#Londres2017: El adiós de Usain Bolt

bolt1

Apenas entraba la noche cuando Usain Bolt salió a la pista del Estadio Olímpico de Londres para celebrar su última carrera. Quizás como una premonición, o tal vez como la mejor despedida, desde las gradas los más de 60 mil espectadores concentrados únicamente para verlo le regalaron antes de la largada un poco de silencio y un instante solo para él, porque aún con fama y acostumbrado a los aplausos uno no siempre está preparado para decir adiós.

Considerado por muchos como el atleta más grande de todos los tiempos, Usain salió a la pista londinense como parte del relevo corto de su país en búsqueda de su medalla número 15 en Campeonatos Mundiales, pero una lastimadura a mitad del último tramo destruyó el sueño de todos de verlo irse con otra memorable victoria.

Nueve años atrás, el mundo lo vio ascender a la cima y supo que tenía ante sí a un hombre excepcional. Su actuación en los olímpicos de Beijing dejó a muchos con la duda de hasta dónde podría llegar en las pruebas más veloces del atletismo. Junto a la muralla china Usain logró tres récords del mundo con una tranquilidad enorme,como si jugara con la pista y la dominara a su antojo.

Luego vino Berlín y la apoteosis de otras tres cuotas del planeta. Daegu y la arrancada en falso como muestra necesaria para probar la mortalidad del jamaicano. Un añodespués fue Londres y un nuevo triplete olímpico. Moscú y Beijing como antesalas para Río de Janeiro, la ciudad que lo vio convertirse en leyenda tras ganar portercera ocasión consecutiva los títulos en las pruebas de velocidad de unos Juegos Olímpicos.

En la ciudad maravillosa Usain tuvo un gesto que resume toda su impronta. Luego de la victoria en el doble hectómetro, llegó a la meta, colocó las rodillas y la manoderecha sobre la pista y besó la línea de llegada. Era el final de su carrera bajo los cinco aros, una ruta de ocho años en la que cada vez le dio a sus seguidores unnuevo motivo de admiración.

“Nací para ser un atleta. Creo que solo fue mi momento y siempre lo iba a hacer bien. Quiero ser recordado entre los mejores deportistas del mundo y que hablen de mí cuando mencionen a Mohammed Alí o a Pelé”, había dicho justo antes de su última cita estival.

Ahora, cuando algunos le reclamarán el triste final o la medalla perdida, otros muchos recordarán a aquel chico de 15 años que en su primer gran evento internacional se colocó sus zapatillas al revés de tanto nerviosismo, o al hombre del gesto icónico luego de cada triunfo, o al del baile en la pista justo antes de un récord mundial. Como otros grandes del campo y pista, Usain Bolt es uno de los mayores logros del atletismo de toda la historia. En su última carrera, aun sin cruzar primero el pecho por encima de la línea blanca que tantas veces lo colmó de gloria, el jamaicano mantuvo intacta su impronta, porque la historia de este hombre va más allá de los números y una triste carrera fallida.

Relevo largo cubano con buen avance a finales

4x400-entrando-a-la-meta

Lo mejor por Cuba en la jornada estuvo en la posta larga masculina, tercera en su semifinal con un aceptable tiempo de 3:01.88 y un alentador avance a la discusión de medallas de este domingo. En una serie donde compartieron pista con cuartetas de calidad como Jamaica, Polonia y Bahamas, los antillanos realizaron una carrera muy pareja, tuvieron cambios precisos y como siempre apelaron a la potencia de su último hombre para asegurar un cupo habitual para ellos desde Beijing 2015.

Aunque William Collazo, Adrián Chacón, Leandro Zamora y Yoandys Lescay registraron el último tiempo entre los ocho clasificados a la final, pueden luchar allí por al menos igualar el sexto puesto logrado en Río de Janeiro, la mejor actuación de nuestra posta larga masculina en los últimos 22 años, tanto en Juegos Olímpicos como en Campeonatos Mundiales absolutos. Para ello, sin embargo, casi de seguro deberán bajar por primera vez en el año de los tres minutos y lograr otra presentación capaz de colocar a Lescay en el grupo principal de cara a la última vuelta.

Entre los ocho equipo clasificados avanzaron grandes favoritos como Estados Unidos, Gran Bretaña y Trinidad y Tobago, pero quedaron fuera otros importantes candidatos al podio como Jamaica, Bahamas y Botsuana, todos finalistas en los olímpicos de Río de Janeiro.

El 4x100m antillano, en cambio, no tuvo igual actuación y terminó sexto en su serie, con unos discretos 39.01s que lo dejó decimotercero entre los 16 relevos inscritos. Ahora, el grupo integrado por Harlyn Pérez, Roberto Skyers, Yaniel Carrero e increíblemente con José Luis Gaspar como cerrador, firmó su mejor tiempo del año y al menos igualó el lugar alcanzado por una mejor cuarteta nacional en los pasados Juegos Olímpicos. No obstante, su tiempo no emula con el conseguido en la cita estival, y no demuestra grandes progresos.

Aun cuando otros previamente anunciados como miembros de la posta, como Roger Iribarne o Maykel Massó le hubieran dado un mejor cierre a la carrera, asombra la preferencia por Gaspar, un especialista en los 400 metros con vallas que este año apenas tiene pobres 21.43s en los 200 metros y ninguna actuación en el hectómetro.

Improvisación de último minuto o necesidad ante la lesión de otro inscrito como Yordan O´Farrill, lo cierto es que Gaspar —novato en estas funciones— se vio escaso de fuerzas y distante de la potencia necesaria para este tipo de carreras.

Penúltima jornada de sorpresas, algunas confirmaciones y dominios caídos

En la final del salto de altura para damas, la gran favorita Maria Lasitskene (2.03m) concretó su brinco número doce del año sobre los dos metros, reeditó su título mundial de 2015 y dominó sin problemas una especialidad en la cual ha sido la reina absoluta durante toda la temporada. Ahora, la plata correspondió a la jovencita ucraniana Yuliia Levchenko (2.01m) y el bronce a la polaca Kamila Licwinko (1.99m), mientras la campeona olímpica española Ruth Beitia terminó última con solo 1.88m.

Sin embargo, Lasitskene no pudo ver la bandera ni escuchar el himno de su país durante la entrega de medallas, pues Rusia no tiene derecho a competir como país en Londres y sus atletas, previa autorización de la IAAF, aparecen inscritos como neutrales. Tras el escándalo de dopaje que azota a su país, esa representa su única opción de competir hasta que no se le levante la condena a la nación euroasiática.

Mientras tanto, en unos 100 metros con vallas con la presencia de dos campeonas olímpicas, una subtitular bajo los cinco aros y una recordista mundial, Estados Unidos desaprovechó la presencia de cuatro representantes en la final y vio cómo la australiana Sally Pearson (12.59s) se alzó con la medalla de oro, su segunda en citas de este tipo. La veterana norteña Dawn Harper-Nelson (12.63s) y la alemana Pamela Dutkiewicz (12.72s) escoltaron a la titular planetaria, en una prueba donde Kendra Harrison, líder del escalafón de todos los tiempos y número uno de la temporada, quedó a las puertas del podio.

Otros que sí supieron aprovechar su superioridad numérica fueron los etíopes, capaces de lograr algo imposible en el atletismo mundial en los últimos cinco años: derrotar en los 5 mil metros a la estrella local Mo Farah (13:33.22). Ahora, los africanos aprovecharon una carrera lenta y con un excelente trabajo de equipo llevaron a Muktar Edris (13:32.79) a un título mundial frente a uno de los más grandes atletas en pruebas de fondo de todos los tiempos. El estadounidense Paul Kipkemoi Chelimo (13:33.30) desbancó a los otros dos etíopes y ganó la medalla de bronce.

En el decatlón, por su parte, el francés Kevin Mayer cumplimentó con mucha solidez los diez eventos y se alzó con el título mundial con 8768 puntos, registro líder del año y una de las marcas más relevantes de todo el Campeonato Mundial. El subtitular olímpico dejó ahora en plata y bronce a los alemanes Rico Freimuth (8564) y Kai Kazmirek (8488).

Mientras, la jabalina masculina cumplió las expectativas y tuvo una de las competencias más cerrada de los últimos años. Allí se coronó el favorito alemán Johannes Vetter (89.89m), que aun sin repetir sus grandes marcas de la temporada se las arregló para dejar atrás a los checos Jakub Vadlejch (89.73m) y Petr Frydrych (88.32m).

En la prueba, el otro gran favorito a medallas, Thomas Röhler, terminó cuarto con grandes 88.26m, pero la gran decepción fue el lugar trece del campeón defensor Julius Yego, lejos de su mejor condición con discretos 76.29m.

Finalmente, en la fatídica carrera de Bolt el título lo conquistó la cuarteta local, con excelente registro de 37.47s, para superar estrechamente a la posta de Estados Unidos (37.52s) y más holgadamente a los japoneses (38.04s), otra vez con una medalla en las carreras de relevos al más alto nivel mundial.

Entre las féminas, la posta estadounidense confirmó su nivel y obtuvo el título con unos 41.82s que representa la mejor marca del año. La cuarteta británica (42.12s) disputó la corona hasta los últimos 50 metros, pero la campeona mundial norteamericana Tori Bowie se encargó de asegurar el triunfo. Jamaica (42.19s) perdió toda oportunidad de luchar por el título luego de un último cambio defectuoso, pero aun así terminó con buena medalla de bronce.

Sin embargo, uno de los sucesos más trascendentes de la prueba estuvo en la medalla número 15 de la estadounidense Allyson Felix, para convertirse en la atleta que más preseas ha ganado en la historia de los Campeonatos Mundiales. La excepcional corredora sobrepasa a la jamaicana Merlene Ottey y ahora acumula en su carrera en citas universales diez títulos, tres platas y dos bronces, una historia difícil de emular e indudablemente uno de los grandes sucesos del evento londinense.

Grandes esperanzas para Cuba en el día del adiós

denia-caballero

En la jornada de cierre habrá once finales, incluyendo por primera vez en Campeonatos Mundiales cuatro pruebas de marcha, pues las mujeres disputarán también unos 50 kilómetros hasta ahora vedados para ellas. Sin embargo, la vista de los cubanos estará una buena parte del tiempo en el círculo de lanzamientos, campo de batalla para Yaimé Pérez y Denia Caballero en aras de conquistar al menos una medalla… aunque pudieran ser dos.

Pactada para las 2:10 p.m. (hora de Cuba), la final del disco será el nuevo capítulo de una novela que tuvo su inicio hace dos años en Beijing y tiene como trama principal la rivalidad entre Caballero y la croata Sandra Perkovic, con retazos de gloria para otras de mucho nivel como la australiana Dani Stevens, la alemana Nadine Müller, la francesa Melina Robert-Michon y la otra antillana Yaimé Pérez. Todas ellas aparecen ahora en la lista de salida y tratarán de lograr sus mejores performances para ganar un puesto en el podio.

De acuerdo a los resultados del año, Perkovic sale otra vez como amplia favorita para conquistar la corona, apoyada en un mejor tiro de 71.41m, una competitividad a toda prueba y un lanzamiento en la jornada de clasificación de 69.67m, el más largo visto en una etapa preliminar. No obstante, tanto Caballero (67.04m este año y una marca personal de 70.65m) como Yaimé Pérez (69.19m) tienen fuerza para plantarle batalla y bien pudieran subir a lo más alto, aunque para ello necesiten emular o superar esos registros.

Mientras tanto, la última participación cubana en Londres será la de los hombres del relevo de 4×400 metros planos, nuevamente finalistas en un evento de primer nivel y con dos objetivos fundamentales: mejorar la actuación del mundial pasado y bajar otra vez de los tres minutos, un objetivo posible siempre que sean capaces de emular sus mejores presentaciones de los últimos años.

En el salto de altura, mientras tanto, Mutaz Essa Barshim tiene más de la mitad de los votos para llevarse el título, amparado sobre todo en la estabilidad de su campaña y la inconsistencia de sus principales rivales. De la lista de doce finalistas, ni el ucraniano Bohdan Bondarenko (2.32m), el alemán Mateusz Przybylko (2.35m), o el neutral Danil Lysenko (2.34m) se acercan este año a los 2.38m de Barshim, ni se han visto con la seguridad del joven catarí.

En otra de las discusiones de medallas, la ochocentista sudafricana Caster Semenya tratará de conquistar su tercer título mundial —y su segunda presea en Londres tras su bronce en los 1500 metros— para de paso igualar como máxima ganadora de oros con la fenomenal mozambicana María de Lourdes Mutola, aunque para ello deberá lidiar con el empuje de Ajee Wilson, Francine Niyonsaba y Margaret Nyairera Wambui.

Igualmente, habrá una nueva batalla africana en los 5 mil metros para damas, y en los 1500 metros el kenyano Abel Kiprop tratará de llegar a su cuarto título consecutivo. Sin embargo, las mayores emociones estarán en la final de los relevos largos en ambos sexos, donde tradicionales potencias como Estados Unidos, Gran Bretaña y Jamaica pugnarán en casi todos ellos por cerrar con victorias sus participaciones en este Campeonato Mundial.

Origen: #Londres2017: El adiós de Usain Bolt

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s