Las campañas de la CIA contra Cuba, ya no engañan a nadie.

Durante 60 años, funcionarios de la CIA y del Departamento de Estado, han elaborado miles de argumentos falsos para acusar a Cuba de cuantos males existen en este mundo y satanizar a la Revolución cubana, algo que en las décadas de los años 60 y 70 del siglo XX tuvo cierto efecto, por el aislamiento que impusieron a la Isla mediante sus planes macabros, pero hoy todo es diferente.

La apertura de Cuba al mundo y del mundo a Cuba, como pidió el Papa Juan Pablo II durante su visita en 1998, unido al acceso a Internet, permiten conocer en tiempo real lo que sucede dentro y fuera del país, por tanto, las mentiras o Fake News se esclarecen rápidamente.

Para los yanquis el arma más empleada contra la Revolución es la guerra económica, comercial, financiera y biológica, en su desesperado deseo de ahogar a los cubanos, sumada a las campañas mediáticas para sembrar el criterio de que el socialismo es culpable de sus penurias.

Donald Trump, complaciendo peticiones del senador Marco Rubio, en representación de la mafia terrorista de Miami, sueña con ser el presidente que destruya la Revolución socialista y para eso impone nuevas sanciones contra todos los que comercian con Cuba, inviertan en su desarrollo, realicen transacciones bancarias y cualquier exportación cubana que permita obtener dinero para mejorar su economía. Sigue leyendo

Roberta Jacobson denuncia el caos existente en la toma de decisiones en la Casa Blanca

Exembajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson. Foto: Archivo.

La exembajadora estadounidense, Roberta Jacobson, comentó este domingo sobre el caos que existe en la toma de decisiones de la actual administración de Donald Trump y como esto ha socavado la diplomacia y los intereses de Washington en el mundo.

Durante más de 30 años como diplomática siempre dependí de la orientación de mis superiores en el Departamento de Estado y en la Casa Blanca, pero desde la llegada de Trump la comunicación fue casi inexistente, explicó Jacobson en un artículo que publica este domingo en el diario The New York Times.

Cierto caos es normal al comienzo de una administración, pero bajo este gobierno fue extremo, señala.

Al respecto, recuerda que unas 30 misiones diplomáticas estadounidenses están aún sin embajador, entre las que cita Arabia Saudita y Pakistán.

“La desconexión entre el Departamento de Estado y la Casa Blanca parece intencional, lo cual deja a nuestros embajadores en posiciones difíciles y a nuestros aliados enfurecidos, alienados y desconcertados”, apunta Jacobson, quien renunció en mayo a su puesto como representante en México.

Como ejemplo recuerda que se enteró por funcionarios mexicanos y la prensa de esa nación del plan de Trump de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Hay pocos puntos en que los mexicanos estén de acuerdo, uno de ellos es su rotundo rechazo a Trump, aseguró.

Durante las últimas tres décadas, sucesivas administraciones estadounidenses trabajaron para vencer el ADN antiamericano en México debido a una larga historia de invasiones, pérdidas territoriales e intervenciones, ese tipo de ‘confianza es lenta de construir y notablemente fácil de destruir. Se está destruyendo ahora’, destacó.

A principios de este año John Feeley, renunció como embajador de Estados Unidos en Panamá, para no servir bajo la actual administración republicana.

(Con información de PL)