La Joven Cuba y Harold Cárdenas en su “laberinto”: Cortina de humo vs verdad – Y Gracias a Javier

Por Javier Gómez Sánchez | LA PUPILA INSOMNE

javiergosanchez09@gmail.com

https://i.pinimg.com/236x/1c/93/6a/1c936ac8387792e42bb590d69b8b9bf9.jpgSeguiré fiel a la ética que considero correcta, de solo hacer públicos los emails que sean de mi autoría, no así las respuestas ni correos escritos por otras personas cuya publicación correspondería a ellas. Lamentablemente no todos mantenemos los mismos conceptos.

Todos mis criterios de épocas anteriores Iroel Sánchez los conoce porque yo mismo se los he dicho. Lo que menciona el correo lo conversamos directamente entre Iroel, Harold y yo. En el texto ¨Una respuesta para La Joven Cuba¨, publicado en Febrero del 2017, se menciona. Tal vez por no haber estado presente,  Osmany Sánchez creyó estar haciendo una gran revelación.

Pero habría que preguntarse sobre el correo publicado: ¿Qué valores éticos expone sobre quien lo publicó? ¿Qué utilidad tiene para las ideas? ¿Qué importancia para esclarecer, para demostrar, para defender?

Quien pretende defender a quien está en el lodo con más lodo, lo único que hace es enterrarlo más. Y de paso enterrarse con él.

Al parecer se carecía de otra respuesta. Era más fácil rebuscar hasta encontrar algo, cogido por los pelos, que encontrar recursos más lúcidos para responder. ¿Por qué? Para intentar echar con el chisme una cortina de humo sobre la realidad. La  publicación de ¨A propósito de un dossier¨ de Harold Cárdenas es la intención de distanciarse convenientemente de Cuba Posible. Ya no resulta provechosa la alianza. El objetivo de Cuba Posible de engatusar a la joven intelectualidad revolucionaria cubana ha sido un fracaso, a estas alturas solo han engañado a los que se han dejado engañar o a los que quieren ser engañados. Harold Cárdenas pretende sobrevivir a su alianza con Cuba Posible y que esta, en su caída, no lo arrastre. ¿Actúa por su instinto o porque lo instruyeron?

Pero ya se trata de un cadáver político apartándose de otro.

Porque al mismo tiempo se pretendía dar una imagen de ser ¨atacado¨ por Cuba Posible, de utilizarla para ¨acercarse¨ a los revolucionarios. Para poder decir: ¨¿Ven?, yo también soy atacado por Cuba Posible¨.  Pero es difícil romper el vínculo entre la mona y la seda. La actitud que no se tuvo cuando se tenía que tener, la posición que no se asumió, cuando a La Joven Cuba le correspondía posiblemente más que a ningún otro medio digital, ya no se puede asumir fuera de su tiempo. Qué triste uso se le dio al prestigio que La Joven Cuba se ganó entre los revolucionarios a partir del 2012, que cuando llegó la hora de que ese prestigio se volviera capacidad de combate, cuando la Revolución lo necesitó ante las intenciones que se estaban fraguando por la estrategia mediática de seducción y manipulación estadounidense, a la hora en que más la necesitaba, entonces La Joven Cuba pudo haberlo sido todo, y resultó ser nada.

Harold Cárdenas es el editor ¨principal¨ de La Joven Cuba no porque tenga el acceso para publicar, sino porque le ha impregnado al blog el carácter sinuoso de su personalidad y de su trayectoria: Ante todos La Joven Cuba es Harold,  y Harold es La Joven Cuba. Los estadounidenses posiblemente fueron lo primeros en ver eso, o que esto podía llegar a ser así y para eso trabajaron.

No hacen falta pruebas cuando los hechos son consumados a la vista. Solo un ingenuo de marca mayor pudiera pensar que un joven cubano supuestamente revolucionario, militante, etc , recibe una beca en la Universidad de Columbia, sin tener méritos científicos, ni artísticos, ni de otro tipo que no fueran, como el mismo recordaba, sus ¨años metido en política¨. ¿Es que acaso es frecuente que  los revolucionarios cubanos, incluso con más talento que él, reciban invitaciones a eventos como a los que se viajaba uno tras otro? ¿Acaso los jóvenes periodistas que defienden verdaderamente las ideas del socialismo reciben reiteradamente cursos en Europa para ello? ¿Acaso quienes reportaron en defensa de Cuba en las redes sociales desde las Cumbres de Panamá y Perú recibieron talleres del New York Times y de Radio Netherland? ¿Acaso tuvieron profesores contratados por fondos estadounidenses para enseñarles cómo utilizar internet para defender a la Revolución? ¿Es que los jóvenes de la UJC y de la FEU que han aprendido a crear blogs y páginas de Fb disfrutaron de conferencias en New York sobre como hacerlo?  ¿Es que acaso lo comunistas cubanos reciben como premio becas en las universidades de Estados Unidos por su posición política?

¿Qué clase de mente puede tener quien se crea, y pretenda hacer creer a los demás que eso es lo más natural el mundo o que han hecho una excepción con él gracias a sus “capacidades” y “talento”? Posiblemente de la Antigua Grecia hayamos heredado algún adjetivo para él.

Yo sí confié en los miembros de La Joven Cuba. Los admiraba por el proyecto que había llevado adelante, y sigo pensando que lo que hicieron hasta ese entonces es admirable. Creí en ellos como creyeron muchos.

El 2017 fue un año de lucha de ideas en Cuba, una batalla intelectual, política e ideológica, en que las condiciones que la provocaron se fueron acumulando durante los años anteriores. Es lógico que en ese período de acumulación cada cual fuera cogiendo el lugar al que considera que pertenece por sus convicciones.

Un pensamiento en “La Joven Cuba y Harold Cárdenas en su “laberinto”: Cortina de humo vs verdad – Y Gracias a Javier

  1. Pingback: La Joven Cuba y Harold Cárdenas en su “laberinto”: Cortina de humo vs verdad – Y Gracias a Javier | argencuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s