La inquietud sobre Florencia Kirchner, del odio visceral a la admiración incondicional

La Santa Mambisa

Por Cecilia González

Florencia es una cineasta y activista feminista de 29 años, pero su vida está marcada por la atención y el juicio público porque se apellida Kirchner. Su caso es singular. No cualquiera es hija de dos presidentes ni porta un nombre que suscita extremos: del odio visceral a la admiración incondicional.

A menos de un mes de las elecciones en Argentina, su estado de salud es motivo de incertidumbre e impacta en las campañas. Su madre, Cristina Fernández de Kirchner, la única mujer electa y reelecta como presidenta en este país, ahora es candidata a la vicepresidencia en la fórmula que ella misma armó para que la encabezara Alberto Fernández, su exjefe de Gabinete, quien hoy lidera con holgura las encuestas y el 27 de octubre puede evitar la reelección de Mauricio Macri y convertirse en el nuevo presidente electo.

Ver la entrada original 1.648 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s