organizar talleres para la elaboración de las muñecas, que son también una forma en que pueden ayudarse a subsistir. El costo de Xhani depende de su tamaño pero la más grande vale 530 pesos (uno 30 dólares) y las ganancias se reparten entre los artesanos, los socios de Yosoyoho y los encargados de hacer los circuitos para reproducir la voz. Después de que los artesanos terminan las muñecas el equipo de Yosoyoho les coloca los dispositivos en el pecho y se borda en las faldas una frase relacionada a la comunidad.

La empresa vendió 500 muñecas hasta ahora en México y comienza a exportarlas a Sudamérica y Estados Unidos, además de que está expandiendo sus proyectos.

Por ejemplo, a finales de 2016 planearon la creación de otra muñeca basada en la pintora Frida Kahlo, la famosa feminista de mediados del siglo XX, un mural sobre Xhani y un cortometraje que aún está en grabación.

Venezuela: sumisión, guerra y “periodismo” de encubrimiento

images

Escrito por Marcos Roitman Rosenmann | Gracias a LA ESQUINA ROJA

Informar no es tarea fácil. El periodismo de guerra es, tal vez, el más complejo. Inmerso en una batalla sicológica, está destinado a crear una opinión pública sumisa, acorde con los objetivos militares. Hoy, se ha decidido que Venezuela es un objetivo militar estratégico para Occidente. Una guerra entre el bien y el mal. Democracia versus dictadura. En esta guerra todo vale. Hasta el Vaticano se ha decantado. La Iglesia se siente amenazada y decide apoyar a los responsables de la violencia callejera, pero comprometidos con Dios, la familia y la moral católica. El papa Francisco se quita la careta, se decanta por la oposición, que ha quemado, baleado a trabajadores, mujeres y niños. Lo mismo hizo la Iglesia en Chile con el gobierno de Salvador Allende, en 1973. Apoyó el golpe. Luego vendrían las lágrimas y los arrepentimientos. Era tarde. Miles de ciudadanos habían sido detenidos, torturados y asesinados. El argumento es siempre el mismo: la fe está en peligro y la amenaza a los católicos.

El periodismo y los medios de información pertenecientes al establishment de los distintos países del bloque occidental han tomado una decisión: retrotraer a Venezuela a los tiempos del neoliberalismo, la economía de mercado y el pacto interoligárquico. Sin excepción, desde esta trinchera fundamentalista, alteran hechos, crean acontecimientos y fomentan el odio hacia el pueblo venezolano contrario a dichas posiciones y que sólo quiere vivir en paz. La última elección a la Asamblea Nacional Constituyente lo demuestra, pero la declaran ilegal y un fraude de ley. No aportan argumentos, salvo violencia, el sabotaje y la sedición golpista.

Mientras unos ejercen el derecho a voto y reclaman participar, otros queman urnas, ponen barricadas y lanzan cocteles Molotov contras las fuerzas armadas y la policía ¡Vaya dictadura más extraña! La oposición campa a sus anchas, desconoce el Poder Ejecutivo, amenaza a sus adversarios, los quema, impide ejercer derechos, usa la fuerza, manda a sus militantes a destruir edificios públicos, sabotear las elecciones y poner barricadas, vanagloriándose de este comportamiento. El mundo al revés. Tal vez por ese motivo sus representantes son admiradores de Francisco Franco, Augusto Pinochet y se sienten cómodos con el discurso neonazi y fascista. Para los incrédulos, sólo dos frases. Lilian Tintori, abanderada del antichavismo y compañera sentimental de Leopoldo López, declaró: Los opositores venezolanos es normal que vitoreen a Francisco Franco. Si viviera, nos apoyaría, como Rajoy. Y el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, detenido por sedición y llamar al golpe de Estado, dijo sin complejo alguno: Augusto Pinochet era una demócrata al servicio de su pueblo.

El control es total. Cuando se declara la guerra contra el gobierno constitucional y legítimo de Venezuela se hostiga y patrocina la estrategia del miedo y el terror. Así, es posible usar adjetivos como asesino, corrupto, dictatorial, para referirse al gobierno. Todo, aderezado con declaraciones tendientes a desacreditar y negar la legitimidad del Estado, con el fin de declarar la guerra a muerte al chavismo. Podríamos seguir esta política que encubre o invisibiliza la ideología de los llamados demócratas venezolanos. La lista se haría interminable.

Pero sus aliados en el exterior no son mejores. Comparten tales afirmaciones desde el silencio cómplice y se suman a la guerra dando cobijo, financiando, desprestigiando a todo aquel que muestre su discrepancia. La ex diputada de Izquierda Unida Sol Sánchez, actual portavoz de IU en Madrid, ha sido amenazada, y el director de OKdiario.com., Eduardo Inda, tertuliano habitual en programas de radio y televisión, no tiene empacho en permitir artículos en los cuales la llaman defensora de asesinos, tiranos y terroristas. El ejemplo podría hacerlo en primera persona, pero desisto por pudor.

Los principales periódicos del Estado español secundan el golpismo en Venezuela, se unen a la guerra con editoriales incendiarios y mal intencionados. Los enviados especiales, un día sí y otro también, mienten, manipulan y desinforman. Me recuerdan el libro publicado y financiado por los servicios de inteligencia y el Grupo Prisa de los corresponsales de Le Monde y El País Bertrand de la Grange y Maite Rico: Marcos, la genial impostura. Una sarta de mentiras para desacreditar al EZLN. En ese mismo momento dejaron de ser periodistas para ser títeres del poder. Hoy sus homólogos renuncian a la profesión y se trasforman en soldados de una guerra. Antonio Caño, en El País; Francisco Maruhenda, en La Razón; Francisco Rosell, en El Mundo; Bieito Rubido, en ABC, y Marius Carol, en La Vanguardia, por citar los destacados, cumplen órdenes, aunque ello suponga abandonar los principios deontológicos para mentir. Se reconocen en el insulto, la descalificación y los exabruptos. No informan. Son parte de las radioemisoras, televisiones públicas, privadas y por cable que se dan a la tarea diaria de mentir, bajo el manto de una falsa objetividad. Es una guerra declarada contra el pueblo de Venezuela.

No es la primera vez que asistimos a un teatro de operaciones donde el control de la información conlleva manipular la realidad hasta hacerla irreconocible, forjando una mentira para subir la moral de los combatientes, aunque el resultado sea la derrota. Hitler no dejó de arengar a sus generales mintiendo y distorsionando los hechos. Estados Unidos, en la guerra de Vietman, hizo lo mismo, y hoy se repite en diferentes escenarios. Venezuela no es diferente. Sin embargo, esta guerra impuesta ha sido rechazada e impugnada en las urnas por el pueblo venezolano. Pero aún así la oposición dará un paso adelante, no reculará. Ha declarado una guerra y la llevará hasta sus últimas consecuencias. Occidente lo tiene claro: el proyecto bolivariano debe ser reducido a cenizas y sus militantes, aniquilados. Ese es el dilema. Esperemos que la derecha venezolana, hoy dividida, entre en razón, abandone el campo de batalla, la sedición y la violencia, acepte dialogar en beneficio de la paz. La mano está tendida. Sólo hace falta ser demócrata. ¿Lo será la oposición venezolana?

Fuente: La Jornada

Venezuela, quién viene con vainas? – James Cockcroft, acompañante internacional: elección de la ANC representa un cambio de época

james-cockcroft

Por Correo del Orinoco | Gracias a LA ESQUINA ROJA

La elección de la Asamblea Nacional Constituyente el 30 de julio representa un cambio de época porque en otras latitudes se despierta el interés de saber cómo en Venezuela se formó esta instancia con la participación popular.

Así lo planteó James Cockcroft, analista político, ciudadano estadounidense e inmigrante en Canadá, también profesor, historiador, articulista, autor de 50 libros sobre América, Estados Unidos y asuntos internacionales.

Cockcroft estuvo en Venezuela como parte de la comitiva de acompañantes internacionales que asistieron al evento electoral del 30 de julio y valoró de forma positiva el establecimiento, por medio del voto, de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

“Es un cambio en las relaciones sociales de clase y de pensamiento en el mundo y no solamente en Venezuela. Una nueva etapa en la historia de nuestra América, de Venezuela y del mundo”, sostuvo Cockcroft.

Dijo que la ANC es posible gracias a la conciencia del pueblo venezolano que en distintos momentos de la historia ha demostrado determinación para forjarse su propio destino.

AGRESIÓN CONTRA VENEZUELA

El acompañante internacional durante el reciente evento electoral lamentó que como parte de la guerra de cuarta generación los grandes medios de comunicación, controlados por transnacionales y gobiernos imperialistas, se dediquen a lavar el cerebro de millones de personas para que no se conozca la verdad del caso venezolano.

Estas fuerzas económicas solo buscan controlar los recursos petroleros en el planeta y por eso han hecho la guerra contra muchas naciones, criticó.

Puntualizó que la realidad del país no se conoce en el mundo. “El resto del mundo a través de los medios mentirosos de desinformación, y en mi opinión del terror mismo, esos medios dejan a los pueblos del mundo con información totalmente incorrecta”.

El analista político comentó que desde la llegada de Hugo Chávez a la Presidencia de Venezuela se desató una ofensiva contra este país por parte de Norteamérica y algunos gobiernos europeos. “Toda esa ofensiva mentirosa, agresiva, defensora abiertamente de la violencia y actos de terror”.

Relató que en conocidos planes de desestabilización como el denominado Freedom 1 y 2, el Comando Sur devela los planes de ataque contra Venezuela, que incluyen campaña mediática, sembrar terror en los barrios como clave para propiciar un golpe contra el presidente constitucional Nicolás Maduro, entre otras artimañas.

Recordó que esto recrudeció cuando Barack Obama emitió el decreto en el que califica a Venezuela como una amenaza. “No es solo Trump, son todas las élites de los partidos y del Gobierno de Estados Unidos”.

LOS QUE SIEMBRAN EL TERROR

James Cockcroft señaló que los actos promovidos por la derecha fascista en Venezuela en los últimos 100 días son acciones terroristas.

Destacó la persistencia y compromiso del pueblo que el 30 de julio salió a votar “frente a todo este ambiente de miedo que trataron los fascista de imponer en su acto de quemar más de 20 personas vivas, autobuses, centros infantiles, centros médicos de mujeres embarazadas”.

El activista explicó que salvo un par de excepciones con efectivos de la Guardia Nacional que actuaron de manera incorrecta y fueron detenidos y procesados por tribunales militares, “el 99% de la violencia fue conducida por los fascistas, incluyendo la matanza de la gente de la Guardia Nacional”.

IMPERIALISMO EN PÁNICO

Cockcroft precisó que pudo constatar que Venezuela goza de una democracia robusta y cuenta con el mejor sistema electoral del mundo. “Lo he confirmado en la última semana”.

Indicó que el mensaje del pueblo bolivariano fue preciso y es que no acepta injerencias del imperio y sus lacayos. “Frente a una campaña de terror, este bravo pueblo venezolano demostró que no tiene miedo de nada, ni de las garras de Washingtontratando de imponerse en Venezuela”, manifestó.

Analizó que esta respuesta de los venezolanos pone en situación de pánico e histeria a poderes imperiales. “Y cuando un grupúsculo como las élites de poder capitalistas están en condiciones de histeria, de pánico, actúan en maneras aún peores que antes”, advirtió.

NO HAY GUERRA CIVIL

Afirmó que en Venezuela no hay guerra civil sino paz y eso se comprueba con la voluntad de las más de ocho millones de personas que fueron a votar. Añadió que lo que hay son ataques fascistas de grupos pagados por gobiernos de otros países y mafiosos cubanos y venezolanos que viven en Miami.

“Estamos en una situación donde sufriendo un nuevo pánico (poderes externos) tratarán de iniciar una guerra civil en Venezuela y cumplir con la invasión militar (…) para reconquistar a Venezuela y ponerla aún más dominada que cuando la Cuarta República, con un terror estilo Pinochet en Chile”.

Refirió que la CIA ha pagado mercenarios y desde Colombia han enviado paramilitares hace muchos años. Recordó el caso de la finca Daktari, en 2004, donde capturaron a 153 paramilitares colombianos que tenían la tarea de asesinar al presidente Hugo Chávez.

Señaló que las maniobras de guerra de cuarta generación arreciarán e intentarán por todas las vías aplicar sanciones o bloqueos contra el país.

“Pero no hay guerra civil aquí, es invasión de afuera”, subrayó.

Yessss Venezuela – ¡POR FIN DIJO LA VERDAD! Periodista Andreína Flores: “Hay más periodistas que manifestantes en la marcha de la MUD” (+TUIT +FRUSTRACIÓN)

Andreína Flores
Foto: Lechuguinos.com

Andreína Flores con todo el dolor de su alma le tocó decir la verdad sobre la ausencia de opositores en la marcha convocada por la MUD

La periodista Andreina Flores, posteó el pasado viernes 04 de agosto, en su cuenta personal de la red social twitter un mensaje importante para el país y muy triste para los escuálidos que se han estado creyendo el cuento de que son mayoría y que gracias a sus acciones vandálicas y de andar atravesados y tragando tierra pareja van a salir del rrregimen; la misiva dice que en la marcha convocada por la MUD hubo “ Más prensa que manifestantes en la marcha opositora contra la Constituyente. La frustración se respira en el ambiente

No le quedó de otra más que tomar una foto y colgarla en su red, evidenciando que cada día que pasa son menos disociados en la call, echando varilla; o tal vez desmoralizados porque los dirigentes de la extrema derecha les prometieron que con la encuesta chimba del plebiscito saldrían del Presidente  Nicolás Maduro y por supuesto, no les pudieron hacer realidad su sueño.

Por su puesto, este Tuit que no pasó desapercibido,  ni por los escuálidos ni mucho menos para los chavistas; generando diversas reacciones en los usuarios de la red social twitter, entre ellos el de @ALE240_ quien intentando evadir comentarios adversos escribió “Comentarios desmotivadores chavista ?” a lo que la periodista le responde por su cuenta @andreina “NO. Simplemente es la realidad. Y sí, duele.” a la periodista le duele que no hayan a parecido los guarimberos a generar zozobra y desastres en el país.

Otros de los comentarios, de decenas que recibió el tuit antes descrito fue del internauta @soyselenah quien le responde  “Despierta tu! La Mud fracasó otra vez en su intento golpista. Llevan en sus hombros más de 100 muertos. Asesinos! ” así como @ArqLeoLira “Les duele que lincharon, mutilaron,jugaron con mierda, quemaron 29 personas vivas, maternidades, cdi, toodo y no pudieron, eso les duele.

Así estan los seguidores de la extrema derecha, triste, acongojados y sobrerecojidos por su derrota.

 

 

Redacción Lechuguinos