Otros 20 millones para la subversión en Cuba: Ahí sí hay prioridad para la administración estadounidense

Más de una vez, voceros y funcionarios de la actual administración de Estados Unidos han declarado que Cuba no es un tema de alta prioridad para su gobierno. Sigue leyendo

Marco Rubio García, Monomaníaco y Mitómano

Sin duda alguna el senador republicano Marco Rubio García en EEUU, se ha convertido en el estratega de presión contra Cuba y Venezuela. Su verborrea barata, repetitiva, politiquera y mentirosa, lo hace ser un monomanìaco y mentiroso. Sigue leyendo

Mafia anticubana de Miami pide sanciones para Humberto López

La congresista republicana María Elvira Salazar apoyó en Twitter la emboscada mediática de la que fue víctima este sábado el periodista de la Televisión cubana, Humberto López.

Sigue leyendo

Estados Unidos, las nuevas tecnologías y la subversión contra la juventud cubana

Cultura Democrática, una organización pantalla para financiar al autodenominado Movimiento San Isidro. (+ Documento)

Micaela Hierro Dori, presidenta de Cultura Democrática.

Esa supuesta organización de la sociedad civil argentina que dice “dedicarse a la promoción de la democracia, defensa de los derechos humanos y fortalecimiento de la cultura política humanista”, es en realidad un instrumento financiado por Washington para encubrir con  rostro ajeno su empeño de subvertir el orden constitucional cubano.

Un documento llegado a mis manos revela que la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés) – considerada hasta por el periódico The New York Times como una filial de la agencia de espionaje norteamericana CIA-  emplea a esta falsa asociación civil para  subvencionar al autodenominado Movimiento San Isidro (MSI).

La generosa suma de 60 486.00 dólares requerida por Cultura Democrática a la NED es ampliamente fundamentada en un documento de diez páginas donde se precisa que su destino es la financiación de un proyecto en la Isla con el título “Promoviendo la Libertad de Expresión a través del Arte”; cuyaesencia no es otra que sufragar las  acciones desestabilizadoras que realiza el llamado MSI empleado a la cultura como fachada.

Ello explica –y así se define- que su coordinadora en La Habana es la integrante de ese grupúsculo contrarrevolucionario Anamely Ramos González, uno de los rostros más visibles por su postura radical durante la simulada huelga de hambre escenificada a finales del pasado año por estos pseudos artistas sin  talento ni obra reconocida.

Una provocación para nada original al seguir el mismo libreto al que han recurrido otros mercenarios, sin éxito alguno.  En fin, un jolgorio que terminó siendo conocido como la “Farsa de San Isidro”. La versión más reciente de esa otra falacia conocida popularmente como la “huelga del aguacate”, que dejó muy mal parada a su protagonista la contrarrevolucionaria Marta Beatriz Roque Cabello.

Durante el desarrollo de esa patraña que medios anticubanos administrados desde el exterior se esforzaban en amplificar, Ramos González les aseguraba que “Denis nunca más estará sólo”, en referencia al miembro de ese grupúsculo Denis Solís González sancionado por desacato y al que utilizaron como pretexto para montar el show mediático.

Pero para sorpresa de algunos de sus “socios”, esta ex profesora de arte poco tardó en olvidar su manifiesta “solidaridad vertical” y anteponiendo sus intereses personales a los del resto, partió rumbo a México a principios de este año para realizar un doctorado. Una decisión personal que sintió la necesidad de explicar desde la capital mexicana al percibir que su repentino viaje había dejado un mal sabor.

Según revela el referido documento -que pone al descubierto este programa subversivo-  la contraparte de Ramos González en Buenos Aires es Luis Alberto Mariño Fernández. Un joven y prometedor músico y compositor cubano formado en el Instituto Superior de Arte (ISA) en La Habana que se estableció en la capital argentina en el 2017.

Pero como “opositor” poco puede decirse de Mariño Fernández, salvo que es un individuo gris sin aval ni trayectoria reconocida dentro de la llamada “oposición” cubana, aunque ahora se muestra deseoso de ganar visibilidad en Miami por su accionar anticubano en Buenos Aires.

A tal fin, no desaprovecha oportunidad para llamar la atención y manifestar su respaldo a los proyectos contrarrevolucionarios de los cabecillas Rosa María Payá Acevedo y Eliécer Ávila Cicilia; ambos vinculados a la extrema derecha cubano americana y decididos partidarios de apoyar cualquier opción que conduzca a la aniquilación de la Revolución Cubana, incluida la intervención militar norteamericana.

Quizá la nota curiosa en este músico cubano es que no sólo mantiene una estrecha relación con Ramos González, pues fueron pareja y tienen un hijo en común, sino que además es el actual esposo precisamente de la fundadora y presidenta de Cultura Democrática, Micaela Hierro Dori. Ciertamente, el mundo es un pañuelo y en este caso todo queda en familia.

Pero, ¿quién es Micaela Hierro Dori? Una joven argentina seguidora del macrismo, bien relacionada con figuras de la derecha conservadora y de la ultraderecha en América Latina, así como con miembros de la contrarrevolución cubana de dentro y fuera de la Isla, y, lo más importante, una activa operadora pro yanqui para promover la desestabilización de países latinoamericanos y caribeños que no son del agrado de Estados Unidos, especialmente Venezuela y Cuba.

A pesar de su juventud, no es ninguna improvisada. Posee una buena formación académica. Llama la atención en su currículo que cursó un programa de estudios en la Universidad de Georgetown, Estados Unidos. Y que fue becaria de la Fundación Konrad Adenauer-Siftung (KAS), la cual es también una pieza clave en la conformación de los planes subversivos en América Latina y en apoyo a los gobiernos de extrema derecha.

Tampoco es una inexperta en utilizar a supuestas ONGs y asociaciones civiles argentinas como tapadera para desarrollar sus actividades subversivas por encargo de Washington.

Sus primeros pasos los dio como coordinadora de programas de la Fundación CADAL (Centro para la Apertura y Desarrollo de América Latina) que gracias al generoso financiamiento estadounidense  mantiene un papel activo en Argentina y Sudamérica en la organización de acciones subversivas contra la Mayor de las Antillas.

Luego presidió el Centro de Investigación y Capacitación de Emprendedores Sociales (CICES) -otra disfrazada asociación civil argentina financiada por Washington-, cuyo objetivo es actuar sobre la juventud latinoamericana para la captación de líderes jóvenes de filiación política conservadora, con vistas a sumarlos a los planes desestabilizadores contra Cuba, Venezuela y otros países del ALBA.

También fue fundadora y primera presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia -otra falsa ONG financiada por la          NED- y que luego pasó a presidir la contrarrevolucionaria cubana Rosa María Payá, debido al interés de Washington  de darle visibilidad internacional como “líder” de la llamada oposición cubana, además de poder encubrir el bondadoso financiamiento que estaba recibiendo.

Lo anterior es sólo una ínfima muestra en Argentina de una gran telaraña de ONGs, fundaciones y asociaciones civiles creadas por la NED y la USAID en Latinoamérica a las que utilizan para encubrir el financiamiento de acciones desestabilizadoras en Cuba y otros países del ALBA.

Ya en el 2015, durante la VII Cumbre de las Américas celebrada en Panamá, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, denunciaba la histórica política intervencionista que a través de estas ONGs y fundaciones ha desarrollado Estados Unidos en la región.

«Hay otras formas de intervención más sutiles y sofisticadas, bajo la forma de ONG que nadie sabe de dónde vienen ni quienes la financian, pero luego se descubre que tienen reuniones secretas en algunas embajadas», afirmaba Fernández de Kirchner.

Precisamente en esa Cumbre de las Américas, la entonces presidenta del CICES era acusada como una de las principales encartadas en el reclutamiento de miembros de la contrarrevolución interna cubana para garantizar su participación en los foros paralelos a este evento y conseguir a toda costa las consiguientes condenas a Cuba y Venezuela en materia de derechos humanos.

Asimismo, unos días previos al inicio de ese importante evento varios medios difundieron una grabación de audio tomada a ella en una reunión con un grupo de jóvenes contrarrevolucionarios cubanos que intentaron boicotear, sin éxito, la participación cubana en la Cumbre Iberoamericana de Veracruz, México, en diciembre de 2014, en la que se escucha claramente cuando afirma:

“En Panamá va a ser distinto, porque vamos a ser nosotros los organizadores del evento grande de la Juventud y Democracia. Eso es lo que voy a hablar mañana bien con Karla, de Freedom House, y estoy viendo también con el donante a ver si nos dan algo de dinero extra del Departamento de Estado, porque ellos quieren armar algo grande…”.

Diversos medios han denunciado en reiteradas oportunidades a Hierro Dori como una agente al servicio de Washington y sus servicios especiales por su activa participación en la organización y realización de numerosos foros y eventos subversivos en nuestra región, especialmente contra Cuba, Venezuela y Nicaragua, los que coinciden  claramente con la política estadounidense hacia estos países.

Como bien afirma  el periodista y escritor ecuatoriano Jaime Galarza. “Los agentes de la CIA no tienen un carnet que andan exhibiendo. Los agentes de la CIA actúan. Se los identifica por las líneas de acción, por las coincidencias con los propósitos y las políticas del Gobierno norteamericano, el Gobierno que maneja a la CIA”.

Tomado de ArgenCuba.

#Cuba desenmascara campaña de la contrarrevolución, con apoyo de vándalos pagados por el imperio (+Video)

Hace poco se hicieron virales en redes sociales las imágenes de unos bustos de Martí empapados en una sustancia viscosa y roja. Aquel acto de vulgar vandalismo, perpetrado por los delincuentes Panter Rodríguez Baró y Yoel Prieto Tamayo, pronto provocó la repulsa de la inmensa mayoría de cubanos dentro y fuera de la Isla.

Los culpables fueron detenidos con celeridad y pronto confesaron con lujo de detalles. Su rimbombante actuación, que soñaban fuera un largometraje, resultó ser apenas un corto: en apenas días, los vándalos fueron descubiertos y apresados.

Sigue leyendo

¿A dónde van a parar los millones que #Washington financia contra la Revolución? #USA

El Gobierno estadounidense del presidente Donald Trump destinó, desde el 20 de enero de 2017 hasta la fecha, según expuso el sitio web Cuba Money Project, más de 22 millones de dólares para proyectos de subversión contra Cuba.

La cifra total, precisó la fuente, incluye 2 762 161 dólares para programas de migrantes en la ilegal base naval estadounidense en Guantánamo, 2 533 701 para administración y vigilancia y 162 618 dólares para iniciativas de reubicación en La Habana.

El Departamento de Estado redactó los nombres de organizaciones que recibieron un millón 320 804 dólares de la Fundación Nacional para la Democracia (NED), subrayó Cuba Money Project. Según la fuente, la usaid no divulgó los nombres de los grupos que se beneficiaron de un pago adicional de 206 535 dólares.

Cuba Money Project mostró que 14 386 098 dólares fueron hacia 42 organizaciones que operan dentro del rango de proyectos de la denominada «promoción de la democracia».

ENTRE LOS MÁS BENEFICIADOS ESTÁN:

– 1 873 311 USD Instituto Republicano Internacional

– 1 740 784 USD Fundación Panamericana de Desarrollo

– 1 442 000 USD Grupo de Apoyo a la Democracia

– 1 300 000 USD Dirección Democrática Cubana

– 1 003 674 USD Evolución humanitaria cristiana evangélica para Cuba

– 694 877 USD National Democratic Institute

– 450 127 USD CubaNet

– 440 000 USD Asociación Diario de Cuba

FUENTE: CUBA MONEY PROJECT

AP: EEUU utilizó a jóvenes latinoamericanos como agentes para la subversión en Cuba (+ Documentos)

En esta foto del 11 de julio de 2014, estudiantes cubanos salen de la Universidad Central Marta Abreu, en Santa Clara. La USIAD, tratando de convertir a jóvenes cubanos en “agentes de cambio”, envió su proyecto a Santa Clara e hizo conexión con un grupo cultural que se hacía llamar “Revolución”

Descargue el documento obtenido por AP en PDF (1,8 Mb)

Una nueva investigación de la agencia Associated Press publicada este domingo ha revela un programa encubierto del gobierno de Barack Obama, para enviar en a jóvenes latinoamericanos a Cuba con fines de subversión política.

Esto ocurrió después de la captura del contratista Alan Gross, lo que significa que tales programas no se detuvieron a pesar del terremoto político que generó el encarcelamiento de este empleado del gobierno de EEUU.

Utilizando como cobertura la supuesta ayuda a programas de salud, en realidad viajaron a la Isla para propiciar un cambio político, en “una operación clandestina que puso a los extranjeros en peligro”, asegura AP.

Iniciado a principios de octubre de 2009, el proyecto a cargo de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) envió a Cuba a jóvenes de Venezuela, Costa Rica y Perú “con la esperanza de incentivar una rebelión”.

Los viajeros trabajaron de manera encubierta, a menudo haciéndose pasar por turistas, y viajaron alrededor de la isla intentando identificar a personas que podrían convertirse en activistas políticos, añade la agencia.

En un caso, los agentes organizaron un taller de prevención del VIH que, de acuerdo con los memos a los que accedió AP, eran “la excusa perfecta” para los objetivos políticos del programa -una táctica que podría socavar los esfuerzos de Estados Unidos para mejorar la salud a nivel mundial, asegura la agencia.

Pero sus esfuerzos estaban plagados de incompetencia y de riesgo, de acuerdo con la investigación de The Associated Press. Estos agentes recibieron un seminario de 30 minutos para “evadir la inteligencia cubana” y no parecía haber ninguna red de seguridad para estos agentes sin experiencia en caso de que fueran capturados, dice la agencia.

Entre los documentos que obtuvo AP, uno aseguraba: “a pesar de que nunca hay total certeza, puedes tener confianza de que las autoridades no van a tratar de hacerte daño físicamente, sólo te van a asustar… Recuerda que el gobierno cubano prefiere evitar los informes negativos de los medios en el extranjero, por lo que un extranjero golpeado no es conveniente para ellos.”

En total, casi una docena de latinoamericanos fueron utilizados en este programa contra Cuba, por un salario de 5.41 dólares la hora.

La AP demostró que la USAID y su contratista, Creative Associates International, continuaron los programas subversivos contra Cuba, a pesar de que los funcionarios estadounidenses dijeron en privado que habían considerado suspender los viajes a Cuba tras la detención del contratista Alan Gross, quien permanece encarcelado luego de introducir en la Isla tecnología ilegal bajo las órdenes del gobierno de EEUU.

Este es un programa adicional al llamado “Twitter cubano”, conocido como ZunZuneo, puesto en marcha por la USAID en 2009 y descubierto por la AP en abril. El Inspector general de la USAID está investigando ese programa, que terminó en septiembre de 2012.

El costarricense Fernando Murillo era el jefe de una organización de derechos humanos en Costa Rica llamada Fundación Operación Gaya Internacional, y fue contratado por Creative Associates con la misión de convertir jóvenes cubanos en actores políticos efectivos contra el gobierno de la Isla. Se dirigió a Santa Clara, una ciudad ubicada a tres horas de La Habana, donde Murillo se conectó con un grupo cultural que se hacía llamar “Revolución”, una modesta agrupación de artistas que se dedicaban a la música electrónica y la producción de vídeo.
Murillo no llevaba mucho tiempo en el lugar cuando Carlos Pozo, un policía de seguridad estatal cubana, se dio cuenta de su presencia, un hecho que Murillo reportó a Creative Associates, según documentos.
Si la idea era llevar a cabo una serie de seminarios para reclutar a nuevos “voluntarios”, Murillo necesitaba una temática que fuera atractiva tanto a potenciales miembros y que fuera aprobada por el estado cubano.
Eso era, un taller de prevención del VIH podría servir.
Meses más tarde, en noviembre de 2010, el taller atrajo a 60 jóvenes. El agente Pozo también participó -lo que prueba, dijo Murillo entonces, que la fachada del taller estaba funcionando.
El taller supuestamente iba a ofrecer clases de educación sexual a sus asistentes para que supieran como prevenir el contagio del VIH. Por ejemplo, se les iba a enseñar cómo usar apropiadamente un condón.
“Los cubanos expresaron su deseo por informarse y recibir un taller sobre la prevención del VIH y el taller ayudó a satisfacer esas necesidades; dijo USAID en respuesta a preguntas escritas por la AP.
Cuando fue contactado en San José, Costa Rica, Murillo dijo que no podía hablar sobre los detalles de su incursión a Cuba porque había firmado un acuerdo de confidencialidad que le prohíbe divulgar cualquier información. En el informe de seis páginas que Murillo envío a Creative Associates sólo mencionó una vez el taller de prevención del VIH para resaltar que se trataba de la “excusa perfecta en el tratamiento del tema de fondo”.
Manuel Barbosa, uno de los fundadores del grupo de artistas Revolución, dijo en reciente entrevista en Santa Clara que los costarricenses nunca le dijeron que ellos estaban trabajando para USAID. Dijo también que no tenía inclinación alguna en contra del gobierno cubano y que, de hecho, su abuelo era un “mártir de la revolución (cubana)”.

Las autoridades estadounidense afirmaron que la USAID organizó programas “discretos”, como ZunZuneo para aumentar el flujo de información. Pero la investigación anterior de la AP encontró que el ZunZuneo era de naturaleza política y manipuló a los abonados sin saber que el servicio estaba pagado por el gobierno de EE.UU. con objetivos de cambiar el régimen en la Isla

Tanto este programa de agentes viajeros como el ZunZuneo forman parte de un esfuerzo de varios millones de dólares de la USAID para efectuar el cambio en países políticamente incómodos para Washington, y los datos del gobierno así lo demuestran, asegura AP.

Pero los programas examinados por la AP no parecían lograr sus metas y han operado bajo un organismo cuya fachada es la ayuda internacional, pero que en realidad se ocupa también de operaciones clandestinas. La CIA se comprometió recientemente a dejar de utilizar los programas de vacunación para reunir información de inteligencia, como el que ejecutó en Pakistán, supuestamente dirigido contra Osama bin Laden.

El programa de los agentes viajeros comenzó con el gobierno del Presidente Barack Obama, que inició su mandato asegurando un “nuevo comienzo” con Cuba, después de décadas de desconfianza, lo cual plantea interrogantes sobre si la Casa Blanca en realidad tiene una política coherente hacia isla, añade AP.

Sobre la base de documentos y entrevistas, la AP encontró que el programa de los viajeros utilizó tácticas espionaje para ocultar las actividades de los agentes. Por ejemplo tenían códigos para comunicarse: “me duele la cabeza” significaba que sospechaban que estaban siendo monitoreados por las autoridades cubanas; “tu hermana está enferma” era una orden para acortar el viaje.

“Nos las ingeniamos para que el gobierno de aquí no supiera que estábamos viajando a Cuba y ayudando a esos grupos” dijo Yajaira Andrade, una ex funcionaria de una organización venezolana. “Porque fue entonces cuando el Presidente Hugo Chávez estaba en el poder y si él hubiese sabido acerca de nosotros – que algunos venezolanos trabajábamos para provocar rebelión – nos hubiesen llevado a la cárcel.

Para evadir a las autoridades cubanas, los viajeros instalaban contenidos de aspecto inocente en sus computadoras portátiles para ocultar la información sensible que llevaban. También utilizaron memorias flash cifradas para ocultar sus archivos y enviar mensajes de correo electrónico cifrados, un sistema que podría haber despertado sospechas.

Es ilegal en Cuba, como en el resto del mundo -incluido EEUU- operar bajo la orden de programas para un cambio de régimen pagados desde el extranjero. Sin embargo, se mantuvo y los contratos se firmaron días después de la detención de Gross.

“Arrestaron a un contratista de otra agencia. Eso podría ser peligroso”, decía un mensaje por Skype que se intercambiaron dos trabajadores del proyecto. “Gracias a Dios que él no es de los nuestros.”

Los documentos muestran que Creative Associates aprobó que los agentes viajeros llevaran dinero en efectivo para los contactos cubanos, pero no podían decir que los fondos provenían del gobierno de los EE.UU..

Héctor Baranda quien era un estudiante universitario en Cuba cuando se hizo amigo de un grupo de viajeros venezolanos, dijo que le sorprendió escuchar de la AP que ellos trabajaban para el gobierno de Estados Unidos y que habían hecho un perfil de Baranda.

“¿Cómo te sentirías si ofreces tu amistad sincera y recibes este tipo de noticia?” preguntó Baranda.

El proyecto de agentes viajeros a Cuba fue financiado con el mismo dinero federal que pagó por el programa ZunZuneo. Pero USAID aún tiene pendiente darle a AP una copia completa de los contratos cubanos bajo la Ley de Libertad de Información que se introdujo hace más de tres meses atrás.

“Propiciar una rebelión”

Mientras Murillo y otros viajeros costarricenses se centraron en montar el taller de prevención de VIH y otros programas, los jóvenes viajeros venezolanos y peruanos fueron enviados a las universidades de Cuba. Su misión, según documentos y entrevistas, era reclutar a estudiantes con el objetivo a largo plazo de que se volvieran en contra de su gobierno.

A finales de 2009, Creative Associates contrató a la abogada venezolana Zaimar Castillo, que entonces tenía 22 años, y que dirigía una organización llamada Renova. Castillo declinó hacer cualquier comentario pero la administradora pasada de la organización, Yajaira Andrade, dijo que ella y otras fueron llevadas a San José, Costa Rica, para recibir cursos de entrenamiento.

“Nos dieron una semana de cursos para decirnos que era lo que íbamos a hacer, y cómo lo íbamos a hacer”, dijo Andrade, que se autodenominaba como la “mamá” de las jóvenes activistas.

Crearon una cuenta bancaria en Panamá, un paraíso para la banca anónima, para que la organización recibiera su pago en dólares.

El 24 de abril, tres trabajadores de Renova aterrizaron en La Habana para una visita prevista para un mes. La historia que les iba a servir de “fachada”, según un documento interno, era que viajaron a la isla a visitar a amigos que tenían en Cuba.

“Es fundamental que ellas no se obsesionen”, dijo en tono de advertencia un gerente de Creative Associates en una conversación en Skype. “De lo contrario, en el terreno se van a paralizar… o se van a traicionar entre ellas… y ambas cosas serían fatales”.

Los venezolanos visitaron las residencias estudiantiles en el campus de una universidad en Santa Clara y viajaron los fines de semana a conocer a las familias de los estudiantes. Otro grupo de jóvenes peruanos, independiente de éste, fue enviado a esa universidad en Santa Clara.

En una bitácora de viaje que se lee como un informe de inteligencia, los venezolanos describieron a los alumnos y las instalaciones del campus con mucho detalle y tomaron nota de sus quejas y presuntos problemas de equidad que podrían ser utilizados. Los estudiantes que podrían reclutarse fueron listados por nombre, luego se les elaboró un perfil y sus cualidades como líderes se evaluaron en una hoja de Excel.

Luego, el reporte pasó a describir la cultura política de la universidad, enumeró el rol de la Juventud Comunista, que buscaba a los mejores y más brillantes para nombrarlos en cargos en el Partido Comunista después de graduados. Las quejas de los alumnos también fueron detalladas: mala comida, servicio de agua y electricidad intermitentes, goteras en los techos. Los estudiantes temían al estado, de acuerdo con la bitácora, no estaban satisfechos con su realidad económica, pero igualmente no querían involucrarse en acciones contra su gobierno.

El hecho de que los estudiantes constantemente criticaran al gobierno, dice uno de los informes, “nos asegura tener beneficiarios con la mente clara en cuanto a los objetivos que perseguimos”.

Después de visitar dos universidades en dos ciudades, los consultores venezolanos identificaron a un “grupo-meta (grupo objetivo)” que estaría opuesto al gobierno y que tenía habilidades organizativas, pues organizaron actividades como un campamento y un “festival universitario”, según muestran documentos.

“Ellos estaban haciendo su grupo, y había un grupo de 30 personas, hubo un grupo de científicos jóvenes, de universidad, para dar la rebelión contra el gobierno”, dijo Yahaira Andrade, la administradora de Renova.

No hay evidencia de si los objetivos políticos se realizaron. De hecho, los estudiantes cubanos contactados dijeron en entrevistas realizadas recientemente con la AP que se sorprendieron al descubrir que sus amigos extranjeros estaban actuando en representación del gobierno de Estados Unidos.

“Eran nuestros amigos”, dijo el cubano Héctor Baranda, quien encabezaba la lista de los posibles rebeldes que habían hecho los venezolanos.

Baranda cree que el grupo de venezolanos confundió el quejarse del estado de las cosas, típica del pueblo cubano, con el asumir tendencias disidentes. “El cubano siempre dice ‘ahhh’ siendo grandes o pequeños (los problemas)”, dijo Baranda.

Los cubanos se dan cuenta

Cuba considera subversivas todas las actividades de promoción del cambio de régimen por parte de USAID, castigables hasta con diez años de prisión. Para los viajeros era una actividad peligrosa.

Con el tiempo, Creative Associates ajustó su estrategia de seguridad: abandonó el uso de discos portátiles de memoria cifrados con la palabra obviamente reveladoras como “Ironkey”, que constituía casi una confesión para los agentes de seguridad del aeropuerto. Se alentó a los viajeros a archivar en sus computadoras portátiles fotos e información personal para ocultar el material de la misión.

En caso de un arresto, el nombre de Creative Associates no se mencionaría, decía un reporte, y los jóvenes viajeros debían contactar a la embajada de su país en Cuba.

Si los interrogaban, Creative Associates aconsejó a los viajeros que se mantuvieran relajados. Debían recordar que “nada de lo que usted ha hecho durante su viaje es ilegal, de ninguna manera, en ninguna sociedad democrática y abierta. De esa manera, logrará mantener una apariencia calmada durante el interrogatorio”.

Pero a pesar de esfuerzos por ocultar sus intenciones, para finales del 2010 había señales de que las autoridades cubanas estaban dándose cuenta de lo que ocurría.

Un oficial de seguridad le preguntó a Murillo, el costarricense, sobre el origen del financiamiento del proyecto. Creative Associates concluyó que el interrogatorio “no deja duda sobre el interés que generaron en la policía estatal”.

Peor aún, un informe de seguridad de diciembre sugirió que las autoridades cubanas se habían dado cuenta que Estados Unidos estaba usando a jóvenes en vez de a los miembros conocidos de la oposición que ya son mayores.

Cuando un cubano preguntó a uno de los viajeros por qué estaba interesado en su país, el joven le respondió que su organización trabajaba en muchos países.

“Por supuesto, esto no es exacto”, indicó un informe. Si las autoridades cubanas verificaban los hechos, habrían conocido que era una mentira.

El tres de septiembre de 2010, Irving Pérez, un gerente de Creative Associates, convocó a una reunión por Skype para anunciar un cambio de estrategia.

“Nuestro programa no va a impulsar más viajes a la isla, o al menos no como columna vertebral de la operación”, dijo Pérez a los viajeros en la charla por Skype. Varias de las asignaciones de fondos se eliminarían, entre ellas la de los venezolanos.

En vez de viajar a Cuba, ellos tratarían de ayudar a ciertos “contactos estrella” cubanos a que recibieran una visa de salida y capacitarlos en otro país. Los “beneficiarios” cubanos que quedaban en la isla recibirían pagos en efectivo para financiar las actividades de reclutamiento. Subcontratistas de Creative Associates llevarían el dinero a la isla usando “mulas”, término adoptado del narcotráfico.

Ellos “tratarían de manejar el proyecto a control remoto”, explicó Pérez.

Pero esa estrategia tenía sus peligros.

Un ataque al corazón

Durante un mes, Pérez le había estado pidiendo un informe a un par de estudiantes universitarios cubanos, pues estaba ansioso por presentar sus documentos a USAID.

Los alumnos estaban usando el sistema de correo electrónico cifrado Hushmail, lo que pudo haber sido una señal de alerta para las autoridades cubanas.

“Tenemos razones para creer que han estado bajo fuertes presiones de las autoridades universitarias”, dice un informe de Creative Associates. “No se recomienda en este momento que se trate de contactarlos nuevamente”.

La asignación de fondos a los costarricenses se acabó con el tercer viaje de Murillo a la isla en junio de 2011. Creative Associates quería que Murillo entregara dinero, compilar reportes y ayudar a solicitar las visas de salida. A los jefes del proyecto en San José les preocupaba que Murillo fuera indiscreto. “¿Por qué no usan Hushmail?”, se lamentó uno.

Para entregar el dinero, los contratistas discutieron la posibilidad de enviarlo con familiares de Murillo. Uno de los gerentes del proyecto en San José escribió: “hay que recordar que la ‘mula’ no sabe exactamente para qué es ese dinero ni de dónde proviene”.

Al final, la “mula” era un amigo de infancia de Murillo, quien contó su experiencia a la AP en una entrevista con la condición de no ser identificado. El amigo, quien vive en San José, dijo que su asociación con la agenda política de USAID en Cuba podía poner en peligro su empleo.

Explicó que su capacitación de seguridad la hizo por Skype y demoró media hora. “Se me aclara que tengo que tener cuidado porque el dinero que llevamos es gringo”, dijo.

Después de llegar a La Habana, Murillo y su amigo viajaron a Santa Clara a reunirse con el grupo artístico “Revolución”. Uno de los integrantes, no Barbosa, les dijo que le entregaran el dinero que llevaban, dijo.

“Nos amenazó directamente con que si no le dábamos el dinero iba a las autoridades a denunciarnos”.

Murillo declinó comentar al respecto.

Preocupados, los viajeros se apresuraron a regresar a La Habana, e invocando uno de los códigos de seguridad desde un hotel, abandonaron el proyecto. El amigo estaba aterrorizado.

Todos los documentos del programa se pueden descargar aquí

(Tomado de Cubadebate)

“Baja moral” en Radio y TV Martí

La oficina del Inspector General de la Junta de Gobernadores para las Transmisiones de Estados Unidos (BBG, por sus siglas en inglés) acaba de desclasificar un informe que, dado su contenido, ha preferido catalogar como “sensible”.

El título: Inspección a la Oficina de Transmisiones hacia Cuba (OCB, también por sus siglas en inglés) –descargue el informe aquí.

Su objetivo: proveer al Departamento de Estado y al Congreso norteamericano de una “evaluación independiente” de las operaciones de esa entidad, encargada de las transmisiones internacionales de Estados Unidos, incluida las onerosas Radio y TV Martí.

El resultado: En la Oficina de Transmisiones hacia Cuba hay “baja moral”.

Hallazgos claves

En el reporte, hecho público este 7 de julio, resume los resultados de la auditoría a que fue sometida la OCB –entre septiembre y noviembre de 2013– y entre los elementos que el informe cataloga como “hallazgos claves”, se citan algunos que demuestran la intención subversiva e injerencista de tal engendro, que deliberadamente mancilla el nombre del héroe nacional cubano:

“La entidad ha consolidado aún más sus plataformas digitales, al ir más allá del sitio web, hacer factible y distribuir su programación en Cuba mediante programas innovadores”.

Entiéndase por “programas innovadores”, toda una amplia gama de aplicación de las nuevas Tecnologías de la Informática y las Comunicaciones, que van desde las redes sociales, Internet y una amplia gama de aplicaciones y programas para telefonía móvil.

“La moral de los empleados constituye una preocupación. El equipo de trabajadores de esta oficina expresó que la actual administración no tiene una comunicación eficaz y el proceso de toma de decisiones no es transparente”.

Así que, según el informe, los supuestos voceros de la democracia y la libertad de expresión tienen miedo de las posibles represalias que la administración puede tomar contra ellos “en caso de realizar protestas”.

Y es que no puede haber moral en una labor que carece de todo sentido ético. Quienes trabajan para la oficina, bien sean productores, editores o periodistas, saben que mienten al hablar de Cuba y que constantemente los obligan a mentir, justo el objeto social de la OCB: ¡mentir!

Sigue el informe:

“La OCB presenta varias debilidades administrativas en cuanto a la contratación, los recursos humanos, el chequeo financiero de las obligaciones tributarias, la gestión de propiedad y los viajes”.

Nada sorprendente. ¡Vaya usted a saber! la forma en que se dispone de los millones de dólares que cada año el Gobierno de EEUU destina a las transmisiones anticubanas.

Para ilustrar, baste recordar que –sólo en 2014– fueron aprobados 28 millones 266 mil dólares; 4 millones más de lo solicitado inicialmente.

¿Cuánto de ese dinero va a parar a los bolsillos de directivos y funcionarios? ¿Cuánto se emplea para pagos a mercenarios digitales y blogueros sin Patria? ¿Cuánto engrosa las arcas de Congresistas, personeros y cabecillas de la mafia de Miami, lastre indiscutible de la política de Estados Unidos hacia Cuba?

Las respuestas las sabemos los cubanos ¡de sobra! Y desde hace tiempo, sin necesidad de que alguien afirme que se trata de una labor sin moral.

Finalmente, la auditoria recomendó a la OCB realizar mejoras para “ganar y mantener la credibilidad de la audiencia”. Esto, porque algo tiene que decir para justificar tanto dinero, pues los propios artífices de la subversión contra Cuba saben bien que aquí no se les ve, ni se les escucha, ni se les lee.


Demasiados gastos, ningún resultado

La más rigurosa verdad es que el Gobierno norteamericano no audita con rigor esta Oficina porque le preocupen las condiciones de trabajo o el bienestar de sus trabajadores.

Washington se asegura, eso sí, de que la OCB gaste apropiadamente sus dineros y cumpla con el cometido que le ha sido asignado, en el menor tiempo posible: promover la subversión en Cuba y crear las condiciones de Factibilidad y Conveniencia que le permitan implementar en la Isla un modelo de Guerra no Convencional similar al que ponen en práctica en otras latitudes del planeta, amparado en presuntas primaveras y revoluciones de colores.

Quizás se preguntan el Congreso o el Departamento de Estado de EEUU, ¿por qué tarda tanto la OCB en modificar la ideología y la cultura política del pueblo cubano?; ¿por qué seguimos aquí, después de tantos años y tantos millones gastados?

Y si alguien tiene dudas de por qué llamamos a esto “agresión”, le invitamos a remitirse al propio informe de la auditoría, que al reconocer el fin –porque nadie las veía– de las trasmisiones contra Cuba con el empleo de un avión civil, reconoce que se trató de “una herramienta de táctica especial” que, por cierto, costó al contribuyente norteamericano –entre los años 2006 y 2013– la nada despreciable cifra de 35 millones 670 mil dólares.

Reconoce, además, que la Oficina de Transmisiones hacia Cuba mantiene buenas relaciones de trabajo con varias agencias federales vinculadas directamente a promover la caída de la Revolución cubana, como son los casos de la tristemente célebre USAID (Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional); y hasta con el Departamento de Defensa y el Comando Meridional (Sur) de las fuerzas armadas yanquis.

Tampoco es de extrañar. La Guerra no Convencional se inscribe en la doctrina norteamericana como un esfuerzo “multiagencias”, que prevé el empleo de “todos los elementos del poderío nacional de Estados Unidos”.

Algo más. No todo el informe es público. En sus 34 páginas pueden observarse varias tachaduras, algunas de las cuales abarcan páginas completas, cuyo contenido es negado al público. ¿Qué dirán?

Una conclusión parcial es inmediata: si lo conocido resulta ominoso, cuánta suciedad habrá en lo que ocultan.

Sea lo que sea, una verdad no puede ocultar: la Oficina de Transmisiones hacia Cuba es un ente activo de la subversión y la guerra sucia contra Cuba, en pos de lo cual el Gobierno de norteamericano pondera y perfecciona su desempeño.

Y una última verdad: del mismo modo en que el pueblo de Cuba ha derrotado durante años el reiterado intento enemigo de penetrar el cielo sagrado de la patria con su señal agresora, haremos frente el tiempo que sea necesario a los nuevos métodos que se anuncian, por muy sofisticados que parezcan, en la convicción de que –más temprano que tarde– una auditoría del Gobierno norteamericano exprese:

“Proponemos cerrar la Oficina de Transmisiones hacia Cuba. Demasiados gastos y ningún resultado.
¡Con lo cubanos, esto no funciona!” 

 
(Tomado de Cubadebate)

A nuestras espaldas

Seis privilegiados jóvenes cubanos visitan ahora Washington como premio por su graduación de seis meses en un curso universitario en Miami, dentro las becas “Somos un solo pueblo”. Hasta ahí suena muy bonito, pero en verdad es parte de un proyecto que trata de crear lideres artificiales para cambiar el sistema político cubano.

¡Que lástima!…pues sus guias en la gira son miembros de la “Fundación para los Derechos Humanos en Cuba”, y son escoltados a edificios históricos de la democracia norteamericana para enseñarles a como mejor ser plattistas.

Esta gran república (U.S.A) con toda su bella historia de mejoramiento ciudadano y derechos civiles no puede ser copiada e implantada en Cuba. Seria una torpeza política más parecida al rústico imperialismo, que a la amistad fraternal entre pueblos. EE.UU. como República, ha tenido altas y bajas en los derechos humanos, en parte por la persistente costumbre de resolver sus crisis a lo capitalista. Aquí casi todo se resuelve con dinero. Eso trae consecuencias negativas para la solidaridad social, y la política exterior, que casi siempre tiene toques de imperialismo.

Es un buen país pero con grandes problemas, y sus ciudadanos están acostumbrados a desconfiar de su gobierno. No por eso dejan de ser patriotas. Por eso me preocupa este tipo de experimentos políticos patrocinados por las élites gobernantes. Estos estudiantes cubanos no están encontrándose con la real sociedad civil norteamericana (por muchos museos que visiten), sino con la sociedad política.

Ellos mismos fueron escogidos para estas becas por su perfil ideológico, y para nada son representativos de la juventud cubana, pues al no ser elegidos por nadie ese título le queda grande a cualquiera. Si empezamos con ese filtro contrarevolucionario y terminamos con un “lavado de cerebro fino”… lo que saldrá de esta combinación de factores negativos sera una mezcla peligrosa de mercenario seudopolítico y admirador de valores ajenos. Lejos de ayudar a otros jóvenes cubanos a su regreso, mas bien serán un grupo portador de contravalores y de baja espiritualidad. Ya que todos ellos en el fondo de sus almas, saben que lo que hacen puede traer destrucción a su patria, a sus contemporáneos que dejaron atrás.

Es más, futuras generaciones pueden sufrir consecuencias por ese egoísmo. Para nada eso ayuda a la nación cubana.

Cuando los intercambios culturales, académicos o de cualquier tipo (como el clásico “student exchange program”) se hacen sin ir acompañados de una amistad diplomática, puede haber un desbalance. Si hay una buena voluntad política de acercamiento entre los pueblos, el lado mas fuerte e influyente, que es Estados Unidos, debe tener mucho tacto para no ofender la otra parte.

Una nueva generación de ideólogos mal formados dirigen hoy las entidades políticas que desarrollan estos proyectos en Estados Unidos. Hay una decadencia administrativa en Estados Unidos, pero los años de poder hegemónico han dado cierta arrogancia a las élites del pensamiento. Por lo tanto, perjudicial para la imagen de este gran país a nivel internacional. Las revoluciones de colores planeadas para reclutar jóvenes e intelectuales descontentos o codiciosos, son el peor ejemplo de la decadencia política que aisla a norteamerica, y los intereses mezquinos de la extrema derecha cubanoamericana incrementan aún más esta idiotez intelectual que subestima la inteligencia natural y sencilla de los pueblos.

(Tomado del blog de Yadira Escobar)