Brasil y Rusia pretenden casi duplicar intercambio comercial

Los mandatarios de Brasil y Rusia aspiran a casi duplicar el intercambio comercial entre ambas naciones para llevarlo a 10.000 millones de dólares, informaron las autoridades brasileñas, sin precisar plazos concretos.

Ambos miembros del bloque BRICS (que también integran India, China y Sudáfrica), comercializaron bienes por un total de 5.600 millones de dólares en 2013, según el Ministerio de Industria, Desarrollo y Comercio Exterior de Brasil.

“La relación bilateral comercial entre Brasil y Rusia es una relación muy positiva. Del lado brasileño comprende exportaciones de carne que benefician a muchos estados del país, pero es un parámetro de exportación muy limitado: carne y azúcar”, dijo el director del departamento de Europa de la cancillería, Oswaldo Biato Junior.

“Uno de los principales objetivos de esta visita es diversificar las exportaciones”, agregó en declaraciones al blog de la presidencia. Enfatizó además la importancia en la cooperación científica, técnica y bélica.

La reunión de este lunes entre la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y su colega ruso, Vladimir Putin, tiene lugar en la víspera de la reunión de presidentes del bloque BRICS, que se realizará en la ciudad de Fortaleza (noreste).

Defensa antiaérea

Brasil también ve con interés una sociedad con Rusia para temas de defensa, y Rousseff dijo que reiteró a Putin su interés en la adquisición de material antiaéreo ruso y de cooperar en temas de uso pacífico de la energía nuclear.

Un convenio de cooperación técnico-militar fue firmado entre ambas naciones.

“Resaltamos la importancia de cooperación en defensa y en el uso pacífico de energía nuclear. Por esta razón instruimos a nuestros representantes a agilizar las negociaciones para la adquisición por parte de Brasil de unidades del sistema ruso de defensa antiaérea”, dijo Rousseff.

Según el convenio, las fuerzas armadas de ambos países participarán de un ejercicio conjunto del uso del sistema Pantsir-S1, en agosto de 2014, orientado a la adquisición de ese tipo de armamento por parte de Brasil en el más breve plazo.

“Buscamos una relación de largo plazo y de beneficios mutuos (…) Nuestros países están entre los más grandes del mundo, y no pueden estar tranquilos, en pleno siglo XXI, con dependencias de cualquier tipo. Acontecimientos recientes demuestran que es esencial que busquemos, nosotros mismos, autonomía científica y tecnológica”, comentó Rousseff.

(Tomado de Andina)

Estados Unidos, además de aislado, anda más turbado que nunca

El régimen norteamericano, además de estar aislado y de ver perder cada día su hegemonía internacional, anda más turbado que nunca por los cambios geopolíticos que aceleradamente tienen lugar hoy en el mundo, y de verdad que no es para menos.

La agresividad evidente de Washington, que espía incluso abiertamente a sus viejos “aliados”, como Alemania, y sus continuos sobresaltos y actuaciones desequilibradas, no son otra cosa que claros síntomas ante las transformaciones en su contra que se escenifican en todos los rincones del planeta tierra, las cuales auguran un imperio decadente al borde del abismo.

Varios ejemplos demuestran las causas de la paranoia sin cura de la Casa Blanca y sus desvelos: En América Latina ya ni siquiera le quedan marionetas, al menos impúdicas, y la Patria Grande ha dejado de ser su traspatio, que ahora lo son algunos países europeos, siempre “palanganeros” como España, pero agobiados por graves crisis.

A Venezuela no consiguieron ahogarla a pesar de todas las acciones subversivas que planearon en el Pentágono para derrocar a la Revolución Bolivariana liderada por el presidente Nicolás Maduro, que nuevamente se encumbra con el espaldarazo masivo de Latinoamérica y el Caribe, y potencias amigas emergentes.

La Patria Grande en bloque ha alzado su voz para apoyar a Argentina frente a las embestidas de los parásitos Fondos Buitres “Made in USA”, en otra demostración de unidad de la región, como lo ha hecho en rechazo a las masacres de palestinos perpetradas por Israel en los últimos días en Gaza, al igual que la inmensa mayoría la comunidad internacional.

De otro lado, los demasiados frentes de guerra abiertos por Washington se le han convertido en un boomerang. En Siria no logró derribar al gobierno del presidente Bashar al Asad, en Irak, Afganistán y Libia es incapaz de controlar la situación de caos y manicomio que creó en esos Estados con sus ilegales invasiones y ocupaciones, mientras su plan de cercar a Rusia a través de Ucrania, con la complicidad de la Unión Europea, ha encontrado un muro de contención en Moscú.

De Irán, ni siquiera la Casa Blanca quiere hacer mención, porque conoce muy bien la respuesta reiterada de Teherán, que le ha advertido sin paños tibios acerca de las consecuencias de una eventual agresión contra el país persa.

Algo similar le ocurre con Corea del Norte, y en general en Asia, donde la musculosa China ha esclarecido a Washington que no desea conflictos bélicos en esa próspera área geográfica.

La actual administración de Estados Unidos, encabezada, mejor dicho “descabezada” por Barack Obama, es cuestionada a nivel planetario, y por sus propios ciudadanos.

Obama es el mandatario norteamericano menos popular de los últimos 70 años, el peor espía de la historia porque todo el mundo lo sabe, y el más vilipendiado tanto por congresistas republicanos como demócratas, al punto que pretenden destronarlo antes de concluir su permanencia en el trono.

El futuro para el inmerecido Premio Nobel de la Paz, y su imperio, se torna realmente tormentoso porque al unísono China y Rusia han determinado ponerle freno definitivamente a su dominio unipolar.

Las giras por estos días de Vladímir Putin y Xi Jinping por Latinoamérica y Caribe, incluida Cuba, y la cumbre del Grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), a iniciarse este lunes en Fortaleza, ciudad del gigante sudamericano, son bien elocuentes sobre los objetivos de Moscú y Beijing.

Washington tiene en realidad escasas opciones, o se ajusta a los reclamos de paz que remueven al mundo y convive con los demás, o terminará desmoronándose como el imperio romano, incluso si comete el grave error de desatar una devastadora guerra global.

(Tomado de Cubadebate)

La India aprovechará cumbre Brics para mejorar relaciones con Suramérica


El primer ministro indio, Narendra Modi, aseveró hoy que la cumbre del Brics en Brasil la próxima semana dará oportunidad a su país de estrechar relaciones con las naciones suramericanas.

La India ha disfrutado tradicionalmente de estrechos, cordiales y mutuamente beneficios vínculos con esos países, resaltó Modi en un mensaje antes de partir hacia el evento.

“Compartimos aspiraciones y desafíos comunes”, subrayó el jefe de Gobierno en vísperas de su primer compromiso internacional desde que asumió el cargo a fines de mayo.

Manifestó que la Cumbre estará centrada en fortalecer los nexos entre los miembros de la asociación (además de la India, Brasil, Rusia, China y Sudáfrica) a través de iniciativas como la creación de un Banco de Desarrollo y de un Fondo de Reserva para Contingencias.

Tras apuntar que otros de sus objetivos será contribuir a promover la estabilidad económica y la prosperidad mundiales, Modi destacó que la Cumbre también le permitirá interactuar con los líderes de varias naciones suramericanas.

La presidenta brasileña, , invitó al evento a sus pares de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Mis interacciones (con los dirigentes de esos países) me permitirán explorar nuevas ideas sobre la expansión y consolidación de nuestras relaciones con América del Sur, consideró Modi.

Los grandes progresos experimentados por esa región -subrayó- la convierten en un polo potencialmente importante de la economía mundial y en una tierra de grandes oportunidades para nosotros.

Modi partió este domingo de aquí, pero hará una escala en Berlín antes de continuar viaje el lunes hacia Brasil, sede de la sexta cumbre del Brics desde su reunión fundacional en Ekaterimburgo, Rusia, en 2009.

Desde entonces se ha convertido en una poderosa asociación de las principales economías emergentes: según estimaciones, representa el 43 por ciento de la población mundial, el 30 por ciento de la superficie terrestre mundial, el 18 por ciento del Producto Interno Bruto global, y el 35 por ciento de las reservas de divisas.

(Tomado de Cubadebate)