ONU ratifica inquietud ante jornada de paro nacional en Colombia

Diversos sectores populares de Colombia ratificaron su participación en la jornada de paro nacional, donde expresan su rechazo a las políticas neoliberales promovidas por el Gobierno de Iván Duque. | Foto: El Tiempo (referencial)

Las Naciones Unidas reiteraron que la protesta pacífica es un derecho humano cuyo ejercicio fortalece la democracia, por lo que manifestó su inquietud ante los mensajes violentos difundidos por las redes sociales.

La Oficina en Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos reconoció este miércoles su preocupación con relación a la promoción de la violencia en el marco del paro nacional que se desarrollará en el país este 21 de noviembre.

Mediante un comunicado, el organismo reiteró que la protesta pacífica es un derecho humano cuyo ejercicio fortalece la democracia, por lo que manifestó su inquietud ante los mensajes difundidos por las redes sociales y diferentes medios de comunicación que “estigmatizan la protesta social”, así como otras que “llaman al uso de la violencia durante las movilizaciones”.

Ante esta situación, las Naciones Unidas hicieron un llamado a las personas que van a participar de las marchas, para que participen de “manera responsable, de acuerdo con los derechos a la reunión pacífica, a la libertad de expresión y a la libertad de asociación”, y anunció un seguimiento a los casos que han sido denunciados.

“En algunos casos se han hecho públicos videos que indican que estarían conformándose grupos de ciudadanos que amenazan con ejercer violencia para proteger sus bienes. Hasta el momento la Oficina desconoce si existen investigaciones por estos hechos y si hay avance en las mismas”, sostuvo la organización.

58 personas están hablando de esto

 

Otra de las preocupaciones tiene que ver con el aumento de la presencia de miembros del Ejército Nacional en las calles de algunas ciudades de Colombia en los días previos a la manifestación, por lo que recordó que, de acuerdo con las normas y estándares internacionales, la atención a situaciones que podrían derivar de protestas o manifestaciones públicas son responsabilidad de los cuerpos policiales.

“La Oficina recuerda que los Estados deben limitar y condicionar al máximo el uso de las fuerzas militares para el control de disturbios internos, puesto que el entrenamiento, equipamiento, y perspectivas propias de la naturaleza militar no son adecuadas para garantizar la protección y control de civiles, entrenamiento que es propio de los entes policiales”, señaló la Oficina.

También mostró preocupación por la expedición, por parte del Gobierno Nacional, de varios decretos, circulares e instructivos que contemplan la posibilidad que los alcaldes y gobernadores pongan en marcha medidas como la declaración de toques de queda, y el apoyo militar para el control del orden público en el marco de las jornada de este jueves.

Diversos sectores populares de Colombia ratificaron su participación en la jornada de paro nacional, donde expresan su rechazo a las políticas neoliberales impulsadas por el Gobierno de Iván Duque, y exigen el respeto a la vida y garantías de participación política.

Tomado de TeleSur

 

Macron llama a los franceses a un debate nacional

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha invitado a la ciudadanía del país a participar en el anticipado “debate nacional”, en respuesta a las movilizaciones de los chalecos amarillos que semana tras semana protestan en las principales ciudades francesas.

“No son unas elecciones ni un referéndum”, ha explicado Macron, que ha manifestado en una carta abierta su comprensión por el descontento y la ira de quienes participan en las movilizaciones. “Comparto esta impaciencia”, ha asegurado.

“Francia no es un país como los demás. El significado de la injusticia es más vívido que en otros lugares. La necesidad de ayuda mutua y solidaridad más fuerte”, ha planteado. El objetivo es “una sociedad en la que para tener éxito no se necesiten enchufes o fortuna, sino esfuerzo y trabajo”, “pero hay una condición: no aceptar ninguna forma de violencia”.

Así, invita a los ciudadanos a criticar y plantear propuestas de reforma en los debates que tendrán lugar en las próximas semanas a iniciativa de insituciones públicas u organizaciones sociales de todo el país y que culminarán el 15 de marzo, cuando Macron informará de los resultados de este proceso. Los temas a tratar serán impuestos, gasto público, gobernanza, cambio ambiental y democracia, que incluye el tema de la inmigración.

“Los alcaldes tendrán un papel esencial porque son sus representantes electos y, por lo tanto, el intermediario legítimo de la expresión de los ciudadanos”, ha argumentado Macron.

“No hay preguntas prohibidas. No estaremos de acuerdo en todo, es normal, es democracia, pero al menos mostraremos que somos personas que no tenemos miedo de hablar, de debatir”, ha señalado. “Y tal vez descubriremos que podemos estar de acuerdo (…) más allá de nuestras preferencias, más a menudo de lo que pensamos”, ha subrayado en su misiva.

Sin embargo, las encuestas muestran poco interés de los franceses en este proceso: siete de cada diez encuestados por France Info y ‘Le Figaro’ creen que no se sacará nada útil.

(Con información de Europa Press)