Por qué falló una vez más el llamado a marchas de Guaidó

Pudieran haber múltiples factores que han incidido en el fracaso estrepitoso que han tenido las marchas convocadas por el dirigente opositor Juan Guaidó, sin embargo hoy en esta nueva presentación trataremos de asomar algunas consideraciones que nos pueden permitir entender mejor el panorama político que vive en los actuales momentos Venezuela.

Del autoproclamado presidente de la nación -pareciera ser-, y es nuestro criterio muy personal, ya la gente está cansada, simplemente porque desde que apareció en la escena política despertó con mucha fuerza y de manera inédita nuevas expectativas, desde luego en el seno de la oposición, pero que a lo largo del tiempo se han ido difuminando, como el humo en el aire.

Guaidó ciertamente arrancó con fuerza cuando el país menos se lo esperaba, pero  desestimó, a pesar de contar con el apoyo del imperio  norteamericano,  la fortaleza y la organización de la revolución de la cual ha venido echando mano el presidente Nicolás Maduro para sustentarse en el poder.

A partir de esta circunstancia y a lo largo del tiempo, desde aquel 23E en que Guaidó se autoproclamó jefe de Estado, las convocatorias del querubín del imperio han ido de mal en peor, una tras otras, en franco fracaso.

El resultado de estos hechos, insistimos, que se han traducido en derrota tras derrota, sin duda han llevado a los seguidores de Guaidó a percibirlo como un dirigente político emergente de poca monta, sin certeza ni tino, por cuanto deja entrever que no cuenta con un plan claro y contundente que pudiera mantener encantadas a las masas.

La oposición, sin duda, percibe en estos momentos a Guaidó como un auténtico bocazas….como un charlatán, al estilo de Cantinflas, que habla, habla y habla, y no concreta nada, muchos menos un proyecto, un plan, una repuesta que entusiasme al país para decidirse por un cambio.

Hemos dicho que la última convocatoria que hizo Guaidó, el pasado sábado, con la clara intención de animar al pueblo y así consolidar un golpe de Estado, tuvo sus propias consecuencias, y la primera de ellas es que la población venezolana, en definitiva, dejó saber que quiere vivir en paz, porque está cansada de esos llamamientos que incitan al odio, a la confrontación y a la rebelión.

Si, así como se escucha,…la gente está fastidiada y obstinada de que se maneje el mismo discurso llamando a tomar las calles para reeditar las guarimbas y promover paros que conlleven a la fuerza a deponer al gobierno legalmente constituido del presidente Nicolás Maduro.

Un factor decisivo que marcó pauta e incidió para que el llamado de Guaidó fracasara, una vez más y de manera estrepitosa, fueron los conflictos que se han venido registrando, con saldos muy lamentables, en Chile, Ecuador y Bolivia.

No hay duda que estos hechos cargados de fascismo y xenofobia, registrados en los hermanos países, a pesar del silencio mayoritario que han mantenido los medios de comunicación para darlos a conocer plenamente, sirvieron de ejemplo para que los venezolanos desecharan esa forma por demás grotesca e inconstitucional y dolorosa de hacer política para salir de un gobierno.

Los venezolanos, sin duda, el pasado sábado 16N, le enviaron un mensaje claro y contundente a Guaidó, ante lo que dijo hace solo unos días atrás: “aquí nadie tendrá navidades felices”.  Claro que el pueblo quiere navidades, ambiciona el disfrute, aspira momentos de sosiego y alegría, y sobre todo quiere de nuevo el compartir, aunque las limitaciones y la inflación tenga que enfrentarlas.

Guaidó, a nuestro entender, es sinónimo de fracaso, pero además de anarquía, de violencia, de inestabilidad, incluso, de corrupción, pero sobre todo de sumisión al imperio, que solo desea condicionar, bajo sus intereses, el destino del pueblo venezolano, según lo dejan entrever, con lo poco o mucho que ha  ocurrido, la mayoría de los compatriotas de nuestro país.

Tomado de Aporrea.

Varias movilizaciones en #Bolivia exigen la renuncia de la presidenta de facto Janine Áñez

Varias marchas confluyen desde distintos puntos de Bolivia hacia La Paz para exigir la renuncia de la presidenta de facto Janine Áñez en un plazo menor de 48 horas.

Entre los participantes que se destacan están sectores agrícolas y laborales bolivianos, contingentes que llegaron a La Paz, reunidos en la plaza Murillo.

Según informa Telesur la represión ejercida por las fuerzas del orden en varios puntos del país ha dejado más de 20 muertos y cientos de heridos, y aunque el punto central es la renuncia de la senadora Ánez, autoproclamada presidenta sin aval de la Asamblea Nacional, las protestas de sectores campesinos e indígenas se extiende al cese de la represión de la policía y el ejército y reprochan a la prensa local la falta de cobertura a su movimiento.

Los cortes de rutas por las manifestaciones en varias regiones han comenzado a generar desabastecimiento de comestibles y combustible en La Paz.

«El pueblo está sufriendo mucho avasallamiento de esta presidenta autoproclamada. Queremos Justicia para nuestros compañeros, Justicia», dicen las comunidades organizadas durante manifestaciones pacíficas en las calles, que llegaron de diversos departamentos bolivianos.

Las movilizaciones se reproducen no solo en La Paz sino en otras ciudades como El Alto, Cochabamba, Sabada, Sucre, entre otras.

Marcha contra el Gobierno de facto en Bolivia avanza hacia La Paz (+Video)

La Paz, 15 nov (Prensa Latina) Miles de comuneros de 20 provincias avanzan hoy en nueva marcha hasta la sede de Gobierno con el objetivo de sacar a la autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Añéz.
Entre los más representados aparecen, los mineros de la ciudad de Colquiri, municipio de La Paz, y los vecinos de El Alto, quienes anunciaron que extenderán su protesta hasta la zona sur paceña, territorio de clase media y alta con un protagonismo del golpe de Estado materializado el domingo último. Sigue leyendo

Multitudinarias marchas en Bolivia respaldan a Evo Morales tras alerta de Golpe de Estado

Multitudinarias marchas se registraron este martes en La Paz, Bolivia, cuyos asistentes exigieron que se respeten los resultados de las elecciones generales del 20 de octubre que le dieron la victoria en primera vuelta al jefe de Estado, Evo Morales.

En esta jornada, escenificada en la plaza San Francisco, se dieron cita todos los sectores afiliados a la Central Obrera Boliviana (COB) para  rechazar el Golpe de Estado promovido por la derecha contra el gobierno nacional, hecho que fue denunciado ante el mundo por el Jefe de Estado boliviano, y posteriormente por el canciller de Bolivia, Diego Pary, ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD), Hugo Torrez, que estuvo en la manifestación, afirmó que “quienes hemos sacrificado la vida por la democracia somos los obreros y de la misma forma ahora queremos hacer respetar lo que la gran mayoría del pueblo boliviano ha decidido el 20 de octubre, que es la continuación del proceso de cambio a la cabeza del presidente Evo Morales”.

Evo Morales, quien pidió este martes la unidad de los bolivianos para derrotar a los vende patria que gestan un Golpe de Estado para privatizar los recursos naturales nacionalizados en beneficio de la población, alcanzó su tercera reelección al vencer a Carlos Mesa con el 99,99% del escrutinio realizado. Sigue leyendo